martes, 16 de julio de 2019

las series nórdicas de netflix me dan ganas de irme a vivir a un puto país boscoso y congelado


y allá pasarme enclaustrado todo el tiempo
en un puto establo o henil o cobertizo para herramientas
reconvertido en simpático estudio minimalista
por el dueño de alguna granja medio en ruinas enclavada en un solitario paraje
de la franja subantártica al norte de europa
cundo vio que alquilar sus dependencias por air bnb
le salía más a cuenta que partirse la madre
trabajando la tierra circundante, ordeñando las putas vacas
poniendo plaguicida en las coníferas y los abedules
y bajando cada fin de semana al mercado del pueblo
a vender los quesos, la mermelada y el licor de bayas silvestres
que su abnegada y sufridora esposa avejentada por la mala vida
fabricaba sin quejarse para poder sobrevivir dignamente
en medio de la penuria de estos tiempos globalizados donde todo
se anda yendo a la mierda

enclaustrado en el puto ex establo y pegándole al trago día y noche
-al final acabaría comprándole a la mujer de mi casero toda su reserva de licor de bayas-
sin dárseme una puta chingada de lo que ocurriese
más allá de las cuatro paredes de mi madriguera
sin internet, sin libros, sin el jodido celular
bebiendo a matarme tranquila y melancólicamente
lejos de todas las malditas víboras y demás alimañas ponzoñosas
que solo por ser exmujeres o hijas o parientes cercanos míos
se piensan que tienen derecho a criticarme por ser un jodido borracho que no da golpe
y encima se gasta la pensión con putitas que podrían ser sus nietas
lejos de ese asqueroso país donde tuve la desgracia de ir a nacer
lleno de cerdos criminales y gentuza analfabeta
indígenas resentidos por su pasado de abuso y discriminación
mujeres que no te aflojan las nalgas de manera libre y espontánea
porque desde chicas les metieron la idea de que coger equivale a ser puta
lejos de mi pasada vida de poeta tercermundista muerto de hambre
que nunca terminó de dar el ancho ni como artista ni como persona
-un fracasado, en otras palabras-
lejos de aurora -que chingue a su puta madre-
solo saldré de mi refugio algunas tardes ventosas y sombrías
para ver caer las hojas del bosque
caminar entre la bruma como un troll enloquecido de tanto masturbarse
o sentarme en una piedra a orillas del estanque congelado
a imaginar que me hundo y ya no salgo

o para acercarme a la casa de mi casero y comprarle a su avejentada mujer
otro poco de su infernal brebaje alcohólico
sabiendo que ella siempre está sola en la puta cocina
apurada con sus quesos y sus encurtidos y sus compotas de frutas de la temporada
yo podría ofrecerme a echarle una mano
yo podría decirle chapurreando en islandés o noruego o laponio
"¿quieres que te ayude a envasar esa puta mermelada de arándanos?"
o "déjame que cargue en la camioneta
esas putas cajas de crema de leche de reno"

o podría llegar y agarrarle el culo directamente
y subirle la falda hasta la cintura y empujarla contra el fregadero
sabiendo por el amargado gesto que luce todo el tiempo en su cara
y sus involuntarias miradas cargadas de lujuria a mi entrepierna
que el marido dejó de darle su ración de cuello de pavo desde hace años
y que debajo de su fachada de hacendosa y asexuada mujer de campo
subsiste una fogosa valkiria dispuesta a comerle el rabo
incluso a un viejo y degenerado poeta jubilado de mierda

solo abandonaré mi encierro, les decía
para pasear por el bosque o echarle un palo a la mujer del granjero
y después regresaré a seguir con la botella
aguantando estoicamente la progresiva declinación de los días
la temperatura cayendo bajo cero y la irrupción del invierno

que pronto borrará de la faz de la tierra las huellas de los pasos que conducen hasta mi tumba





domingo, 7 de julio de 2019

yo cago, tú cagas


volví a detenerme a cagar
aquel hermoso atardecer de junio
en el mismo lugar a un lado de la carretera
-normalmente la tomaba para ir a visitar a mi abuela,
pero después de morirse la vieja seguía yendo
por cuestiones del rancho que me había dejado en herencia-

el mismo punto por donde en muchas anteriores ocasiones
al llevarme algún asunto a esa parte del sur de jalisco
y tener que agarrar por fuerza aquel camino poco transitado
había cruzado a medida que me adentraba en sus tierras
en su mayor parte desoladas planicies semionduladas cubiertas de rala vegetación
donde el viento nunca dejaba de soplar
y rodeadas en todas direcciones hacia el horizonte
por un perímetro formado por cerros y lomas de irregular configuración
y entre cuyos accidentados y traicioneros recovecos
era fácil imaginarse un lugar parecido a la comala de rulfo
-en realidad, había un pueblucho llamado comala 50 kilómetros más al sur-
donde las almas en pena se desvelaban cada noche
hablando entre ellas de las jodidas vidas que habían llevado
y lo mucho que se estaba tardando ya la puta muerte
en venir a llevárselas

puede que en este mismo lugar
-pensé mientras encendia un cigarrillo
bajándome los pantalones y disponiéndome a cagar-
haya cagado rulfo alguna vez
y haya cagado el hijoputa de pedro páramo en medio de sus puterías
e incluso pancho villa de camino a reunirse con zapata en xochimilco
pudo muy bien detenerse justo donde estoy yo ahora
-tal vez haciendo equilibrio agarrado a esta misma piedra-
y arrojado un buen montón de cagada antes de seguir adelante

y la historia no dice nada al respecto
-seguí pensando y fumando y cagando-
pero cuántas de las tribus que poblaron méxico
a lo largo de los siglos precedentes a la conquista española
habrán pasado por esta misma extensa y desolada planicie
y acampado aquí tal vez durante días o semanas
recuperando fuerzas antes de reanudar su peregrinaje rumbo al centro del país
y dejando al irse desde luego todo el maldito lugar
perdido de mierda y huesos de animales muertos y
unos cuantos cientos de cadáveres de hombres y mujeres sacrificados en honor de
sus putos diosecillos sanguinarios de mierda

y ahora por lo tanto yo bien podría estar cagando tranquilamente
mientras doy cuenta de este marlboro
-no dejaba de pensar, agarrado a una piedra para no perder el equilibrio-
exactamente donde estaba el altar de su puto dios supremo
la divinidad cósmica por cuyos favores
los aztecas y los olmecas y los totonacas
les rajaban el pecho para extraer el corazón
a legiones enteras de hombres y mujeres que seguramente
ni siquiera tuvieron tiempo de coger antes de morir porque se suponía
que debían ser puros de mente y alma para que su muerte
tuviera la virtud de conmover el corazón de huitzilopoztli

-para lo que le sirvió a los putos indígenas
tanta pinche matazón y ofrendas y rituales pedorros
terminando como terminaron a final de cuentas
siendo masacrados como cucarachas con el advenimiento de los españoles-

después de limpiarme el culo
y terminar de chingarme el marlboro
volví la vista hacia el crepúsculo más allá de las montañas
y pude vislumbrar entonces, inspirado por la visión ultraterrena del paisaje

a un futuro viajero alienígena de un tiempo todavía distante
-la vida en la tierra ya para entonces extinguida
y todo el planeta convertido en un puto montón de escombros-
deteniéndose a cagar exactamente en ese mismo lugar
-y agarrándose a la gran piedra del sacrificio azteca para no perder el equilibrio-

un futuro viajero alienígena conocedor de todas las historias del universo
lector de toda la poesía del cosmos, que se detenía a cagar en ese mismo punto

y pensaba mientras cagaba: aquí cagó hace mil quinientos setenta y cuatro años
un atardecer de junio de 2019
y lo dejó escrito en uno de sus maravillosos poemas

el más grande poeta que alguna vez habitó en esta puta galaxia



miércoles, 3 de julio de 2019

se solicita becaria escribidora de poemas


distinguido poeta romántico y sentimental mexicano
-en realidad uno de los más grandes a nivel mundial de la era moderna-
autor de 5 libros de poemas -de los cuales el último,
vertiendo en él un chorrito de limón y tequila, le como el coño hasta a mi suegra,
ha alcanzado su séptima reedición en menos de un año

por cansancio manual agudo y tendinitis de muñeca, solicita

mujer no mayor de 19 para masturbar al hijoputa escribir al dictado los poemas
que el poeta, dada su creciente incapacidad
para coger y sostener una puta pluma entre los dedos
-y mucho menos para escribir con ella-
ha venido experimentando ya de un tiempo a la fecha
sin que los miles de pesos gastados en sesiones de fisioterapia
honorarios de acupunturista y un pack de pulseras biomagnéticas
-con las que supuestamente acumularía la energía cósmica necesaria
para el reforzamiento del metacarpio y las falanges de la mano-
le hayan sido de alguna utilidad

... para escribir al dictado los poemas, decía 
que el minusválido poeta pueda de pronto verse compelido a plasmar sobre el papel
apenas el divino hálito de la inspiración lo incite
a concebir alguno de sus geniales versos

queda desde luego implícita
-tomando en cuenta que el poeta solo se inspira lo suficiente para escribir poesía
ya sea mientras ve porno y se masturba
o bien alcoholizándose despatarrado en el sofá y rascándose los huevos-
la necesidad de que la chica deba encontrarse disponible y tome parte activa
en los momentos en que el poeta decida entregarse
a los peculiares rituales inductores de su creatividad

para lo cual, asimismo
y en atención a una mayor carga estimulatoria de la génesis poética
-todo sacrificio por el arte siempre es poco-
se requerirá de ella que
no solo vista putifaldas y blusitas de escote generoso
sino que ademas le ponga al bebercio y no deje abandonado
al poeta en su búsqueda de la ebriedad catártica del ser

y que se avenga a pajear al hijoputa
en cuanto la tensión erótica derivada
de ver todos esos culos de los videos porno
lleven la erección del miembro del afectado
a un extremo que haga necesaria la sacudida de rigor
y la consiguiente descarga liberadora del estrés libidinoso

quedando, por otra parte
-en relación al último punto-
al exclusivo criterio de la futura becaria
la opción de chupársela al poeta llegado el caso
o bien incluso cogérselo de plano si la propia interesada
considerase necesario procurarse a sí misma un grado equivalente de deleite carnal
al proporcionado por ella a su empleador
-no significando lo cual, sin embargo
un incremento de su salario ni mucho menos-

se recibirán solicitudes todo el mes de julio

requisitos

mujer menor de 19
soltera sin hijos, de preferencia con medidas 90 60 90
no necesita tener ni puta idea de poesía
(ni siquiera necesita saber escribir, en realidad)

ayuda a un pobre poeta impedido a sacar lo mejor de sus entrañas

comunícate cuanto antes al 322 149 68 60





jueves, 27 de junio de 2019

me dan envidia los pinches poetas que viven en países que son como hieleras


qué puta envidia me dan
por lo fácil que la tienen para dedicarse a su labor creativa
esos poetas oriundos del septentrión
y que desarrollan su vida en latitudes
donde prevalecen temperaturas de congelamiento
días ventosos, tormentas de nieve
espesos mantos de bruma, neblina y escarcha
extendiéndose interminables hasta los confines del ártico
sumiendo ciudades y aldeas, páramos y valles
bajo su aplastante y depresiva red
y llenando el alma de todos aquellos
que se debaten entre sus fluctuantes tentáculos
de pesadumbre, dolor y una constante
necesidad de empujarse un vaso de alcohol
a la primera oportunidad que se presente

qué puta envidia me da que hasta me pongo verde
pensar que con ese asqueroso clima
a los cabrones poetas no les queda otra más que encerrarse
y permanecer aislados del mundo durante semanas
sin contar con más opciones para matar el tiempo que
masturbarse, drogarse y escribir poesía

todo lo contrario a lo que ocurre, por supuesto
con los poetas que vivimos en los malditos países bananeros
con su clima tropical y sus putos mosquitos portadores de mil plagas
sus mujeres semidesnudas pululando incitantes por las calles
su ron barato, sus millones de expendios de cerveza,
sus putos partidos interminables de futbol en las callejuelas del barrio
sus playas llenas de gringas calientes y borrachas
tomando el sol despatarradas y con un puto trocito de tela tapándoles el coño
sus indígenas analfabetos y guadalupanos
que se cogen a todo lo que tenga un hoyo
su muerte bondadosa y protectora en cuyos brazos podremos al fin resarcirnos
de toda la puta chinga que fue nuestra pendeja vida

¿a qué poeta en su sano juicio, me pregunto
se le ocurriría preferir encerrarse a escribir un jodido poema
-un jodido poema que seguramente no leerá ni su puta madre-
en una pocilga ardiente y claustrofóbica
-donde se verá acribillado sin pausa por los temibles aguijones de los putos mosquitos-
cuando con solo largarse a la calle tiene para
bajo el esplendoroso cielo azul de un verano eterno
encontrarse seguro con algún amigote bebiendo cerveza en la siguiente esquina
en la grata compañía de un par de furcias cogelonas y ya medio borrachas
a las que pronto no habrá más remedio que
llevarse a meterles una buena cogida doble
debajo de las palmeras en la playa doscientos metros más abajo?

¿y qué poeta, no siendo un subnormal
-o uno de esos mariconcetes que le cantan al plenilunio tornasolado de tu acuática pupila-
y suponiendo que la inmortal diosa alada de la poesía
hubiese decidido aparecerse en su tercermundista aldea playera
-adoptando la figura de pudibunda doncella de enigmática mirada
que subirá a su buhardilla a inspirarle hermosos poemas de amor-
no la mandaría directamente a que le dieran por el culo
y la cambiaría por una lujuriosa morena en tanga y medio alcoholizada
que nunca en su puta vida ha abierto un libro y a la cual
lo único que le importa es bajar cuanto antes a la playa y
ponerse de culo para que la empotren a fondo?


¿saben algo?
no encuentro la manera de terminar este pinche poema

quizás si no lo estuviera escribiendo metido en el cuchitril donde vivo
asfixiado por el aire caliente y estancado de un mediodía de finales de junio
con el termómetro marcando 35 grados a la sombra
una sensación térmica de 42 grados
un factor de humedad del 95 %
el sol cayendo a plomo sobre el puto tejado de lámina de asbesto
las putas ganas que tengo de bajar a la playa y tirarme en la arena
a tomar cerveza bajo una ramada
y que después de la tercera cerveza llegase la yatziri amaranta o la deisi yamilé
y se agachara a mi lado a hacerme una mamada...

quizá si estuviera en reikiavik a 5 bajo cero y un tanto enloquecido por la soledad y el desconsuelo

quizá allí sabría qué mierda poner ahora para darlo por concluido




martes, 18 de junio de 2019

las maravillosas aventuras eróticas de un viejo caballero conquistador


muchos años después
ya convertido yo en un viejo amargado y puteado por la vida
ya transformada briyit en una oronda cincuentona con el pelo tieso de laca
-y desde luego menos amargada y puteada por la vida que yo-

nos topamos en el entierro de uno de nuestros numerosos parientes
tras no haber vuelto a cruzar palabra ni encontrarnos cara a cara
 -aunque ocasionalmente habíamos llegado a divisarnos en alguna boda o reunión familiar-

desde que yo tenía 23 y ella 14

"¿te acuerdas de aquel verano que estuve viviendo en tu casa, briyit
cuando emigré a california y al principio no hallaba trabajo?"
le pregunté, mientras los dos mirábamos cómo bajaban el cajón del muerto al agujero

"claro que me acuerdo, villa, todavía no estoy tan vieja"

"si supieras todas las pajas que me he hecho pensando en ti
tanto en aquella época como a lo largo
de todos los malditos años que han pasado desde entonces"

"si supieras tú, mi pendejito villa
cómo me quedaba de ardido y despellejado el coño
de tanto cómo me daba yo misma con el dedo pensando en ti
todas las noches de aquel puto verano que estuviste viviendo en nuestra casa"

"¿y si me hubiera metido en tu cuarto una de aquellas noches, briyit
y te hubiera bajado las bragas y te hubiera puesto una buena cogida?"

"te hubiera dejado que me hicieras todo lo que hubieras querido
y que incluso hasta me dieras por el culo
y después te hubiera pedido que volvieras cada noche a repetirme la dosis"

"¿y por qué chingados no me diste ni siquiera una señal
no me dijiste ni siquiera una puta palabra
no me tiraste la menor indirecta y hasta había veces
en que fingías no verme cuando nos encontrábamos durante el día?"

"porque yo era practicamente una niña, pendejo
y las niñas no van por la vida diciéndole a los hombres
que vayan a verlas en la madrugada a su cuarto
porque se están muriendo de ganas de que alguien les meta la verga"

después del entierro de ocdulio
y de que briyit aceptara venirse conmigo cuando la invité
a tomarnos unos tragos a mi depa

las cosas se desarrollaron como sigue:

llegamos al puto depa
yo preparé un par de whiskis dobles con hielo y soda
ella se medio tiró en el sofá y se desabotonó la blusa
yo me zampé una viagra discretamente
los dos chocamos los vasos y dijimos "salud"
-yo añadí "y por los putos años perdidos"-
briyit se quitó la prótesis de pvc que llevaba debajo de la blusa
-por mientras llegaba el día en que reemplazarían sus hermosas tetas perdidas por el cáncer
con unos implantes de última generación-
yo me zampé otra viagra discretamente
porque la primera no me había hecho ningún efecto
briyit se quitó los zapatos de tacón
nos acabamos el primer whisky como si fuera agua
fui a la cocina y preparé otros dos, ahora con el doble de whisky
volvimos a chocar los vasos
"por el tiempo que no perdona ni a su puta madre" dijo ella
"salud" dije yo
briyit asintió y se empinó medio whisky de un trago
los minutos transcurrían apaciblemente
mi verga seguía sin acusar efecto de la segunda viagra
le pregunté a briyit qué música le gustaba (para ganar tiempo)
ella se terminó el whisky y me lanzó una mirada melancólica
"¿te volviste puto en estos años, villa?" me preguntó entonces
"deja te sirvo otro whisky"
volví a la cocina y llené los vasos hasta el borde solo con whisky
"por las maravillosas cogidas que nunca me pusiste -brindó briyit-
cuando yo era una vírgen ansiosa de que me la metieran
y tú un jodido maricón que no se atrevía ni siquiera a rozarme el culo al pasar"
"salud" dije yo
"tienes un puto whisky de primera, villa"
"es chivas golden premiere edition de 1795"
"tu depa es una puta pocilga de mierda, eh
pero el whisky es de lo mejorcito que he probado"
"tengo claras mis prioridades, desde luego"
"te la chuparía para ver si con esas te funcionaba la verga
 si no fuera porque el alcohol me afloja el pegamento de la dentadura"
"me tomaría otra viagra para ver si la tercera me pudiera servir de algo
si no fuera porque el doctor me dijo que más de dos me da un infarto seguro"
"pídeme un puto taxi, villa"
"ok, briyit"

así se desarrollaron las cosas entre briyit y yo esa tarde en mi depa después del entierro de ocdulio

y ahora tendré que esperar si acaso me la encuentro en el jodido infierno para poder cogérmela



lunes, 17 de junio de 2019

nunca sabes a dónde te conducen tus pasos


10 años antes de conocerte
-una neurótica desquiciada con cara de niña inocente-
de saber siquiera que existías
de imaginar que un día, ya cuarentón
-instalado en esa amargura cínica de los poetas fracasados-
una muchacha de 16 años aparecería de la nada
y entraría en mi vida para acabar de hundirme,
a cambio de unas cuantas migajas de amor que me daría,
quitarme luego todos mis ahorros junto con el coche
la casa y los hijos que tendría con ella
y al final dejarme en la puta calle
-amén de castrado emocionalmente y condenado ya por siempre
a huir de las mujeres apenas ellas mostraran
el menor indicio de querer ir más allá
de meternos un buen revolcón y aquí no ha pasado nada-

10 años antes de que tu camino y el mío
se terminaran cruzando

una tarde en que volvía manejando
de san blas a sayulita
detuve el coche a la orilla
del pequeño caserío pegado a la carretera
donde transcurrió tu infancia

para echar una meada

había una pequeña tienda un poco más adelante
y una ramada donde vendían cocos y mangos y racimos de plátanos
y más allá había una calle de tierra con algunas casas
de las cuales la segunda a partir de la carretera
-como me fui a enterar 10 años más tarde-
era la casa donde tú vivías entonces
con tu madre y un tipo que no era tu padre
al que le decías "don mario" y que tenía la costumbre
cada vez que tu madre se iba a sembrar al campo
de emborracharse y sentarte encima de sus piernas
para hacerte caballito mientras te decía al oído
"no le cuentes a tu madre lo que hacemos
porque si lo llega a saber te zorraja unos buenos chanclazos"

antes de reanudar el viaje
compré en la tienda un paquete de latas de cerveza helada
y al salir fui a sentarme en un tocón de piedra
bajo la sombra de un solitario arrayán
plantado a medio camino entre la carretera y
aquella callejuela terregosa sembrada de pedruscos y brotes de hierbajos
que ya se hundía en las sombras al caer la tarde

¿habrás sido tú, quizás
 aquella niña que jugaba a ser mamá
a pocos metros del arrayán, sentada sobre el mismo suelo,
con un par de sucias muñecas de plástico envueltas en trapos;
y que mientras yo estuve allí, casi al alcance de tu mano
empinándome tranquilamente una lata de cerveza tras otra
la única señal que diste de haberme visto
-tan abstraída como te hallabas en la fabulación de tu maternidad-
fueron un par de ligeros parpadeos de tus ojos negros
al dirigir la vista por un segundo hacia donde yo estaba
antes de volver a encerrarte en tu inexpugnable mundo interior?

¿te habré quizás dicho alguna palabra
o preguntado tu nombre
o imaginado la clase de vida triste y desolada que te esperaría
en ese jodido lugar perdido en medio de ninguna parte?

¿habré captado ya en ese instante tu aura
y guardado su huella sin saberlo en mi inconsciente
quedando a partir de entonces despojado de toda inmunidad
al virus mortal que tus dardos con el tiempo me transmitirían?

"una tarde, cuando yo tenía 6 o 7 años
-me contaste ya en la última época que estuvimos juntos-
el asqueroso vejestorio alcohólico hijo de puta que se cogía a mi madre en aquel entonces
agarró mis muñecas y les arrancó los brazos y las piernas
y luego me arrastro de las trenzas hasta la cama
y allí me hizo que le hiciera lo que mi madre le hacía
cuando ella volvía del campo al atardecer:

por eso me caga cuando te emborrachas, cabrón
por eso me recontracaga verte la puta cara de carcamal que tienes, pendejo
¡por eso me hubiera gustado matarte cada vez que me pedías
que te chupara tu jodida verga, hijo de la chingada!"


10 años antes de conocerte, por pararme a mear
a un lado de la carretera cuando manejaba borracho de san blas a sayulita

me adentré sin saberlo en un laberinto infernal del que todavía no vislumbro la salida



viernes, 14 de junio de 2019

un jodido poeta de internet


si este poema lo hubiera escrito
en la época antes de internet
probablemente habría quedado para siempre
encerrado entre las páginas de cualquier libreta
de las que entonces solía llenar cada tanto
con poemas y cuentos y arranques de novela
y que después guardaba en cajas de cartón
que cada vez que abandonaba un pueblo por otro
durante aquellos años de vagabundeo
perdía o regalaba o simplemente dejaba atrás
para no tener que cargar con ellas allá donde fuera

habría quedado allí metido
-este poema-
y no habría sido leído nunca por nadie
-como no fueron leídos ninguno de los cientos que escribí-
porque nunca habría sido publicado
-yo era un poeta de mierda y he vivido siempre
entre gente inculta y medio analfabeta-

si este poema lo hubiera escrito entonces
tú, querido lector que posas ahora tu mirada en ellas,
no estarías utilizando el tiempo leyendo estas líneas
pensando quizás mientras lo haces
"me cago en siete, resulta que el villa se puso nostálgico
y a lamentarse de su triste pasado lleno de poemas abandonados
justo ahora que yo quería leer algo sobre putitas cachondas"
ni estarías dejando de hacer, por leerlas,
otro tipo de cosas quizá más productivas
bañando al perro, tal vez
o a lo mejor pintando la cerca del patio
-o puede que solo simplemente tirado en el sofá
rascándote los huevos-

pero no lo escribí en aquellos años
y por lo tanto no quedó metido en ninguna de aquellas libretas
que solía llenar de frases mientras me dedicaba
a darle al trago día y noche
encerrado en sórdidas pensiones del sur de jalisco
y que después dejaba tiradas en cualquier parte

tuvieron que pasar 30 años
y que en ese lapso yo escribiera mil poemas que se los llevó el viento
y que surgiera internet
y que entretanto ocurrieran mis divorcios y encarcelamientos
y aquel tremendo accidente de coche manejando borracho
en que terminé con la cabeza rota
y aquel otro accidente de coche manejando borracho
en que solo me rompí una pierna
y el incidente en que resulté navajeado en un puto congal de etzatlán
por un hijo de perra encabronado porque la fulana que él quería cogerse
prefería coger conmigo y además cobrándome la mitad

tuvieron que pasar 30 años y que mi vida se fuera a la mierda

para que por fin, una aburrida tarde de junio de 2019
-tirado en la cama después de haber bañado al perro y
pintado la cerca del patio-
una fuerza oscura en mi interior me impulsara
a escribir esta cosa y publicarla así a bote pronto para que tú
puedas ahora gozar del placer de leerla


y valió la pena esperar, ¿no crees?




domingo, 9 de junio de 2019

los años perdidos


en los años que pasé
escribiendo mis jodidos poemas

ninguna mujer se plantó frente a mi puerta
esperando paciente durante horas
a que yo por fin saliera -con una puta resaca del demonio
a comprar cerveza y cigarrillos-
para lanzarse encima de mí y decirme
cuánto me admiraba y lo imposible que era ya para ella
seguir viviendo en la tierra sin tener por lo menos
el gran consuelo de que yo
le hiciera un hijo

ninguna tampoco se metió a mi casa
-y nunca le pongo llave a la puerta-
arrebatada de pasión por mi sublime canto
a practicarme en señal de gratitud
una buena mamada de verga

ni me llamaron del ministerio de arte y cultura
para decirme que me habían concedido
una subvención estatal que me permitiría
no tener que trabajar en jodidos empleos retribuidos con el salario de subsistencia
para pagar las putas pensiones alimenticias a mis ex mujeres
y poder a cambio dedicarme a escribir a tiempo completo
para mayor gloria de la poesía mexicana
-e incluso quizás darme el lujo
de darme alguna escapadita a manzanillo o acapulco
para renovar las fuentes de la inspiración cogiendo con las camaristas del hotel
tomando el sol a la orilla del mar y viendo los atardeceres-

lo único que conseguí -aunque de rebote-
gracias a mi noble y desinteresado empeño creativo
fue que todos en la familia dejaran de hablarme
después de que se filtrara en el pueblo
el rumor de que josé villa
encima de que era un puto borracho huevón y desobligado
que se gastaba el dinero de la pensión alimenticia de sus ex mujeres
en irse de putas y ahogarse en alcohol...

¡todavía tenía el puto descaro de publicar en internet
unos pinches poemas de mierda
presumiendo de lo borracho y putañero y cabrón que era
y llevando su cinismo hasta el extremo de autoproclamarse poeta supremo de la galaxia!

en realidad, siendo francos
hubiera podido no haber cogido nunca una pluma
y no haber escrito nunca una sola palabra
-en todos esos años que pasé escribiendo mis jodidos poemas-
y mi vida sería hoy en día más o menos lo que de hecho es:

una sucesión de días en los que, fuera de algún trabajito que sale esporádicamente,
no hago otra cosa más que rascarme los huevos despatarrado en la cama
viendo porno y series de 80 capítulos en streaming de sitios pirata
-ese donde danerys arrasa con desembarco del rey lo vi 3 veces y media-
masturbarme todas las noches como un puto adolescente de mierda
leer una que otra novelita policíaca para no perder la costumbre

y aguantarme las putas ganas de escribir mis jodidos poemas
-he escrito ya demasiados, y nada justifica que los siga pariendo-
hasta que de plano ya no logro contenerme más
y me transformo en danerys montada en el dragón y cada vez más mojada mientras el fuego

purificador de la poesía calcina la estúpida realidad de mi insípida y mediocre vida



domingo, 21 de abril de 2019

anuncio para casting de grabación del intento de record mundial femenino de mamadas


se solicita
varones mayores 18 hasta 65
buen estado de salud, forma física aceptable
presentarse con certificado médico de no enfermedades infectocontagiosas
y prueba reciente de vih
-abstenerse seropositivos, gonorréicos, sifilíticos
y poetas maricones que sólo vienen a ver si pillan cachopolla-
se rechazarán aspirantes con tufo alcohólico
desequilibrados mentales y en general cualquiera
que se halle bajo influencia de las drogas
se recomienda no masturbarse ni mantener relaciones sexuales
en las 48 horas previas a la realización del evento
y darse una buena comilona antes de venir
dadas las características maratónicas del asunto en ciernes;
no se extenderá contrato de ninguna clase
siendo la participación en todo caso voluntaria y ejercida sin coacción alguna
y sujeta siempre al script elaborado por el staff artístico de mirinda love porno productions
o bien a las eventuales improvisaciones que a la propia mirinda love
le llegue a salir de su santo falopio introducir sobre la marcha
y al calor del momento;
se expulsará, eso sí, sin la menor contemplación
-pudiendo recurrir incluso para ello a medidas de fuerza excesiva-
a todo aquel que, ya encajado su miembro en la boca de la antes mencionada pornostar
y hallándose ella como quien dice metida en faena
trate de pasarse de listo empujándole la escopeta despiadadamente garganta abajo
-con riesgo de provocarle desgarro esofágico o asfixiamiento pulmonar-
sin importarle echar por la borda, gracias a su calentura e impulsividad
todo el esfuerzo humano y labores de logística
que a lo largo de meses el equipo de mirinda love -y por supuesto ella misma-
hemos venido realizando a fin de lograr alcanzar la meta que nos proponemos:
grabar el video en hd, transmitiendo en directo por pornoflix
el intento de rompimiento del récord mundial
de mayor cantidad de vergas mamadas con eyaculación
por una sola mujer a lo largo de 12 horas
y que actualmente ostenta, con 774 salchichas ordeñadas
la legendaria nakambuta mutonga de nigeria
-primera porno star africana de la historia, muerta prematuramente a los 22 años
durante la filmación de una escena de zoofilia que incluía a dos caballos y un burro-
queda estrictamente prohibida, por otra parte
cualquier tentativa de culminación facial de las mamadas
no tanto porque a mirinda love no le encante que le pongan la puta cara perdida de leche
-la muy puerca es una verdadera adicta a los lácteos-
sino para evitar la acumulación de demoras innecesarias derivadas de trabajos de limpieza
que pudieran perjudicar la obtención del récord
así como también pretender que ella se trague el semen
una vez alcanzado el punto de no retorno del oral
-a menos, claro, que sea la propia mirinda love quien tome la iniciativa al respecto
y consienta en engullir el producto de la eyección sin mayor problema-
advirtiendo, en relación a los anteriores puntos
que será sometido a descarga eléctrica de 5000 voltios en los putos huevos
todo aquel que infrinja tales reglas;
en cuanto al tema de los emolumentos a repartir
¿no es bastante recompensa, a cambio del "trabajito" a realizar
que les chupe la jodida pirinola una de las más grandes estrellas porno mundiales de hoy?

así que mejor agradezcan que no les cobremos por la mamada, cabrones

interesados acudir el próximo domingo 28 de abril a mediodía
bañados, perfumados y sin liendres en los genitales
a las puertas del gimnasio municipal de sayulita, jalisco

por un mundo libre de neurosis y represión sexual

atte

josé villa, manager y ceo de mirinda-love porno worlwide productions y la chingada








sábado, 6 de abril de 2019

la vez que vi a bukoski vomitando al lado de un vw beetle en el parking de un pizza hut en pasadena


pregunta: qué hice todos los días
de aquel puto verano y parte del otoño que pasé en los ángeles
por ahí de principios de los setentas -72 o 73, ya quién se acuerda-
cuando viví de arrimado con mi tía leonorilda y mis 5 primos
en una casucha con tres cuartos, baño y yarda con césped al frente
en harris avenue, a tres cuadras de compton boulevard y distante cosa de 10 millas
del cuchitril donde, por aquella misma época
se dedicaba a beber cerveza y escribir pequeños relatos de miseria y degradación moral
-encerrado en un cuarto que le alquilaba a una pareja de jubilados polacos-
un ex cartero alcohólico y putañero llamado charles bukoski
al que, como llegué a descubrir 30 años después
no me habría costado más que los 50 centavos del bus
y llevar conmigo un paquete de cervezas
ir a verlo para... qué sé yo...
¿decirle que su rollo me latía?
¿abrazarlo y sentirme un poco ridículo por mostrarme sentimental?
¿hacerle quizás una mamada?

respuesta: masturbarme viéndole las tetas a mi prima chelis
cuando se bañaba mientras yo la espiaba por una rendija en el ventanuco del baño
que daba al caminito que pasaba por detrás de la casa de mi tía





lunes, 1 de abril de 2019

mi discurso de presentación en masturbadores compulsivos anónimos


buenas noches, compañeras y compañeros masturbadores anónimos:
mi nombre es josé villa, soy poeta romántico y
me masturbo desde los 8 o 9 años
ahora voy camino de los 70 y no obstante que
en el lapso transcurrido desde los remotos días de mi infancia
pude hallar y practicar otras formas de aliviar mi calentura
lo cierto es que nunca, en realidad, por muchos culos
que tuviera a mi disposición para desahogarme a sus expensas
-y tampoco fueron nunca tantos como yo hubiese querido-
dejé de recurrir al método manual para obtener autosatisfacción;
nunca, por lo demás, me pareció
que pajearse pudiese ser un acto reprobable
ni motivo de remordimiento ni síntoma de la existencia de alguna tara mental
y si ahora estoy aquí frente a ustedes
exponiendo mi caso a su amable consideración
no es porque haya cambiado de opinión
o porque hubiese encontrado a yisuscraist y quisiera practicar la continencia
-ni por ninguna otra razón de índole filosófica o termodinámica-
sino porque en la etapa de la vida que transcurro ahora
viejo, cansado y sin ilusiones -como dice la canción-
y no teniendo una mujer a mi lado para desahogar en ella mis pulsiones eróticas
he adquirido la nefasta costumbre de pasarme hasta 6 horas diarias
masturbándome frente a la webcam en el chatroulette
-lugar de encuentro en internet al que concurre tanto gente adicta al exhibicionismo
como mirones interesados en echarle un vistazo a los genitales del prójimo
y que seguramente todos ustedes conocerán perfectamente-;
tampoco es que pasarme tantas putas horas sobándome el pinche garrote
me parezca por sí mismo un acto que debiera reprimir
el problema, sin embargo, en mi caso
y el motivo por el cual he decidido acudir a masturbadores anónimos
es que, siendo yo uno de los más grandes poetas mundiales de la actualidad
y dada mi provecta edad, disponiendo ya de tan poco tiempo
para dedicarlo a la creación de mis excelsos poemas
-y culminar asi una obra literaria que me lleve a obtener el nobel antes de estirar la pata-
necesito urgentemente hallar la forma de contrarrestar esta puta manía que tengo
de pasarme las horas largas meneándole el pescuezo al ganso frente a la cámara
-y dándole clik una y otra vez al botón de "next"
buscando que entre tanto pendejo onanista de mierda aparezca milagrosamente en la pantalla
una mujer con el dedo en el clítoris frente a la cual poder tirar por fin el lechazo-
necesito con urgencia quizás una terapia antimasturbatoria a base de fármacos o hierbas
un método oriental para obtener el equilibrio interno del yo
por una vía distinta a la manipulación de los genitales
o alguna chica entre las aquí presentes que se ofreciera a prestar su cavidad bucal
para sacarme el veneno del cuerpo con la mayor economía de tiempo y esfuerzo
en aras de servir a la noble causa de que en mi ocaso
no me falte cada día una buena mamada con eyaculación bucofaríngea incluida
la luz de la poesía no deje de brillar hasta el último aliento que yo haya de exhalar

muchas gracias




domingo, 31 de marzo de 2019

oscura noche solitaria de un viejo poeta olvidado


a pesar de esa imagen de tipo duro que proyecto al exterior
-sólo un viejo cabrón amargado al que ya todo le chupa un huevo-
y de que mis ex mujeres vayan por ahí diciendo que de todos los pendejos que se las cogieron
el más puerco de todos y por goleada siempre fui yo
el más lujurioso, carnicero y brutal
el que nunca les dijo te quiero ni siquiera cuando las perseguía para que le aflojaran el culo
que nunca les regaló una jodida flor, un puto ferrero rocher y que cuando las invitaba a cenar
al final eran ellas las que tenían que acabar pagando la cuenta porque al hijo de puta
cuando no estaba desempleado y andaba sin blanca
-o sea, el 87.3 % de las veces-
se le iba en pedir un puto whisky tras otro hasta acabar borracho en la madrugada y
amenazado con ser puesto en manos de la autoridad porque sólo llevaba encima 300 pesos
y el importe de la factura seguramente ya rebasaba los 5 mil pesos
-alguna vez acabé yendo a parar a la puta cárcel
porque la tipa que me acompañaba se negó a liquidar mi parte de la consumición-
y a pesar de que mis hijas digan ahora que les jodí la niñez
y las incapacité para percibir las dulzuras de la puta vida porque marqué desde temprano
en sus delicadas y tiernas mentes de pequeñas criaturas impresionables
la idea de que todos los hombres eran, a juzgar por la conducta de su amado padre
unos putos borrachos huevones de modales toscos
habla gutural que sólo utilizaban en contadas ocasiones y nomás para dar órdenes
-"¡caliéntame esas putas tortillas, hija de la chingada!"-
y en suma seres propensos a escurrir el bulto y que nunca estaban
cuando una los necesitaba porque apenas repuestos de una juerga
ya estaban de nuevo embarcados en otra y dándole macizo a la puta botella
enredados con un par de furcias en cualquier cochambroso tugurio de por ahí
-nefasta idea sobre el género masculino que luego malograría
sus intentos de relacionarse con los hombres dada la desconfianza y el rechazo
con que ya de inicio los enfrentarían-
y a pesar de que en mis poemas no parezca haber ni brizna de romanticismo
y que de ellos pueda desprenderse la idea de que tengo una puta piedra en lugar de corazón
debo confesar que ciertas noches, sin embargo
cuando este viejo cabrón solitario que vive recluido en un cuchitril de las afueras
-y al que ni sus hijas visitan aunque sea para ver si no se ha muerto ya-
cuando este viejo cabrón se pone a oír algunas de las viejas canciones
que más le gustaba tocar en las rocolas de los congales donde pasó los mejores días
de aquellos maravillosos años de bebercio y puteada sin restricciones...

una cosa rara lo sacude por dentro y hace brotar de sus ojos un par de jodidas y amargas lágrimas


lunes, 11 de febrero de 2019

muerte repentina


si me llegase a morir ahora
de una puta congestión alcohólica o algo así
seguro que este poema quedaría
inconcluso

seguro que la cucaracha que acabo de ver asomar
detrás de la cama y empezar a recorrer
el par de metros que la separan del ropero, se salvaría de terminar
brutalmente aplastada bajo una de mis chanclas

y seguro que si justo ahora me muriera
pasaría ipso facto a chuparme un huevo y dejar de mortificarme
el recuerdo de mi gatillazo de antenoche y los 500 pesos que desperdicié a lo pendejo
llevándome a ebony janeth a culear al janitzio
-donde además tuve que soltar otros 100 por una hora de alquiler-

(si me muriera ahora, escriben los malos poetas
como si fuera la idea más original de todos los tiempos)

si me muriera ahora, borracho, sucio y desgreñado
despatarrado sobre el edredón que cubre el par de tablas que tengo por cama
seguro que quienquiera que viera mi foto postmortem pensaría
"qué puta jeta de perdedor degenerado tenía ese pendejo del villa"

y seguro que si en este momento me muriera
ya no vería la siguiente temporada de stranger things ni tendría
manera de saber si mili bobi se acuesta por fin con mike
-a menos que en el infierno tengan wi-fi-

seguro que el medio litro de leche que guardo en el refri
junto con un plátano y dos pedazos de pizza y un bote casi vacío de catsup
seguirían allí dentro agriándose y marchitándose y llenándose de moho
hasta que el siguiente inquilino del cuarto llegara a ocupar este
previa labor de desalojo de mi cuerpo en descomposición y
una buena rociada de spray ambiental con aroma a pino

seguro que mis libretas de poemas terminarían en el basurero
igual que mi almohada, mi escasa ropa, mis dos toallas
unas chanclas de suela desgastada y un bote de pastillas para el ardor de próstata
y algunos restos de libros de paulo cuello que tengo en el baño
para arrancar sus hojas y limpiarme el culo con ellas;
todo eso acabaría seguro en el contenedor de la esquina
porque las pertenencias de un puto borracho desahuciado que vive en un jodido tugurio
dan como asco y quizá estén infectadas de algo y mejor las tiramos
-pero no le voy a dar el gusto, al hijo de puta que encuentre mi cadáver
de tomarse el medio litro de jack daniels que me queda en la botella-

si la inclemente guadaña, en fin
del impávido arcángel de la sombra
cortara ahora de pronto el endeble hilo que conecta
la corriente de fuerza cósmica que ilumina la flor de mi vida
seguro que no me daría ya tiempo de vaciar la vejiga
-postergo la ida al baño para no perder
el gran flujo de inspiración que conduce mi pluma ahora-

y me iría al otro patio con estas putas ganas de mear que me estoy aguantando desde hace rato







domingo, 20 de enero de 2019

balada luctuosa para una madrugada de invierno


oh mañanitas resacosas de mis treintaitantos
aderezadas con vomitonas, jaquecas, temblorina y taquicardia
y aquel puto deslumbre de la luz del sol que amanecía
clavándoseme en las pupilas apenas conseguía yo despegar los párpados
porque la borracha con la que vivía en ese tiempo
odiaba las cortinas oscuras y había puesto en las ventanas del depto
unos pinches velos de tul de colores suaves
confeccionados con retazos que le habían sobrado después de hacerse
media docena de blusas del tipo holgada con tirantes
como las que le gustaba ponerse según ella por frescas
aunque yo siempre sospeché que en el fondo
lo hacía para poder enseñar mejor las tetas

oh mañanitas de pesadilla de mi etapa más autodestructiva
hechos ya entonces mierda mis hermosos sueños de veinteañero idealista
que viera fracasar una y otra vez sus reiterados intentos
por hallar aquel amor puro y verdadero que lo haría alcanzar las estrellas
y ocupado su lugar por la tóxica y obsesiva lectura
de bukoski, celine y otros putos amargados como ellos
-que no se me olvide mencionar a kafka-
y por la determinación de beberme todo el puto alcohol del mundo
y cogerme a todas las putas que se me pusieran enfrente

oh mañanitas de mierda de aquella pequeña época jodida
precedidas de madrugadas bebiendo como un cosaco
en barecitos de putas de tres al cuarto
donde el alcohol y la oscuridad me quitaban por unas horas
la asquerosa sensación de ser un puto perdedor inadaptado
condenado a no poder nunca asomar la cabeza fuera de
las inmundas cloacas del submundo en que transcurrían mis días

oh mañanitas nauseabundas de mi matrimonio suicida con mayra
plenas de sexo a primera hora, cerveza fría y una buena mamada
para echar otro palo antes de dormir la mona
y recuperar fuerzas de cara a coger el pedo nuevamente al despertar
porque nos estábamos haciendo viejos -yo de 30 ya, ella de 27-
y antes de acabar inválidos, decrépitos y encerrados
en el asilo municipal para momias vivientes
habìamos decidido optimizar los escasos buenos años aún sobrantes
consagrando nuestra vida a coger, beber alcohol, fumar 10 cajetillas diarias de marlboro y
mandarnos mutuamente a la mierda cada dos semanas
para poder culear con otros y desaburrirnos de vernos la jeta

oh mañanitas sodómicas y gomórricas del ecuador de mi vida
corroídas ya de años atrás por el cáncer del tiempo y el óxido del desengaño
hoy que mi pasado ya es ceniza y niebla
y se volvieron espectros quienes en su día lo poblaron con su cuerpo, su sexo y su risa;
(hoy que mi corazón es un perro que ladra bajo la lluvia en una noche ventosa y fría)
hoy escribo este poema para que siquiera permanezca,
en el infinito desierto del olvido que cruzamos,

una triste huella de todas las cosas que fuimos antes de volvernos polvo






viernes, 11 de enero de 2019

consultorio semental del doctor villa: temporada 2, episodio 2


ilustre y eminente doctor villa:

me casé la semana pasada
con terelú, mi novia desde hace 20 años
en una emotiva ceremonia verificada en guadalajara
intramuros del templo de san pulcracio de comala, obispo pederasta necrófilo y gay
-el puto obispo era toda una fichita-
donde nos acompañó nutrido contingente de
amigos, familiares, vecinos y compañeros de trabajo

¿por qué esperar 20 años para casarnos?

porque terelú, aconsejada por mi perra y venenosa amada suegra
se opusó tajantemente desde el principio
a irse a vivir conmigo de arrimada en casa de mis padres
-donde yo viví hasta rondar ya los 45 tacos-
y me hizo saber, además
que ella no era como esas putas milenials de hoy
que van y le aflojan el culo a quienquiera que
les pone un "like" en su foto de perfil de facebook;
que ella no dejaba su casa si no era vestida de blanco
con anillo al dedo y del brazo de su padre
no significando lo cual, sin embargo
que hasta tanto no fuera yo capaz de comprar mi propia casa
(y acumular quizás un par de milloncetes en el banco),
y a pesar del agrado con que sus padres veían nuestra relación,
ella fuera a casarse conmigo nomás por mi linda cara

para acabar de chingar la cosa
además se negó sistemáticamente, a lo largo de todo el jodido noviazgo
a concederme un mínimo de satisfacción erótica
-ni siquiera una mamadita ocasional, ¡ni siquiera una puta paja en el cine!-
aduciendo sus principios católicos y pendejadas por el estilo
que le impedían abandonarse al inmoral desenfreno de las bajas pasiones
sin antes consolidar el sagrado vínculo del matrimonio
que nos permitiera copular bajo el luminoso manto de
la gracia y misericordia de nuestro señor jesucristo y su puta madre
amén

así fue cómo
motivado por la ilusión de llevar a mi chica al altar
me deslomé como un puto animal de carga durante 20 años
trabajando de sol a sol todos los días del año
ahorrando cada puto peso que me caía en las manos
pasando recluído mis mejores años en un pinche cuartito del hogar paterno
-encima tenía que tragarme los putos sermones de mi madre cada día a la hora de comer-
y matándome a pajas para minimizar el riesgo de reducir por la fuerza a terelú
arrancarle las putas bragas y violarla salvajemente
las noches en que me tocaba visitarla

todo ello para vida de poder comprar una puta casa y juntar un par de millones
y así tener opción de pedir la mano de mi amada y casarnos
y lograr por fin alcanzar esa meta que tan arduamente perseguí:

que ella me abriera las piernas para meterle una buena cogida

después de la boda se celebró un bailongo
y temprano al día siguiente, terelú y yo
cogimos un vuelo de emirates rumbo a bangkok
donde ya llevamos una semana alojados en una suite del royal enchanted thai palace

una semana casados, mi querido y sapientísimo doctor villa
pero yo sigo sin mojar el churro

al parecer, según su propia versión
mi flamante esposa padece de una rara afección nerviosa
que le causa ansiedad vaginal y asco a los hombres
siempre que se ve envuelta en situaciones de estrés
-tal como sin duda lo es contraer matrimonio
subirse a un avión para viajar a la otra punta del globo
y estar a punto de perder la virginidad a los 43-

tampoco ha querido salir de la habitación
y se pasa todo el puto día en el whatsap
hablando con la pendeja vieja metiche su madre
y poniéndose a lloriquear y a decirme que soy un viejo cochino asqueroso y pervertido
cada vez que yo regreso borracho y caliente de mis correrías por la ciudad
-donde en cada calle, en cada puto bar donde me meto
se agolpan a mi alrededor enjambres de jovencísimas mujeres orientales exiguamente vestidas
que acarician mis genitales con lascivia mientras susurran a mi oído
que me puedo coger a tres de ellas al mismo tiempo por solo 20 dólares la hora
que se las puedo meter por donde yo quiera y que me chupan lo que yo quiera
y que por solo 100 dólares a la semana puedo incluso
quedarme a vivir en el mismo cuarto con dos de las chicas
para drogarnos y beber alcohol todo el tiempo que no dediquemos a la copulación-

se pone histérica y me lanza patadas a la cara
y me grita que soy un puto cerdo psicópata violador
solo porque me acerco a ella y hago el intento
de meter la mano bajo su falda para agarrarle el pussy;
y anoche, cuando salí de bañarme y me quité la toalla delante de ella,
la contemplación de la monstruosa erección que afligía a mi órgano reproductor
la terminó de sacar de quicio por completo:

saltó de la cama como impulsada por un resorte,
cogió una maleta, metió algo de ropa en ella
y salió de la suite amenazando con denunciarme a la policía
si yo intentaba seguirla o ponerme en contacto con ella

en estas condiciones de incomprensión conyugal e infinita desazón sexual
y mientras ahogo mis penas vaciando la mierda de botellitas del mini bar
le escribo a usted, mi admirado doctor villa
para pedirle que, con la poderosa luz de su intelecto
horade el muro de tinieblas que aprisiona mi espíritu
y me dicte una pauta a seguir para salir airoso de esta pendeja situación

¿qué hago, oh, erudito y docto maestro?

¿soborno a la empleada del servicio a cuartos
-parece que terelú tomó una habitación sencilla dentro del mismo thai palace-
para que le administre un narcótico a mi mujer de modo que,
ya sumida en la inconsciencia e incapaz por tanto de rehuirme,
pueda yo enseguida proceder a fornicar con ella y consumar el matrimonio
y aliviarme por fin la puta neurosis sexual derivada de 20 años de no coger?

¿soborno a uno de los chicos del salón de masajes eróticos del hotel
para que suba al cuarto de terelú y le aplique el tratamiento de relajación vaginal profunda
-no quiero imaginar qué cosa les meten en el chocho para destensarlas-
y ver si así le desaparecen las teribles contracturas vaginales que la aquejan
y por cuya causa presumiblemente no puede coger conmigo?

¿me quedo de plano encerrado tranquilamente en la suite
viendo porno, emborrachándome y masturbándome
y espero a que terelú reaccione, se quite de pendejadas
y regrese por su propia iniciativa a que la desflore de una puta vez?

confío en que pueda usted, egregio y brillantísimo doctor
darme el consejo que necesito para resolver mi problema

atte

sin sexo en bangkok


estimado calzonazos del nabo sin sexo en bangkok:

1- pon a terelú en el primer vuelo que salga de regreso a méxico

2- vende la puta casa y haz que transfieran el dinero de la venta
y los dos millones que tienes ahorrados en el banco
a cualquier sucursal hsbc de tailandia

3- cómprame un boleto de avión a bangkok sin viaje de regreso

te veo en el thai palace dentro de una semana
para hincharme a coger con esas pequeñas zorras calenturientas explicarte personalmente
cómo puedes redimirte, con sólo un año viviendo en bangkok
de haber desperdiciado 20 años de tu puta vida
con la pendeja y acomplejada de tu noviecita


viernes, 4 de enero de 2019

tardes lluviosas de verano en la bahía de san francisco


he leído el quijote 475 veces

la primera fue con 13 años
en el desván de la casa de mi abuela
donde pasaba los veranos
hace ya bastante más de medio siglo
y por las tardes acostumbraba encerrarme
allá arriba a ver fotos de tipas en bolas
con las que me hacía un par de pajas
para luego ponerme a leer y fumar

la primera vez que llegué
a la última de sus mil doscientas y pico de páginas
me levanté de la silla con tres patas
en la que me sentaba a leer
y me asomé al ventanuco y miré hacia el cielo
de una madrugada sin luna de agosto
y estuve un rato viendo los millones de estrellas
con su frío y acerado brillo de diamante
encajadas en el terciopelo negro de la noche
y luego volví a sentarme y cogí el libro
y comencé de nuevo a leerlo desde el principio
atentamente

ese mismo año completé
tres lecturas más del libro
y tuve sexo por primera vez en mi vida
en el burdel de la tía mitzi, a las afueras del pueblo
con una puta de 19, flaca, fea y sin tetas
y con una sombra de vello sobre la boca
que fue la única que aceptó
-"si acabas en 20 minutos"- coger conmigo
a cambio de los escasos 40 pesos
que llevaba yo encima

un año después ya lo había leído 10 veces más
y me había cogido a todas las putas de mitzi
-incluyéndola a ella-
y creo que fue ya tan temprano en la vida
que se me volvió una obsesión la lectura
y que esa obsesión, por contagio
se extendió inadvertidamente a mis actividades carnales
dando lugar a que, tanto la lectura como la puteada
quedaran unidas en mi espíritu bajo el mismo signo
y a fin de cuentas, que putear y leer
acabaran siendo los inamovibles ejes
de una brutal incapacidad crónica
para llevar una vida normal

desde entonces, en líneas generales
no hay hecho alguno de mi biografía
que no se encuentre intercalado o precedido
por alguna lectura del quijote:
mis vagabundeos de meses por aldeas perdidas en la sierra
mis 3 matrimonios cada uno con una tipa aun más loca que la anterior
mis hospitalizaciones por culpa de la depresión
mis borracheras interminables, mis intentos de suicidio,
forman parte de un mundo paralelo que refleja
la región aquella de la mancha
donde el quijote soy yo: un jodido fracasado
al que los molinos de viento le dan todo el tiempo por el culo

la parte que más me gusta es aquella donde sancho
dice "to be or not to be: this is the fucking question"

y cada día estoy más cerca de la última lectura






sábado, 29 de diciembre de 2018

el cornudo estelar


cada hombre tiene su propia misión que cumplir
a lo largo del tiempo que le toca permanecer
sobre el inhóspito suelo de esta puta tierra

un cónclave de protéicos e iluminados seres ectoplásmicos
desparramados como manteca derretida más allá de los últimos confines del cosmos
se saca de los huevos las jodidas misiones que le toca cumplir a los mortales
y las distribuye aleatoriamente según el horóscopo semanal de la revista hola!

la misión que ellos me asignaron -he podido entenderlo ahora
con la serena sabiduría que dan los años-
fue convertirme en un puto cornudo
por obra y gracia de aquella insaciable degenerada sexual
con quien me casé a los 24

"mandaremos a este pobre idiota pendejo
a ese puto planetita de mierda situado en la esquina más olvidada de la vía láctea
única y exclusivamente para que su amada y cachonda mujercita
la ponga los putos cuernos una y otra vez
a lo largo de los jodidos 12 años que permanezcan casados"

yo, desde luego, nunca llegué a sospechar
en ningún momento durante el transcurso de mi turbulenta convivencia con ella
que lo de mayra estaba escrito en las estrellas

así que todas aquellas veces en que nos peleábamos borrachos
y ella luego se largaba encabronada del departamento apenas con lo puesto
-y lo puesto nunca era gran cosa-
acusándome de ser un culo, un jodido loser, un puto maricón que nunca
sabría cómo tratar a una chica
y se pasaba por lo menos una semana sin dar señales de vida hasta que volvía
maltrecha y puteada como si le hubiera pasado un camión por encima
a refugiarse de nuevo en mis brazos;
todas aquellas veces que ella se fue en el primer coche que se detuvo a su lado en la acera
todas aquellas veces que ella bajó a la tienda por tabaco y no volvió
sino hasta dos o tres días más tarde y sin tabaco
-y borracha y sin bragas y reventada del culo-
todas aquellas veces yo iba acumulando puntos sin darme cuenta
en el gran tablero cósmico donde los dioses llevan el registro
de las cagadas y aciertos en que sus hijos incurren durante sus días sobre la tierra

qué triste me pongo ahora cuando me acuerdo
de los horribles epítetos que le dedicaba a mi pobre nena
al reaparecer ella en el umbral de la casa
-desgreñada, sucia y apestando a semen fermentado-
de vuelta de sus maratónicas jornadas de bebercio y copulación
con cualquier otro pendejo que no fuera yo

qué dolor tan grande me llena el alma
pensando en la cerrazón mental que padecía yo entonces
y que me llevaba a enjuiciar negativamente la práctica desenfrenada de sexo casual
a la que tan afecta era mi chica
basado solamente en obsoletos conceptos morales de viejas épocas
en lugar de tomar como referencia los ultimos descubrimientos en sexualidad humana
según los cuales no hay nada que incremente tanto el placer carnal
como coger medio drogado y un tanto pasado de copas
en un lugar poco familiar y con un perfecto desconocido
al que lo mejor de todo viene siendo que
no volverás a cruzártelo de nuevo nunca más en la vida

hace ya algunos años que mayra se marchó de este mundo
y pronto a mí también me llegará la hora

así que antes de irme he querido escribirle este poema
y así de alguna forma poder expresar
cuánto siento no haber estado a la altura del heróico esfuerzo que ella hizo
dejándose que se la cogieran todos los tipos que se le ponían enfrente
solo para que yo lograra cumplir con mi misión en la vida
gracias a la puta cornamenta que con sus actos
acabó quedando firmemente colocada sobre mi cabeza
incluso ya desde los primeros días de la luna de miel
-cuando se pasó por la piedra a la mitad de los putos lancheros de acapulco-

y reconocer que, sin importar lo que ella pudiera haber obtenido
de todos esos miles de encuentros sexuales que sostuvo con extraños
-de los que muchas veces ni siquiera supo el nombre-
no será sino por su prontitud y ligereza
para bajarse las bragas a la menor ocasión que se le ofrecía
y remacharme así los cuernos aflojándole el culo al primero que se lo pedía;

no será sino por ello que
cuando me llegue el momento de comparecer y rendir cuentas
ante las potencias infinitas que rigen los destinos
de esta mierda de universo donde estamos inevitablemente atrapados

yo podré decir, con el orgullo y la satisfacción de aquel esforzado paladín
que consumó con grandeza su destino...

¡misión cumplida, putos dioses hijos de la chingada!









lunes, 24 de diciembre de 2018

ya quiero que sea navidad


ya quiero que sea navidad
para, en esas horas melancólicas y frías
de la madrugada del 25
esconderme detrás del sillón de la sala a esperar
el momento en que santa se teletransporte allí para dejarme
en cualquier rincón el jodido bote con alcohol barato que
desde hace ya 10 años por estas fechas
me endosa siempre en lugar del par de botellas chivas regal 18 años
que acostumbro pedirle en la consabida cartita que
religiosa y fielmente le escribo al comienzo de cada diciembre
-ilusionado ante la perspectiva de, siquiera una puta vez en el año
poder coger el pedo decentemente con algo que no sea matarratas ni líquido desinfectante-

ya quiero que sea navidad
para coger al puto gordo cabrón in fraganti
y a punta de machete proceder a someterlo a un tercer grado
cuyo objeto, más que infligirle cualquier tipo de tortura o sufrimiento
-pero si lo hago cagarse en los calzones, no me sentiré mal por ello-
será aclararme por fin una serie de putas dudas que
desde niño me han estado rondando en la cabeza

"¿por qué cuando tenía 7 años, hijo de perra
-le preguntaré al susodicho, presionando el borde filoso del machete sobre su grasoso cuello-
y te pedí en mi cartita el puto llanero solitario y su caballo silver
me dejaste debajo del puto árbol un jodido par de calcetines de polyester
que ni siquiera eran de mi talla?"

"¿y por qué al siguiente año
en que me moría por tener un pinche balón de futbol como el de mi primo toño
me dejaste debajo del puto árbol otro par de jodidos calcetines de polyester
de la misma talla que los del año anterior?"

"y aquella puta navidad del 84
cuando te escribí que ya estaba harto de pajearme día y noche como un puto mandril enloquecido
y que mi único deseo en la vida era meterle la verga a mi vecina jocelin la noche del 24
-aprovechando la borrachera general en la pachanga del vecindario-
¿por qué mi primo toño fue quien se cogió a jocelin esa vez
y mi premio de consolación fue el puto llanero solitario que encontré debajo del puto árbol?

"y esa otra asquerosa navidad del 2008
cuando, ya decidido a divorciarme de jocelin después de 20 años de aguantar su puto genio
-habían contratado recientemente a una joven y tetona secretaria en la oficina
y la muy perra me había puesto como condición para aflojarme el culo
que me divorciara de jocelin y me casara con ella-
te pedí en la carta que le provocaras un cáncer terminal a jocelin
que la matara rapidamente y así yo quedar libre para culear con ebony-janeth
¿por qué en lugar de un tremendo tumor incurable en el cerebro de mi media naranja
la noticia que recibí ese 24 de diciembre fue que YO tenía cáncer en los huevos
y que debían cortármelos antes de acabar el año para impedir que el mal se propagara?"

ya quiero que sea navidad
para que el dulce tañido de las campanas de belén
inunde de paz y amor el corazón de los hombres de buena voluntad
y quitarme por fin de dudas respecto al asunto de las recurrentemente fallidas entregas de santa
y dejar que se vaya el puto gordo a seguir repartiendo alegría y felicidad a todos los hogares
no sin antes darnos un emotivo abrazo de reconciliación

y meterle en la boca mis huevos conservados 10 años en una puta botella de formol




viernes, 21 de diciembre de 2018

mensaje póstumo para mi compadre getulio, viejo poeta que se ahorcó el otro día en sayulita


sacaron la noticia de tu muerte
en la página de facebook de reporte sayulita express
uno de esos folletines de noticias locales
donde la gente comenta los posts escribiendo
lo primero que le sale de los huevos

la mayoría opina que chingues a tu madre
que eras un puto degenerado que le enseñaba la  cosa
a las colegialas cuando agarrabas el pedo
-y que todos los días agarrabas el pedo-
que ojalá te pudras en el infierno y otras por el estilo

una tal briseida escribió
"el puto me violó cuando yo tenía 16 años"
y otra puso que "tenía la pinche costumbre
de echarle burundanga en polvo a los tragos
de las fulanas con las que se emborrachaba
para poder así llevárselas a coger sin pagarles"

como ves, tu leyenda ya empezó a formarse
y no precisamente por la calidad de tu poesía ni mucho menos
-que en realidad, dejando aparte dos o tres poemas
de amor que le escribiste a una tal enedina
tampoco es una cosa que te cagas-

por ejemplo, ese poema donde cuentas
que una vez estabas tan borracho
que cuando te llegó la urgencia de cagar
te metiste y cagaste en el confesionario de una iglesia
y antes de irte cogiste un poco de mierda
y dibujaste con la mano una cruz en la puertecilla

¿crees tú realmente que esa clase de mierda tenga alguna relación con la poesía?

yo no supe que te habías ahorcado
sino hasta tres o cuatro días más tarde
pero ni aunque lo hubiera sabido con tiempo
habría ido al jodido velorio
porque esa noche jugaban las chivas contra el cruz azul
y me había comprado unas cervezas para ver el partido
y tú ya estabas muerto y dudo mucho
que a tu cadáver le importara una jodida chingada
pasar esas últimas horas antes de ser echado al agujero
más solo que un puto perro sarnoso

me contaron que a tu velorio
no fueron más que dos o tres borrachines indigentes
-y eso porque regalaban café con piquete y panecillos-
y que ni las viejas más beatas y santurronas del pueblo
quisieron rezarte siquiera un puto padrenuestro
porque era vox populi en el vecindario
que en algunos poemas de tu periodo místico-espiritual
llegabas a decirle a dios
que se metiera su puto cielo y sus putos ángeles por el culo

la última vez que fui a verte
me comentaste que ya estabas hasta el culo
de tener que pasarte todo el puto día yendo al baño
por culpa de la próstata inflamada
que ya no podías coger porque te dolía cuando se te paraba
ni tomar alcohol porque te ardía el pito cuando meabas

que tampoco escribías ya nada
porque si no ibas con las putas "de qué mierda voy a escribir"
y que el síndrome de abstinencia te mantenía despierto
toda la puta noche acordándote
de días mejores que ya no volverian
-"entonces podía pasarme una semana entera borracho y drogado
y echar dos palos diarios sin ningún problema"- 
y de tu historia de amor con "aquella perra desgraciada de la enedina"
la única mujer a la que realmente habías amado y que aun así
al final terminaría mandándote a la chingada 
sólo porque un puto vejestorio gringo se había ofrecido a pagarle
la cirugía para agrandarse el culo y las tetas y de pilón
le había comprado un coche del año

supongo que ya por entonces 
te rondaba la idea de matarte:

"qué puta necesidad tengo, pinche villa,
de seguir aguantando esta vida de mierda,
y esta puta sensación constante
como de estar bien agarrado de los huevos
por alguna mierda que no consigo identificar"

tres semanas después te amarraste el cinturón al cuello
y te colgaste de un mango afuera en el corral

no te lo dije ese día
pero así me siento yo con frecuencia ¿sabes?
allí tumbado durante horas en la oscuridad de mi jacalón
harto de masturbarme y de tomar alcohol barato y de no poder juntar ni siquiera 200 pesos para
pagarle a una putita del colonial por hacerme una mamada

harto y desvelado y con estas lluviecitas que duran toda la noche cayendo en el exterior
y sintiéndome aplastado por la amargura y la tristeza y
la certidumbre de que mi puta vida ya no tiene arreglo

así que pensé que debía escribirte
para decirte que haber hecho lo que hiciste ha elevado
considerablemente el concepto que tenía de ti,
y que tu ejemplo tal vez acabe de darme
ese empujoncito que a lo mejor necesito

para hacer lo mismo que tú, cabroncete

lunes, 10 de diciembre de 2018

poética del hundimiento


ser
un jodido vejestorio alcohólico
una ruina humana
un compendio viviente de enfermedades de mierda derivadas del hecho
de haber llevado una vida dedicada a putear y drogarse
ser un tipo amargado y harto de todo y que el 99 % del tiempo
se siente más una cucaracha atrapada en el fondo de alguna alcantarilla que
un ser humano
ser el ejemplo que las madres ponen a sus hijos
para asustarlos cada vez que detectan en ellos
una cierta renuencia a conducirse de acuerdo a los valores cívicos y morales predominantes
-"¿acaso quieres acabar como ese puto degenerado del villa
que a los 70 no suelta la puta botella y se saca la verga delante de las jovencitas
y dura meses sin cambiarse de ropa y está más solo que un puto perro sarnoso?"-

ser la viva imagen del fracaso y el talento desaprovechado y la vuelta a la caverna

pero
a pesar de todo

-no tomarse demasiado en serio a uno mismo

-no dejarse seducir por la tentación de matarse y acabar así con su vida de mierda

-no pedirle a ningún puto dios que lo ayude o lo salve o lo haga obtener
el cariño de una buena y comprensiva mujer que le facilite las cosas

-no llorar en las noches como una puta nena quejumbrosa
que echa la culpa de su jodida realidad a la mala suerte, la envidia o la falta de oportunidades

-no arrepentirse nunca de ninguna de las muchas cagadas cometidas en el pasado
que al final propiciaron que uno terminase en la jodida situación donde terminó

y last but not least:

masturbarse cada día temprano al despertar aun sin tener muchas ganas
para reducir al máximo la probabilidad
-borracho al atardecer y con la voluntad ya gravemente mermada-
de incitar el desprecio y la burla de las furcias que merodean por el vecindario
al ofrecerles 50 pesos a cambio de una mamada y que le digan a uno
que "ni por un millón de dólares cogería contigo, pinche viejo asqueroso"


y esperar la llegada del último día escribiendo algún poemilla de vez en cuando
con el ánimo fortalecido por la certeza de que
te dieron ya tantas veces por el culo a lo largo de tu puta vida

que morirte será como tragarse un puto caramelo relleno de licor



domingo, 2 de diciembre de 2018

nórdica


oyendo en youtube canciones de black metal suicida depresivo
tocadas por bandas de psicópatas escandinavos adictos a cortarse la piel de los brazos
y beber líquido blanqueador de azulejos de baño en el desayuno
me imagino recorriendo las calles envueltas en bruma
de alguna fría y solitaria ciudad adyacente a los confines del círculo polar ártico
atrapado en medio de una ventosa y desapacible noche invernal

minutos después de haber ahorcado con mis propias manos
a la depresiva, anoréxica, muy rubia y patológicamente adicta al sexo
amante prostituta adolescente drogadicta
con la que vivía desde algunos meses antes

ahorcamiento que habría sido la culminación
de un desgarrador y tremendamente poético pacto suicida según el cual
luego de pasarnos cogiendo, bebiendo whisky y drogándonos un día entero
en el cuarto del hotel de putas donde ella practicaba su oficio
los dos nos meteríamos en la bañera para tomar un último baño caliente a la luz de las velas
en el transcurso del cual, una vez que la hubiese estrangulado hasta quitarle la vida
yo procedería enseguida a rajarme las venas con mi navaja del ejército suizo
para así poder ir detrás de ella y consumar juntos el viaje hacia la dimensión desconocida

recorro la ciudad oculta en la niebla
y el fantasma de mi amada muerta postrada en la bañera
me persigue sin tregua por el laberinto de las desoladas calles
como un chacal persiguiendo al despavorido roedor en que consistirá su próxima cena

"que se corte las venas tu puta madre"
le grito con voz ahogada al espectro que me pisa los talones
y acelero luego el paso de mi huida a través del compacto bloque de bruma
en dirección hacia lo que parece tratarse de uno de esos avisos luminosos de desviación
que el departamento encargado de reparación de obras del ayuntamiento
coloca en ciertos sitios para impedir el acceso a determinada zona

aprieto el paso y la neblina no me deja
poder hacerme una idea precisa de la distancia a la que me encuentro
de esa difusa fuente emisora de ambarinos destellos luminosos
que traspasan el manto de bruma a intervalos regulares

hasta que, de pronto, al disponerme a dar un nuevo paso hacia adelante
en lugar de volver a pisar sobre el firme empedrado de la vereda
mi zapato se hunde en el hueco de una boca de tormenta desprovista de rejilla

y con él nos hundimos yo y esta puta interminable angustia

que por fin se extingue



miércoles, 21 de noviembre de 2018

un nuevo amanecer


sentado a la mesa de la cocina
con una taza de té de raíz de jengibre antioxidante
y ramitas de hinojo desinflamatorias con
un chorro de miel para enmascarar
el puto sabor asqueroso de las anteriores;
sentado a la mesa, dando sorbitos al dichoso té
que mi tía chonita me recomendó tomar para reducir
las molestias de la acidez estomacal que me produce la úlcera gástrica

contemplo a través de la ventana abierta
-por la que se cuela un airecillo frío de la calle-
cómo se ilumina el cielo en esta fresca mañana otoñal de finales de noviembre
a medida que el sol despunta por detrás de las lomas
que se alzan al oriente del pueblo

me desperté a mear a eso de las 5 30 am
pero luego ya no pude volver a dormirme
porque al rato de estar en la cama
el puto estómago se me empezó a llenar de jugos gástricos
provocándome tal ardor en la mucosa
que finalmente tuve que pararme e ir a la cocina
a poner en la estufa una cacerola con agua para hervirla
y preparar luego el ya mencionado té milagroso de la tía chonita

sentado a la mesa de la cocina al amanecer
con una taza de té de jengibre e hinojo endulzado con miel
apunto en una libreta estas putas frasecitas sin pena ni gloria
y no puedo evitar pensar, mientras lo hago
en lo lejos que están ya los días
cuando no cogía la pluma a no ser
que me hallara puesto hasta el culo de alcohol
instalado en la barra de algún puticlub
y probablemente acompañado de una furcia más borracha que yo
en cuya entrepierna abierta metería cada tanto
un par de dedos que luego
me llevaría a la nariz e inhalaría con vehemencia
para darme un chute de feromonas vaginales
con el cual potenciar la fuerza de la inspiración bajo cuyo influjo
me lanzaría luego raudo y veloz a componer allí mismo sobre cualquier servilleta de papel
otro más de mis asquerosos poemas


sentado a la mesa de la cocina
ligeramente papucho por culpa de lo jodido que tengo el estómago
contemplo el nacimiento de otro estúpido día en el cual
probablemente la cosa más interesante que ocurrirá

será que se caiga el puto facebook o que mi madre llame para preguntarme cómo estoy






sábado, 17 de noviembre de 2018

cuesta abajo


ahora ya nunca estoy bien

tengo depresiones, úlcera gástrica
hiperplasia de próstata, fascitis plantar
un par de vértebras lumbares erosionadas
las rodillas machacadas, tendinitis en la muñeca derecha
por exceso de masturbación
un fragmento de molar enquistado en la encía
-que periódicamente se infecta y me mantiene en vela
noches enteras, aplicándome emplastos
de árnica en la mandíbula-
cataratas incipientes en los dos ojos
con pronóstico de ir empeorando mes a mes
una hernia inguinal que ya me habían operado
pero que volvió a abrirse supongo que por
haberse rasgado la micromalla made in china
con que me la contuvieron

mi desayuno consiste en omeprazol
dos comprimidos de ibuprofeno
una mierda bebible hecha a base de raíces varias
por un chamán de oaxaca más viejo que matusalén
que me aseguró que con ello revertiría en un año
el proceso de endurecimiento del hígado
-y sí, tambien me dijo que la verga me crecería 5 cms-
dos cápsulas de corteza pulverizada de ciruelo fricano
5 mg de finasterida para inhibir la proliferación
de tejido prostático
una cucharada de vinagre de manzana
dos ajos crudos, el jugo de un limón
disuelto en miel
640 mg de omega 3
10 mg de escitalopram para ayudarme a no
ceder al impulso de coger una puta navaja
y abrirme las venas
antibióticos a cascoporro para la infección crónica
de encía, vías urinarias y el puto helicobacter pylori de los cojones
todo ello acompañado de un asqueroso vaso de jugo de arándanos
una porción de yogur griego sin azúcar
y un preparado multivitamínico del doctor brown
"para que comiences tu día con una gran sonrisa"

cada vez que leo uno de esos artículos
donde algún experto del tec de masachusets o de la ucla o de zurich
asegura que pronto se conseguirá alargar la vida
durante lapsos más o menos prolongados de tiempo
me imagino desayunando verduras cocidas y
viéndole la jeta a mi pinche suegra durante 300 años

... y no puedo evitar cagarme en la puta madre del experto

cada vez que veo en la tele uno de esos reportajes
donde algún científico japonés especialista en ingeniería biónica
afirma que para el año 2030 será una cosa corriente
entrar en un almacén de venta de partes del cuerpo humano
y adquirir a bajo costo un estómago o una rodilla o un pulmón prefabricados
para reemplazar con ellos el respectivo órgano o miembro natural dañado,
me imagino el puto adefesio frankesteiniano en que acabaría convertido
después de cambiarme el 90 % del chasis y de tunearme toda la carrocería
-y las tetas de 50 centímetros cúbicos que se implantaría mi media naranja
sólo por poder presumir de tenerlas más grandes que la puta de su cuñada
(y a pesar de parecer con ellas un vil engendro hipersexualizado de video hentai)-

... y enseguida paso a cagarme en la puta madre del cabrón ingeniero biónico japonés

y cada dos o tres meses que stephen king
saca un nuevo churrote de 700 páginas de los suyos
-el tipo no debe soltar la pluma ni cuando está cogiéndose a su mujer-
y lo anuncian como "la más terrorífica historia jamás imaginada,
una nueva incursión en el profundo abismo de los temores arcanos del hombre",
me imagino los putos años que me quedan todavía por vivir

y me cago de la risa pensando que ese jodido del stephen king

no tiene ni puta idea de lo que es el auténtico y verdadero horror










miércoles, 7 de noviembre de 2018

el velorio de mi primo


cómo le lloraron al cabrón de mi primo jodencio villa
el día de su puto velorio

cómo parecían brotarles ríos de lágrimas por los ojos
a las cuñadas del hijo de puta,
a las primas, a las furcias con las que andaba

cómo le lloró su madre, mi tía soforina
que hasta se la tuvieron que llevar en ambulancia
porque le dio un soponcio de tanta pinche lloradera

a mí no me gusta pararme en los velorios,
porque soy alérgico a la gente y a todas esas pendejadas tercermundistas
de encender velas y colgar cruces y rezarle a los santos y a la virgen y al niño milagroso de tecuala
para pedirles que intercedan por el muerto cuando le llegue el turno de presentarse
ante dios nuestro señor,
y que diosito tenga misericordia del pobre difunto,
y que no le aplique todo el rigor de la justicia divina
-si acaso el desgraciado hubiese llevado
una vida oprobiosa hundida en el pecado y la perdición-
y que le permita, en fin, entrar en su reino celestial
para gozar de la vida eterna y su puta madre amén

pero al velorio de jodencio sí fui

primero, porque estaban dando chupe;
y segundo porque la mujer de jodencio,
que siempre me había gustado y puesto cachondo nomás de verla,
me había mandado un whatsap para decirme
que de todos los pendejos con que su marido se llevaba
de todos los putos borrachos de mierda con quienes agarraba el pedo
de todos los putañeros degenerados que cada fin de semana
se largaban con el cerdo a los congales para allí amanecerse
bailando y tomando y cogiendo con las putas

"de toda esa bola de pendejos, pinche villa,
de entre todas esas alimañas nauseabundas que pululaban arededor de jodencio
tú eres el único al que considero capaz
-sin tener que darle ninguna puta explicación-
de entender la forma cómo quiero vengarme de ese hijo de puta
y de todas las putadas y marranadas que me obligó a tragarme:
así que espero que vengas al velorio"

de modo que al velorio de jodencio sí fui

fui y abracé con cariño y afecto a mi querida y llorosa tía soforina,
a las inconsolables cuñadas y excuñadas de jodencio
-sus cuerpos estaban hechos gelatina de todo lo que habían llorado-
a las numerosas primas del finado que me dejaron empapada la camisa
y a media docena de chicas que por poco no reconocí
dado que nunca antes me las había encontrado con ropa y sin la cara pintarrajeada

abracé también con cariño a su viuda teodosia
-vestía falda corta negra y llevaba zapatos de tacón de 10 cms.-
que aprovechó para decirme en voz baja al oído:

"hya una corona fúnebre del tamaño de un puto camión
(seguro la pagaron entre todas esas putas)
a un lado del cajón donde está metido el hijo de la chingada:
voy a pararme allí detrás en cuanto comiencen con la rezadera"


cómo lloraban las mujeres en el velorio del finado jodencio villa

cómo lloraban sus cuñadas, sus primas, sus amigas de la infancia
cómo lloraba su madre destrozada por el dolor
cómo lloraban las furcias recordando largas madrugadas de bebercio y copulación

cómo lloraba su viuda y exhalaba un ahogado gemido
-parada allí detrás de aquella corona funeraria del tamaño de un puto camión
que acentuaba la suave penumbra reinante en el aposento-

cada vez que el instrumento de su venganza la penetraba como un relámpago justiciero










Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...