jueves, 18 de enero de 2018

nota para ser leída en voz alta en mi velorio

por medio de la presente
yo, josé villa, el tipo que está metido 
en el puto cajón que tienen frente a ustedes
y previendo que no se respetará mi voluntad
de ser enterrado en cualquier agujero al fondo del cementerio
sin ceremonias de ninguna clase y apenas hubiese fallecido
y que lo más probable sea que organicen
un puto velorio de 24 horas abierto a todo público
para que cualquier hijo de puta pueda asomarse a echar un último vistazo a mi jeta 
y cerciorarse de que realmente estiré la pata 
solicito a familiares, conocidos, vecinos del barrio
y gente que iba pasando y sólo entró a ver si pillaba un trago
que no se molesten en fingirse consternados
por el hecho de que yo por fin haya muerto
-y el mundo haya perdido con ello a uno de sus más grandes poetas-
porque ni su puta madre se los va a creer
que dejen de decirle a los demás
que me echarán en falta, cuando todos saben perfectamente
que yo no tenía amigos y además rehuía a la gente
que no me relacionaba con nadie, que sólo me dedicaba
a darle al puto trago encerrado en mi cuarto
y que vivía más solo que un perro
desde luego, no tengo la menor duda
de que mi muerte servirá de pretexto
para que un buen número de viejas santurronas del nabo
se pongan a recitar todo su puto repertorio de oraciones para los difuntos
sin importar el hecho de que yo haya sido 
un blasfemo acostumbrado a cagarse en dios por el menor motivo
a ellas quiero decirles
que se metan por el culo sus jodidas plegarias
y no me jodan la oportunidad, en caso de que hubiere una mínima chance,
de irme directo de cabeza al puto infierno
por otra parte, ya que estoy en ello
quisiera hacer constar aquí mi negativa 
a ser devuelto a la vida en caso de que la ciencia
descubriera más adelante la forma de resucitar a los muertos
y que alguna fundación filantrópica interesada en el mejoramiento de la humanidad
decidiera hacerme regresar del más allá por votación unánime
para que así yo pudiera seguir contribuyendo al engrandecimiento del arte
con la creación de nuevos y mejores poemas
a esos hijos de puta les digo:
si vuelvo no será para perder el tiempo garabateando pedorras frasecitas de amor y melancolía
sino para putear, alcoholizarme y drogarme a conciencia
y en fin, supongo que esta nota ya se alargó demasiado
quizás haya sido en vano, claro, que escribiera estas palabras
porque puede que a mi velorio no se pare ni un perro
o puede también que me hagan caso y me entierren en cualquier puto agujero
al fondo del cementerio, con sólo una jodida cruz encima de la tumba

donde diga aquí yace josé villa, y a nadie le importa una mierda







sábado, 13 de enero de 2018

misterios profundos del ser humano


una cosa que siempre me ha intrigado
de las películas de psicópatas asesinos made in hollywood con final feliz
es el hecho de que, ya una vez muerto a manos del chico bueno de la historia
-que le rebana la yugular con un afilado cuchillo o algo por el estilo-
y haber quedado tirado en medio de un enorme charco de sangre
y haber recibido su merecido por ser un cabrón hijo de puta que
se pasó toda la puta película violando y estrangulando a inocentes jovenzuelas
el desgraciado psicópata de turno, no obstante haber perdido 5 litros de sangre
no obstante hallarse clinicamente muerto y tener en el cuello
un boquete por donde cabría perfectamente una botella de vodka
resucita de pronto inexplicablemente justo en los momentos
en que el héroe y la chica guapa, libres por fin de la amenaza del puto trastornado
han comenzado a besuquearse y se están poniendo cachondos y por lo tanto
no pueden percatarse del tremendo peligro que corren
toda vez que el psycho está ya poniéndose de pie
acaba de coger el cuchillo que había quedado tirado por ahí
ha hecho acopio de las últimas fuerzas que le quedan y tomado la decisión
de emplearlas para llevarse al infierno con él
al intrépido y apuesto policía y a la bella mujer con la que está morreándose
perfectamente ajenos al inminente asalto del renacido criminal
esa última gesta homicida de un tipo que se levanta de entre los muertos
no como acto que simboliza el denodado empuje del instinto asesino
no para aferrarse a la última brizna de hierba
antes de ser barrido por la fuerza del torbellino que lo arrastrará fuera de este mundo
sino simple y sencillamente porque al director de la película
se la suda el hecho de que los muertos no pueden moverse
no pueden ponerse en pie y tampoco pueden caminar
y no lo detiene por tanto ninguna consideración filosófica
a la hora de recurrir a ese truco barato para aumentar el suspense de la escena final
-donde el chico bueno reacciona y mata por segunda vez al jodido psicópata-

con el que siempre logra que uno acabe con los putos huevos atorados en la garganta









jueves, 4 de enero de 2018

viaje por carretera con mi padre


regresé del puto irak en julio del 2009
con licencia indefinida por estrés de combate
una puta medallita de mierda y 1000 dólares de pensión
mi viejo manejó los 400 kilómetros desde casa
para recogerme en la base de la fuerza aérea hill;
"estoy orgulloso de ti, joe" me dijo
20 minutos después de haberme montado en el puto chevy
en tono casi inaudible y apenas girando la cabeza
las manos bien aferradas al volante y
aquel perfil de ave de presa que yo había heredado
junto con la taciturna propensión a no abrir demasiado la boca
cargamos el tanque en una estación sunoco
y bajé a echar una meada y compré unas latas de cerveza;
la carretera era una puta línea recta interminable
el sol brillaba en lo alto como un zepelín incendiándose
me tomé tres budweiser antes de preguntar:
"¿cómo está todo allá arriba?"
él me echó un vistazo rápido y se encogió de hombros
"bueno, ya sabes, tu madre..."
mi madre sigue saliendo a alcoholizarse en los peores tugurios del condado
poniéndote los putos cuernos con todo el que le paga un par de tragos, pensé
despaché la cuarta y luego la quinta y entonces pregunté:
"¿y qué hay de shirley?"
tardó un par de minutos en responder
casi sin apenas despegar los labios:
"bueno, ya sabes, esa hermana tuya..."
shirley sigue poniéndose hasta el culo de crack todos los días
y prostituyéndose por 5 dólares para pagar las putas dosis, pensé
y me empujé la sexta o séptima lata de golpe
y sentí otra vez aquella rabia profunda quemándome las entrañas;
más adelante, en un ultramarinos a las afueras de burley
compramos ginebra y más cerveza y tabaco
y mi padre dijo luego, ya de vuelta en el coche
empujándose a morro el primer pelotazo de ginebra
que durante aquellos años de mi ausencia
y cada vez que el puto cartero dejaba carta en el buzón
él cogía el winchester antes de revisar la correspondencia
y se decía que en caso de que se encontrara
con la puta notificación de "caído en el cumplimiento de su deber"
lo siguiente que haría sería buscar a aquellas dos putas
y en cuanto las tuviera enfrente les volaría la cabeza
"para que así ya no pudieran seguir arrastrando por el fango
el apellido de un héroe americano
que había entregado su vida defendiendo los grandes ideales éticos de su país";
y después de soltar su jodido kilométrico discurso
el cabrón puso la botella de ginebra entre sus piernas
y pisó el acelerador y arrancó el puto chevy
creyendo que me había hecho tragar hasta la última palabra
de su maldita parrafada emotiva de mierda
y que yo no tenía ni puta idea
de que el muy cerdo se había empezado a coger
a la pequeña shirley desde mucho antes que ella cumpliera los 11
y que el alcoholismo demencial de mi madre
y los aberrantes espectáculos sexuales gratuitos que brindaba en los bares
para solaz y entretenimiento de los putos borrachos del condado
eran resultado del colapso psíquico que ella había sufrido
cuando por fin acabó enterándose por boca de mi desgraciada hermana
de lo que su propio padre le hacía cada noche en la cama;
"¿sabes una cosa que aprendí allá en el puto desierto?"
le pregunté cuando nos acercábamos a twin falls
-nuestra casa quedaba unos 20 minutos más al norte-
al mismo tiempo que metía la mano en el bolsillo interior de mi chaqueta
y empuñaba con fuerza la beretta 9 mms reglamentaria;
"qué mierda aprendiste, joe, dímelo"

"aprendí que la mejor manera de joderle la vida a un cabrón
no es dispararle a la cabeza, sino a los putos huevos"






martes, 2 de enero de 2018

el primer día del año


quién no la ha cagado, por ejemplo
al llegar a repostar combustible
volviendo borracho a casa en el coche
el uno de enero a eso de las 5 de la mañana
acompañado por una tipa buenota y sexi medio ahogada en alcohol
a la que uno acaba de conocer hará un par de horas
en el último tugurio donde recaló y con la cual
todo parece indicar que será posible
comenzar el flamante nuevo año, para variar
con una buena dosis de sexo salvaje y sin ataduras
-ella incluso se ha quitado ya las bragas
y las ha lanzado al asiento de atrás-
quién no la ha cagado en una situación así
cuando el puto pedo que lleva encima
lo apendeja a tal punto que no se percata
de que la mierda que acaba de meterle al tanque
del puto renault clío motor a diesel que
para acabarla de chingar ni siquiera es suyo
-uno lo tomó prestado de la cochera de su hermano
que se fue a las vegas a pasar el fin de año-
la mierda que acaba de meterle al tanque
no es diesel sino gasolina
10 litros de gasolina en lugar de diesel
los últimos 200 pesos que le quedaban a uno
utilizados para repostar gasolina en lugar de diesel
y dejar el puto coche inservible mientras el día amanece
y la mujer alcoholizada y sin bragas sentada en el asiento del copiloto
espera impaciente y mojada que uno la lleve a coger
y el nuevo año comienza y uno por lo visto

no tuvo que esforzarse demasiado para cagarla ya desde el primer minuto




lunes, 1 de enero de 2018

esperando en el corredor de la muerte a que me pongan la puta inyección


tuve que matar a mi mujer porque se acostó con rocco
pronto me pondrán una inyección para darme el pasaporte al más allá
pero en realidad mi vida acabó con la traición de becky ann
¿qué la habrá llevado a hacer lo que hizo?
¿echaría en falta alguna cosa que yo no había podido darle?
lo cierto es que yo la amaba y me esforzaba por hacerla feliz
gasté, por ejemplo, 100 mil dólares en avión y hospedaje para toda su familia
cuando nos casamos en el interior de aquella puta cueva sagrada en chichén itza
y otros 400 mil para construir la casa de sus sueños en long beach
-que a los 2 años tuve que demoler porque había dejado de gustarle
y gastarme luego otros 400 mil en reconstruirla-
le cambiaba el puto bmw cada 6 meses y le dedicaba todos mis libros
a pesar de que ella nunca los leía
-le gustaba dárselas de intelectual y opinaba
que "tus noveluchas sobre chicas pobretonas que se casan con potentados del jet set
solo las leen amas de casa reprimidas de estratos sociales inferiores"-
"para becky ann, a la que sigo amando igual que el primer día"
decía en la página de la dedicatoria de todos los ejemplares de mis libros
desde mi primer gran éxito, huracanes turbulentos de lascivia 
-con el que pagué la boda y las toneladas de vino y comida que consumió su puta parentela-
hasta el que probablemente será el último, volcanes enfurecidos de pasión desatada,
cuyas buenas ventas me permitieron pagarle a esa furcia
la liposucción de los 80 kilos de manteca que acumulaba en su cuerpo
a manos de un equipo compuesto por 3 de los mejores cirujanos del mundo;
después de la operación volvió a recuperar
el cuerpazo que tenía cuando yo la conocí, hará 10 años
-antes de que comenzara a volverse alcohólica-
entonces cometí la gran cagada
de sugerirle un tratamiento de psicoterapia
para ayudarla a superar su dependencia del alcohol
y estuve pagando 5000 dólares mensuales durante año y medio
por concepto de honorarios del mejor loquero de beverly hills
-entre sus pacientes había tenido a kurt cobain, river phoenix y whitney houston-
solo para que el hijo de puta llegara a convencerla
de que ella nunca lograría ser feliz
a menos que cumpliera todas sus putas fantasías sexuales
-me lo dijo ella misma, una mañana mientras desayunábamos:
"tienes que ser comprensivo con mis debilidades, joe
necesito vivir esas experiencias para poder encontrarme a mí misma"-
total que acepté pagarle también
los 300 dólares que le cobraba aquel negro por cogérsela
los 500 dólares que le cobraba el escandinavo campeón de patinaje por cogérsela
los 200 dólares que le cobraba el mexicano gordo y panzón pero que
era el único que sabía cómo encularla sin que le doliera
y los 50 dólares que le daba de propina al jardinero por cada palo que le echaba
-aunque él en realidad lo hubiera hecho gratis-
conmigo ya no cogía porque de plano
"nunca me han gustado los viejos, joe
y coger contigo hace que se interrumpa mi proceso de sanación mental"
desde luego que yo me sentía profundamente afectado
por el hecho de que a la mujer a quien amaba
se la cogieran todos los días uno o dos cabrones en mi propia casa
-a un lado de mi estudio, donde yo me encerraba a escribir mis putos libracos
mientras oía cómo se la cepillaban los jóvenes sementales pagados con mi dinero-
pero me consolaba pensando:
"si ella logra recuperar la alegría de vivir dándole el culo a todos esos tipos
mi sufrimiento habrá valido la pena"
y además yo encontraba natural
que al ser un viejo ya medio impotente y con aspecto de momia
era lógico que a ella le repugnara coger conmigo;
lo que ya no me pareció tan natural
y fue la gota de agua que acabó por derramar el vaso
-y me llevó a estrangularla con mis propias manos-
fue descubrirla en el acto de estar siendo enculada por rocco
y caer en la cuenta de que en las prioridades sexuales de esa malnacida
yo quedaba incluso por debajo

de aquel puto perro doberman que le había regalado por su cumpleaños dos semanas antes




domingo, 31 de diciembre de 2017

nostalgias futuras de un puto viejo calenturiento


cuando todo se ponga peor
miraré hacia atrás y recordaré con nostalgia
estos días que no son nada del otro mundo
la vida solitaria y amarga que llevo
el jodido cuarto donde me emborracho casi a diario
el jodido pueblo donde está el jodido cuarto
con el paisaje de montañas por detrás
y las playas de olas suaves por delante
recordaré con nostalgia
que una vez tuve la edad que tengo ahora
y que aún podía zamparme un litro de tequila
en una sola noche
hasta terminar noqueado
y que aún podía
-incluso ya estando borracho-
salir a la calle y emprender a pie
la caminata de 20 minutos hasta la zona de tolerancia
y que aún podía -aún puedo-
pegar la hebra con una morena de increíbles piernas
y bailar con ella un par de cumbias de aniceto
y decirle al oído "te ves preciosa con tu putifalda entallada"
y sujetarle el culo con las dos manos mientras bailamos
y apretarlo y sobarlo y acariciar la carne suave que hay debajo
de esa putifalda entallada negra
que aún puedo
tener una erección repentina al contacto con la entrepierna que hay debajo
de esa putifalda diabólica y perversa
recordaré con tristeza y melancolía
cuando ya esta época decadente haya quedado atrás
y yo no sea más que una ruina humana
las mañanas con resaca que me desperté
con una morena borracha durmiendo en el otro lado de la cama
desnuda excepto por una putifalda negra
arremangada hasta más arriba de la cintura
y extrañaré entonces, en ese espantoso futuro que me espera
mis manos temblorosas hurgando en los orificios
embadurnados de sustancias pegajosas de ese cuerpo caliente
y mis intentos fallidos de volver a penetrarlo
una vez más, antes de que resucite
y salte de la cama al piso y se cubra con la falda
y se dirija hacia la maldita puerta dejando dibujada en mi retina
la imagen que veré siempre, cuando todo se ponga peor
cuando los años terminen de pasarme por encima
-mi vida ya caducada y lista para hacerse polvo-
cuando ya no me queden fuerzas ni para hacerme una jodida paja
y mire con nostalgia hacia el tiempo que quedó atrás:

una mujer que se aleja de mí meneando el jodido culo como una lavadora




sábado, 30 de diciembre de 2017

el loco del muelle de san blas


ya en franca ruina y total decadencia
damnificado por la vida de mierda que he llevado
y viéndome incapaz de conseguir un trabajo para mantenerme,
obtuve licencia temporal del ayuntamiento de san blas
para montar un pequeño número de arte callejero
-"poeta alcohólico suicida cortándose las venas"-
en el paseo marítimo adyacente al muelle;
allí, encajado entre el hombre que traga fuego
y el payaso que se mete por el esófago la hoja de 80 centímetros de un sable
me tumbo yo a mediodía sobre un cartón
cojo la navaja de barbero de entre mis utensilios de trabajo
y me practico con ella un mínimo corte en las muñecas
colocando luego mis manos encima de un recipiente de peltre
de tal manera que el hilillo de sangre que brota de mis venas
caiga en él acumulando en el transcurso de la siguiente hora y fracción
los dos litros que colman la capacidad de la vasija;
a pesar de su sencilla y monótona naturaleza
mi número resulta ser el más popular del malecón
pocos entre los paseantes que deambulan por ahí
-vienen cientos diariamente para ver con sus propios ojos
el lugar donde la loca de san blas esperó infinitas tardes
que el mar le devolviera al hombre de su vida-
se abstienen de lanzarme una moneda
hacerse un selfie conmigo o tomarme una foto
algunos me preguntan qué se siente
¿duele? ¿necesitas drogarte para hacerlo?
¿tardas mucho en morirte? ¿puedes resucitar más tarde?
cuando la sangre llena por fin el recipiente
dos tipos de la cruz roja se acercan con una camilla
me levantan en brazos y me tienden encima de ella
recogen la vasija de sangre, la cajita con el dinero
y me trasladan al ambulatorio cercano para hacerme una transfusión

si quieres venir a verme, voy a quedarme allí unos 15 días más





viernes, 29 de diciembre de 2017

yo no estoy loco


llevo 22 años en el frenopático
solo por haber leído a freud:
me soplé las obras completas del maldito cabrón
el verano de mis nueve años, cuando contraje hepatitis
y rebuscando en la biblioteca de mi padre
algo distinto a la mierda de agatha christie y ellery queen
-en el primer capítulo ya sabía quién era el asesino-
me encontré con aquellos 25 tomos perfectamente alineados
y cogí el primero sin saber que daba
el primer paso en dirección al frenopático
el segundo paso fue leer los 25 tomos
y el tercero, después de abandonar mi lecho de enfermo
fue clavarle a mi padre por la espalda
una noche después de cenar y ver los simpsons
la hoja del cuchillo de trinchar mientras el hijoputa
cogía con mi madre en su cuarto, sin importarle una mierda
el hecho de que al hacerlo ultrajaba mi complejo edípico y
exacerbaba los conflictos subyacentes de mi super yo;
después de matarlo le saqué el cuchillo
y fui detrás de mi madre con la idea de cargármela también a ella
guiado por el instinto de muerte que todo amor entraña;
la habría matado si le hubiera dado alcance
y habría fornicado con ella para hacer aflorar nuestro vínculo reprimido
-y posteriormente me habría rebanado la yugular en señal de duelo-
pero la muy trastornada consiguió escaparse en el puto coche
y malogró con ello la resolución catártica de mi compulsión libidinosa
orillándome, desde luego, al rehusarme la ligazón erótica
determinada por la dinámica del principio de placer
a buscar un objeto sustitutivo de gratificación:
entré, pues, a la habitación donde mi hermano dormía
y después de coserle el cuerpo a cuchilladas
y arrancarle de un tajo su jodido pene
me dirigí al cuarto de la pequeña dora
-en su caso, como sentía un gran afecto por ella
no la acuchillé, sino que utilicé la almohada para asfixiarla-
y le metí luego en la boca el pene de mi hermano
para que la pobre ya no tuviera envidia del cabrón;
llevo desde entonces encerrado en el puto frenopático:
he terminado tres carreras universitarias por internet
tengo dos postgrados en psicología y otro en ciencias del comportamiento
de vez en cuando publico algún artículo o ensayo
en la revista de la world psychiatric association
y soy considerado una eminencia mundial en psicopatología del entorno familiar

todas las tardes visito a mi madre en el pabellón de los esquizofrénicos, donde ella está recluída

y a veces soborno al vigilante para poder pasar allí la noche








lunes, 25 de diciembre de 2017

un fugaz punto de luz en la tarde invernal


para ir a los acantilados
puedes coger el bus de la ruta 2 norte
junto al ultramarinos la oriental
y comprar allí digamos una de cuarto de canadian mist
para irte poniendo a tono durante los 25 minutos
que le toma al jodido camión llegar allá
mejor que sea por la mañana
y evitar los fines de semana
a menos que llueva torrencialmente, por ejemplo
o haga un frío de la chingada con viento cortante
y todo mundo se haya quedado en casa con una bebida caliente
te bajas en la parada de antes de la curva
y echas a andar por el sendero de tierra
recorriendo el centenar de metros que separan
la carretera del borde del acantilado
llevando las manos en los bolsillos del pantalón
y silbando quizás por lo bajo la melodía de
alguna baladita suave de air supply o de maná
hasta acabar llegando al punto en el cual
discurre el muro de contención que ultimamente levantaron
después de años de contingencias mortales por caída
empujón premeditado, tropiezo, distracción y andar mirando al cielo
te asomas por encima y echas un vistazo
para embeber tu espíritu de la majestuosidad del abismo
el destructor e incesante embate de las olas
contra la pared de roca 80 metros más abajo
los corpúsculos de agua pulverizada proyectados hacia lo alto
como disparados por algún sifón telúrico
la espesa neblina ya después de octubre
cerniéndose a media altura sobre el paisaje marino
y que tan bien se ajusta al ánimo de la derrota
puedes quitarte el reloj y el anillo
y dejar también la cartera, el celular y los zapatos
quizás te queden ganas de escribir una nota
o lleves contigo una foto para verla por última vez
no pasa nada si incluso comienzas a dudar
y vuelves a repasar tus inexistentes opciones
matarla y emigrar a singapur
drogarla y mantenerla secuestrada en un sótano
pagar para que le practiquen la lobotomía
no pasa nada tampoco si de plano
abortas toda la jodida operación
y te dices no estoy preparado todavía
te dices no le puedo hacer esto a mis 3 seguidores de facebook
te dices existen técnicas para agrandar el pene hasta 10 centímetros
o si no abortas nada y te subes al muro y das un paso al frente

y siete segundos después te haces mierda al fondo entre los filos puntiagudos de las piedras




domingo, 24 de diciembre de 2017

24 de diciembre



mañana fría y gris

me desperté como a las 7 am
me levanté y fui al baño
cogí la sonda de plástico y le puse lubricante en un extremo
y me la fui metiendo despacio desde la punta de la verga
a lo largo de la uretra y hasta alcanzar la vejiga
tenía un ligero temblor resacoso en las manos
apunté el extremo libre de la sonda hacia el excusado
y el chorro de meados comenzó a fluir hacia afuera
cuando acabó de salir me saqué la puta manguera
la enjuagué, la colgué de un clavo en la pared
me lavé las manos, eché un vistazo al espejo
"querido santa clos -comencé a recitar
frente a la desmejorada imagen que se reflejaba en él-
¿serías tan amable de traerme en este hermoso día
una puta sonda nueva para tirar las aguas?"
aquella ocurrencia dibujó una sonrisa en mi cara de estúpido
salí del baño y fui a la cocina
me tomé el antidepresivo y puse a calentar agua para café
mientras esperaba que hirviera
seguí platicando con santa en mi cabeza:

"¿te acuerdas de la puta bici que te pedí
o del deportivo a control remoto que te pedí
o de aquel tren eléctrico con rieles luminosos que te pedí?
¿te acuerdas que en lugar de traerme lo que yo quería
me dejabas siempre bajo el árbol aquellos putos calcetines?

posdata: que te den por el culo, puto gordo de los cojones"








viernes, 22 de diciembre de 2017

de la calvicie y otras perversiones


tengo un amigo -nico-
56 años, calvo, panzón, alcohólico de mierda
sobrevive con trabajitos de electricidad y plomería
y vendiendo pedacería de cobre en el tianguis
estuvo casado con la misma mujer durante más de 25 años
pero hace seis meses conoció a gladis, una golfilla de 17
y corrió a su esposa de la casa para meter a gladis en ella:

"en realidad nunca quise a esa bruja, pinche villa
pero me casé con ella por culpa de la baja autoestima
que me ocasionó el hecho de haber quedado calvo en mi adolescencia;
durante años, hasta casi los 30
y al carecer de confianza en mí mismo
lo único que me llevaba a la cama, y solo de vez en cuando
eran meseras borrachas y mujeres de la perdición
entonces apareció aquel adefesio volando en su escoba
y me aferré a ella como un náufrago se aferra al último tablón de madera en el océano
es verdad que ella era fea y gorda y me trataba como a su culo
pero yo mojaba la brocha gratis cada vez que me daba la calentura
y así me quedaba dinero para comprar cerveza y maría
tuvimos 6 hijos y la bruja se metamorfoseó en ballena
pero el trauma de la calvicie me impedía mandarla a la chingada
su monstruosidad, por otra parte, propició
que al final terminara volviéndome un alcohólico
dado que sólo estando borracho conseguía que mi lujuria
sobrepasara la repulsión que su cuerpo me inspiraba;
desperdicié mis mejores coitos copulando con asco
y viví hundido en el turbio fango del autodesprecio;
y entonces, hace algunos meses, sucedió el milagro
cuando un amigo me habló de la micropigmentación capilar
-que consiste en tatuarse sobre el cuero cabelludo
una especie de red formada por miles de puntos negros
que al final parece como si te empezara a crecer
una tupida alfombrilla de hermoso pelo negro-
me costó 3000 pesos tatuarme la puta cabellera falsa
y un par de días tragando aspirinas para las punzadas
una semana después, ya con mi muevo look de vin diesel
conseguí ligarme a gladis en el "burro bar" sin estar borracho
y estuve encerrado con ella dos días seguidos en un jodido hostal
echándole un palo tras otro como si tuviera 21 años
lo siguiente que hice fue subir al coche a la gorila y a mis dos hijos pequeños
y llevarlos a dejar al depa de mi ex suegra
luego cambié la cerradura de la casa y metí a gladis en ella
y ya llevo 6 meses resarciéndome de todos esos jodidos años de mierda
donde entre mi cabeza y el cielo nunca hubo más que aire"

¿y dónde dices que tiene su negocio el tipo de los tatuajes?








domingo, 10 de diciembre de 2017

cada hombre que mato, es una flor que llevo a tu tumba


ninguno de los treintaitantos cabrones que he matado
en el jodido kentucky
resultó ser mi padre
cincuentón de aspecto hundido
blanco, 5 pies 11, pelambrera escasa
ojos azules como esos cielos de mediodía
que se tienden sobre las planicies de minnesota en abril
el hijo de puta mató a mi madre hace 12 años
y se oculta desde entonces entre malvivientes y drogadictos
que le dan a la puta botella en callejones perdidos y edificios abandonados
de cualquier ciudad lo suficientemente grande para que
nadie repare en un jodido zumbado de mirada desorbitada
que gesticula y habla solo en las esquinas
le rebanó el cuello en la cocina con el filo
de una lata de cerveza budweiser
y me encerró en el cuarto y yo no pude hacer nada
mientras ella se desangraba y el cabrón
terminaba de ver el puto superbowl en la tele
-y después huyó en el chevy y mi madre se quedó tiesa
y yo pasé los siguientes 7 años en un puto albergue para huérfanos-
llevo ya 4 buscándolo
en cada estado del midwest americano
hombre blanco, caucasoide, complexión mediana
barriga cervecera, mirada turbia como las ventiscas que asolan
las llanuras nevadas de minnesota en invierno
hace 4 años, a la luz de las farolas
miré a uno con su misma jeta
tumbado en un parque de lincoln, nebraska
le abrí la boca a la fuerza y sin pensarlo mucho
le metí el cañón de la 38 entre los dientes y disparé dos veces
-pero tenía el color de ojos equivocado-
una semana después, en una parada de autobús de omaha
un desharrapado se acercó a pedirme un cigarrillo
y sus ojos adquirieron un brillo tan cabronamente azul a la llama del encendedor
que no me quedó más remedio que volver a usar la puta 38
-pero mi padre aborrecía el tabaco-
ya ni siquiera me molesto en llevar la cuenta
de las veces que el hijo de puta se me ha confundido con otro
y mi récord perfecto de cagadas crece día con día
me he vuelto descuidado y soy como aquellos pistoleros del viejo oeste
que primero te llenaban el cuerpo de plomo y luego
te preguntaban el nombre
hace dos noches, a las afueras de richmond
en el parking de un jodido bar de camioneros
me cargué a un puto negro de casi 2 metros
que estaba meando junto a las ruedas traseras de un kenworth con remolque refrigerado

sabrá dios en qué mierda estaría yo pensando









sábado, 9 de diciembre de 2017

aquel romántico verano en las calles de parís


hoy apenas nada

a media tarde recibo una notificación de whatsapp
tengo mensaje de un número que no conozco
soy brigitte, leo en la pantalla
¿brigitte?, pregunto
¿recuerdas parís -escribe la supuesta brigitte-
el verano del 2006? 😘
oh, bueno, escribo,
eso parece mucho tiempo
te extraño 🙎, dice brigitte
¿sí?, digo
nunca te olvidé, dice ella
claro, digo yo
¿habría alguna cosa -dice-
que quisieras pedirme ahora?
bueno, ¿qué tal alguna foto -digo-
para ayudarme a hacer memoria?
ok, ahora te las mando 👌
pasan unos 30 segundos
¿qué clase de puta broma será esta? pienso
miro la pantalla:
acaba de aparecer una serie de fotos:
en todas ellas, una hermosa mujer desnuda
se muestra en distintas posturas:
abierta de piernas,
apretándose las tetas con las manos,
de pie, con una pierna encima de un pequeño muro
¿te gusta? 🍟, pregunta brigitte
¿esa eres tú?, pregunto
¿ya no me recuerdas -escribe ella-:
la terraza de aquel cafetín
los paseos a lo largo del sena
los besos a la luz de la luna en montmartre? 💋🌙
por lo que se ve en las fotos, digo,
en el 2006 tendrías apenas 10 años
me rompiste el corazón, ¿sabes? 💔
con esa cara y ese cuerpazo, digo,
seguro hallaste pronto quién me reemplazara
tenemos que volver a vernos 💗
no sé..., escribo
me está volviendo loca esta puta soledad en que vivo 😢
bueno, si tanto quieres verme...
solo tienes que ayudarme con lo del boleto de avión 💰
¿avión?, escribo
sí, darme el número de alguna tarjeta, ya sabes
porque acabo de aumentarme las tetas al doble
y me dejé todos los ahorros en la puta operación 💨😁
claro, digo, la operación
entonces, ¿me das el número? 💤

¿y si se lo pides mejor a tu puta madre?







sábado, 2 de diciembre de 2017

encarcelan nuevamente a josé villa, poeta místico ungido en el río ganges, ahora por violación a una vaca


como no tienen otra mierda que poner
en su pinche periodiquito on-line escrito con el culo;
como aquí nunca pasa nada
fuera de uno que otro acuchillamiento en la cantina
alguna mujer puteada por el cónyuge, o que agarraron a uno
robando huevos de tortuga recién desovados,
pusieron que a las afueras de sayulita
una mujer había llamado a la policía
para denunciar que en el corral de su casa había un tipo como de 70 años
tratando de beneficiarse a una vaca:
"asqueroso y depravado sujeto, vecino del municipio
descubierto in fraganti mientras violaba a una vaca"
decía la nota aparecida en la pagina de facebook del sayulita news
a las 9 24 pm del martes 28 de noviembre del 2017
y que al ser abierta se explayaba en los pormenores del caso:
"una vez detenido y esposado por los agentes
que acudieron al llamado de luvinia fonseca, propietaria de la vaca
el repugnante individuo, de unos 70 años y aparentemente alcoholizado
dijo llamarse josé villa, de ocupación poeta romántico
y que en sus ratos libres, aparte de darle a la puta botella
suele deambular por ahí en busca de
estímulos que potencien su creatividad;
dijo que al ir pasando por el camino a un lado del corral
había mirado la cara de tristeza de la vaca
esa mirada melancólica llena de desconsuelo y aflicción
y que no se lo había pensado ni dos veces
para saltarse la cerca y acudir a reconfortar al animal;
dijo que cree en la doctrina budista de la transmigración de las almas
y que detrás de las apariencias subyace una corriente unificadora de energía espiritual
que fluye a través del corazón de cada ser viviente
formando una red cósmica de compenetración mística
dijo que la tiene grande
y que estaba harto de hacerse pajas,
dijo que si ser poeta no da para comer
mucho menos da para pagarse una puta
y que con tanto jodido poeta veinteañero
proliferando por todos los rincones de la puta tierra
los poetas viejos como él ya no conseguían echarle mano a ningún culo
y total, la puta vaca está vieja y madreada y a quién jodidos le importa"
le dieron 1 like y 49 "me vomito" a la nota
y una tal delmira flores escribió un comentario
para pedir que le pasaran el facebook del poeta;
tres días más tarde actualizaron la información
y se divulgó que habían multado a villa con 500 pesos
en concepto de indemnización por daño psicológico a la vaca;
que villa se había declarado insolvente crónico
y manifestaba que le daba lo mismo hallarse dentro que fuera
porque la verdadera puta cárcel está en nuestra mente
que de todos modos lo soltaron al tercer día
por no estar clasificado como delincuente peligroso
y que la vaca de luvinia fonseca lleva tres noches seguidas
lanzándole desgarradores bramidos a la luna







miércoles, 29 de noviembre de 2017

encarcelan a josé villa, poeta supremo de la galaxia, por incumplimiento sexual de tercer grado


¿nombre?

josé villa, honorable magistrado

¿ocupación?

escribo y publico lánguidos poemas de factura melancólica
en foros poéticos de internet, distinguido señor juez

¿sabe usted cuál es la razón
de su presencia en este tribunal, señor villa?:

se me acusa de conducta sexual incompetente
en condiciones precoitales de apareamiento carnal
así como de negligencia penetrativa
en perjuicio de la señorita naomi cienfuegos

¿le importaría brindarme su versión de los hechos 
que dieron lugar a dicha imputación?

todo comenzó a primera hora del jueves pasado
en la barra de la cantina llamada "la perra vida"
cuando pegué la hebra con la citada naomi,
encantadora dama de conspicuos atributos físicos,
a la que, después de incitar para que me secundara bebiendo whisky
y mediante el uso de mis extraordinarias habilidades donjuanescas
pude convencer, ya pasadas unas horas
de abandonar conmigo "la perra vida"
con el fin de trasladarnos a un sitio menos concurrido
donde ambos pudiéramos dar rienda suelta sin impedimento
al despliegue corporal de nuestras bajas pasiones
y sostener un encuentro copulatorio en plena forma
envueltos en el denso...

en pocas palabras, se la llevó a coger
al hotel de la esquina, ¿no es así?

así es, su preclara eminencia:
salimos de "la perra vida" poco antes de romper el alba
y recorrimos a pie, cogidos del brazo para sujetarnos mutuamente
obligados por el avanzado grado de estupor etílico que nos dominaba
y con el fin de evitar precipitarnos de hocico contra el suelo
los 50 metros de acera que separan el susodicho antro de vicio
de la puerta de entrada del hostal "el rezumidero"
sitio de encuentro de aquellos incomprendidos seres
que vagan desterrados por los...

¿y ya en el puto cuarto le bajó las bragas y...?

ella no llevaba bragas, excelentísimo jurisconsulto
sino solo una exigua putifalda de 18 o 20 cms
que apenas alcanzaba a cubrir la zona de su perímetro genital
y una de esas blusas translúcidas que algunas mujeres suelen ponerse
para avivar el ardor de la concupiscencia masculina
prendas las cuales ella se quitó de motu propio
en cuanto hubimos traspasado el umbral de la habitación
y ya en pelotas se tendió sobre la cama
y me dijo: "soy toda tuya, papasito",
con voz impregnada de lujuria y voluptuosidad
agregando luego: "acércate y haz con mi cuerpo
lo que te dé tu puta gana, pinche villa"

¿y qué hizo usted entonces, señor villa?

comencé a despojarme de cuanto llevaba encima, excelso letrado
la camisa vaquera, las botas de piel de víbora
el sombrero texano, el cinturón de cuero de lagarto africano
el puto rolex imitación de 18 kilates, los pantalones wrangler para rodeo;
y total que, ya en cueros y con el fierro tieso como un tubo de acero de media pulgada
me tendí sobre el anhelante cuerpo en ascuas de mi desnuda amiga
... ¡y me quedé dormido encima de ella, puta madre!

¿admite usted, por lo tanto, señor villa
que dejó a la pobre señorita cienfuegos privada de satisfacción carnal
cachonda y lubricada a tope, como seguro habrá estado
amén de despatarrada y ebria, orillada a un insípido autofrotamiento 
sobre la cama de ese sucio cuarto de hotel de quinta?

en efecto, ínclito prócer de la legislatura;
al dormirme ya no fui capaz de proporcionarle su ración de cuello de pavo

¿admite usted adicionalmente, señor villa, 
que prefirió abandonarse sin más, el día de autos
en los brazos de morfeo antes que pasar por la piedra
a su agraciada y sensual compañera de correrías
y que lo hizo aun siendo usted perfectamente consciente
de lo mucho que requería ella de una cogidita, señor villa?

en efecto, bondadoso émulo del legendario hammurabi,
no puedo más que confirmar su acertada descripción de los hechos

a mi entender, señor villa, la cosa está clara:
es indudable que incumplió usted con el pacto de acoplamiento carnal
que había quedado establecido tacitamente, per animus recipiendi
entre usted y la señorita cienfuegos durante el transcurso
de las horas en que ambos alternaban en "la perra vida"
y que en la visita al hotel debió ser ratificado echando un palo

estoy de acuerdo con su parecer, magnánimo descendiente del sabio salomón,
esa puta nochecita la cagué del nabo

quiero ser benevolente con usted, señor villa:
he leído algunos poemas suyos y tengo la impresión
de que en el fondo no es más que un pobre jodido;
así que sólo le impondré un mes de encierro en solitario
y la administración diaria, vía intravenosa
de una dosis equivalente a 3 viagras 
sin derecho a hacerse ni una puta paja mientras cumple su condena
bajo pena de aumentar, a la menor señal de eyaculación
el tiempo de encierro, a razón de una semana por cada paja;
¿desea añadir alguna cosa, señor villa?

¡métase un puto dedo por el culo, pendejo mamón hijo de puta!



domingo, 26 de noviembre de 2017

raymond villa, domador de osos y culebras


lo mejor del programa del puto circo
-hasta que la cosa se jodió aquella noche en charlottesville-
era el número de ricitos de oro
donde los 3 osos grizzly y la hermosa natasha
-con colitas en el pelo y vestido de niña-
recreaban el cuento infantil cada vez que tocaba dar función
ajustando la secuencia de sus movimientos en la pista
al rollo grabado que emitían las bocinas:
"alguien se ha comido mi puta sopa"
gruñía la voz por los altavoces
mientras papá oso se erguía sobre sus patas traseras
y soltaba al aire un par de manotazos
que provocaban unos cuantos chillidos entre los asistentes
y hacían recorrer por la espalda de muchos de ellos
un escalofrío de terror al contemplar los dos metros de altura que alcanzaba la bestia
e imaginar su potencial de destrucción y muerte;
más de 800 funciones a lo largo de 2 años y medio
recorriendo europa, china, australia y república dominicana
hasta que la cosa se salió de madre aquella noche en charlottesville
y los putos osos, en lugar de saludar a la concurrencia
como hacían siempre al terminar el número
y meterse luego dócilmente en la jaula
se abalanzaron enfurecidos sobre la inocente natasha
-allí de pie entre ellos, con su maravillosa sonrisa siberiana-
y se dieron concienzudamente a la tarea
de despedazar su bellísimo cuerpo en cosa de un minuto
como si se tratara de una muñeca de trapo
que hubiese sido succionada por la turbina de un puto avión de pasajeros

"será mejor que saques tus cosas de aquí, ray"
me había dicho natasha unas pocas noches antes
-el mismo día que el circo había llegado a charlottesville
y se había instalado en aquel descampado junto al río-
luego de haber echado una cogidita en su caravana
y mientras fumábamos tirados en la cama:
"tengo ganas de pintar esta pocilga y cambiar el mobiliario"

"esa perra me ha mandado a tomar por culo
con el pretexto de querer remodelar su jodido carromato"
le conté afligido esa misma noche a papá oso
recostado en su lomo, con la botella casi vacía en la mano
mientras regaba con mis lágrimas calientes
la paja reseca del piso de la jaula:
"seguro ya se la está cepillando el puto payaso nuevo"

metieron en un par de bolsas negras
los pedazos de lo que, en tiempos más felices
había formado el magnífico cuerpo de la hermosa natasha;
dos días más tarde la enterramos en el holly memorial gardens
y el payaso nuevo pronunció una oración junto a la tumba
y luego se acercó a mi lado y me cogió una mano con la suya
y murmuró a mi oído "creo que me gustas, ray"
y otra cosa que ya no entendí muy bien
porque la sangre se me había bajado de repente a los pies

y la cabeza me había empezado a girar como un puto remolino enloquecido





jueves, 23 de noviembre de 2017

todo el puto whisky del mundo


lo primero que hago todos los días
en cuanto dejo atrás las instalaciones de la base
es parar en harry´s y pedirle a carlos
que me sirva un puto whisky doble;
normalmente no necesito más:
un puto trago me basta
para quitarme del cuerpo esa como sensación mierdosa
que me queda luego de pasarme 6 horas
dedicado a extirpar de la faz de la tierra,
(de la manera más quirúrgica posible, eso sí)
todo tipo de excrecencias humanas que pululan en ella
-especialmente en el jodido afganistán y alrededores-
mediante el manejo a distancia de los mandos de un firebird IV
-dron de última generación impulsado por hidrógeno-
cargado hasta el culo de potentes explosivos
y cuyo plan de vuelo en misión de rastreo, detección y limpieza de targets antiyanquis
controlo comodamente sentado frente a la consola de instrumentos
de mi cabina en el nivel 40 bajo tierra
de la base militar antiterrorista ultrasecreta roosevelt
a unas 15 millas al noreste de indian springs, nevada
(donde no hay ni siquiera una puta iglesia, pero sí un par de casinos y el harry´s bar)
y a 12 mil millas de aquel inmundo estercolero infestado de satánicos engendros radicalizados

un puto trago me basta, decía
si la misión concluye de acuerdo a lo esperado
-diez, veinte o cien jodidos talibanes enviados a reunirse con sus antepasados-
dos tragos si entre las bajas aparece un puto periodista de la cnn
que quería estar allí a toda costa;
tres, si hay un niño o una mujer inocentes entre los caídos;
cuatro, si la cagué de plano y apunté al blanco equivocado
y dejé caer 100 kilos de explosivos que dejaron reducida a escombros
una casa donde se hacinaban tres o cuatro familias;
cinco, si confundí un centro de oración
con un centro de adiestramiento de guerrillas
-y aquellos jodidos barbudos se parecen todos unos a otros-
y en lugar de cargarme a 50 despiadados terroristas
imbuidos de odio a todo cuanto representan nuestros grandiosos ideales americanos
-libertad, igualdad de derechos, un macdonalds en cada esquina y amor a la humanidad-
me cargué a 50 piadosos hombres de fe congregados en oración y recogimiento místico

hoy ocurrió una cosa que nunca había ocurrido antes:
el puto dron se quedó sin combustible justo encima de una escuela primaria en el centro de kabul

voy a salir muy borracho del harry´s




martes, 21 de noviembre de 2017

puto sin querer queriendo

                                                                                                 el miedo se ha vuelto jaula:
                                                                                                ¿qué haré con mi pinche pájaro?

                                                                                                                  alejandro pizarrín


soy un hombre en crisis
he alcanzado la edad del colapso físico
y mi organismo se deteriora a pasos agigantados
sin que nada que yo haga pueda
retardar dicho proceso:
así, en menos de dos años
he perdido 6 piezas dentales
los últimos folículos de la cabeza
mi esperma sale ya en forma de chorritos de agua
-eso cuando sale-
los dolores reumáticos ocasionales en las piernas
se han extendido a todos mis huesos y son ya crónicos
meo 40 veces al día y en gotas
sufro de escalofríos a pleno sol, con 33 grados centígrados
la ciática me inmoviliza en cama cada dos por tres
necesito dos viagras para conseguir una puta erección
que me dure lo suficiente para meterla y empujarla una docena de veces
necesito 3 días de reposo absoluto y 5000 miligramos de b12
para recuperarme de una jodida sesión copulatoria
-"ya valiste madres, pinche villa"
me digo a veces en la madrugada-
hace un par de meses empezó a dolerme el pito cuando meaba
fui con el puto doctor a ver qué me decía
"vamos a revisar esa próstata, villa"
me hizo quitarme los calzoncillos y ponerme a gatas
me metió un puto dedo en el agujero del culo
y se pasó un buen rato hurgando mis intimidades anales
"vaya, vaya"
murmuraba el hijo de puta mientras paseaba su puto apéndice dactilar
por arriba y abajo de las cavernosidades de mi culo
al fin me sacó el dedo y me dijo que me vistiera
"voy a recetarle un tratamiento para bloquear la testosterona, villa
con el fin de detener el crecimiento y reducir la inflamación prostática"
"o sea, voy a terminar convertido en puto ¿no?"
"uno de los efectos colaterales del medicamento, en efecto
induce conductas homosexuales en los pacientes"
"y qué pasa si no me tomo esa mierda, doc"
"la próstata seguirá hinchándose indefinidamente
hasta llegar a tener el tamaño de un puto balón de futbol:
entonces probablemente su cuerpo ya no podrá evacuar la orina
y usted morirá al cabo de un par de días por acumulación masiva de sus propios meados"
la crisis de los 40 la superé, si mal no recuero
injertándome 100 mil pesos de cabello en la cabeza
la crisis de los 50 me acabó chupando un huevo
gracias a un generoso régimen de consumo de viagra a discreción
y a que cerca de donde vivía había un hotel de putas
que me dejaban echarles palo por una fracción de la tarifa estandar
si las abordaba al amanecer, ya tomadas y en días flojos
ahora de nuevo estoy en crisis
pero esta crisis, por lo visto, no tiene nada que ver con aquellas otras
para empezar, ya me metieron un dedo en el culo
y el otro día vi en el espejo que me han empezado a crecer un par de tetas
-otro de los efectos secundarios de la mierda que tomo-
por otra parte, cuando voy a la playa
en lugar de ponerme a verle el culo a las bañistas
y fantasear con que les bajo el bikini y me las cojo de pie
me le quedo viendo el paquete a los fulanos
y se me cae la baba

de modo que, si uno de estos días
llegaran a leer un poema mío donde hable de los pajaritos, las putas abejitas y los atardeceres
-y dedicado "a toño, el playero" o "a ricardo, el de las piñas coladas junto al muelle"-

ya saben lo que me estoy dejando meter cada noche para ver si salgo de la puta crisis




lunes, 20 de noviembre de 2017

por qué no habré nacido hermafrodita homosexual en corea del norte


con frecuencia había tenido el deseo
de escribir un poema sobre méxico
hablar de algunos lugares que conozco
de las cosas que hice allí, de la gente que he encontrado
a lo largo del putamadral de años que llevo en este rincón de la tierra
hablar de cierta playa en san blas, por ejemplo
donde el coche se me descompuso al llegar
y me pasé los siguientes 3 meses acampado frente al mar
bebiendo cerveza y tomando el sol durante el día
y bailando por las noches en alguno de los muchos congales
que había entonces por aquella zona;
hablar del pueblo mágico de san sebastián
con sus casas pintadas todas de blanco
y tejados de teja roja que reluce
como un rubí al sol del mediodía
enmarcado por el follaje verde esmeralda bla bla bla
o de la vez que fui en transbordador a cabo san lucas
con apenas 14 años, sin un puto peso en el bolsillo
y sobreviví robando latas de atún en los supermercados
hasta que me agarraron y me embarcaron de regreso a manzanillo;
o del viento que nunca deja de soplar en el llano del sur de jalisco
y la soledad metafísica que se experimenta cuando uno detiene el coche
en medio de alguna carretera desierta para bajar a echar una meada

pero nunca pude escribir el susodicho poema patrio
hasta apenas hoy en la madrugada
cuando, sin venir a cuento de nada
me dije cualquiera puede escribir
un jodido poema sobre este pinche país de criminales
basta con decir que en san sebastián, por ejemplo
-y como digo san sebastián puedo decir cualquiera de entre miles de lugares-
hay un puto nido de sicarios
y que si alguna vez la cagas y se te ocurre la pendeja idea
de darte una vuelta por allí
hay una probabilidad muy alta de que acabes asesinado
y tirado como un puto perro en plena plaza principal
en un charco de tu propia sangre aún más reluciente
que los putos tejados esos que brillan como rubíes
envueltos en el esplendor esmeralda bla bla bla
o decir que si vas de turista a san blas
-y como digo san blas puedo decir acapulco, veracruz, cabo san lucas y un largo etcétera-
en lugar de una puta cámara para hacerte putos selfies de tu ridícula jeta
te lleves mejor un chaleco antibalas y de ser posible un par de guardaespaldas
a menos que quieras regresar de tu viaje convertido en un cadáver
metido en una bolsa negra y con 10 kilos de plomo de sobrepeso;
o decir que pararte a echar una meada
en un punto cualquiera de las jodidas carreteras de mierda que cruzan este país
-y por mucha soledad metafísica de la que te sientas rodeado-
te expone ipso facto a ser secuestrado por un comando armado
y ser torturado, decapitado, desmembrado y sembrado por montes y cañadas
para que te traguen los animales salvajes como si fueras un puto gusano asqueroso

y hete aquí que practicamente en un par de minutos
he podido por fin escribir el dichoso poema sobre mi país
que por largo tiempo había anhelado escribir
y del que, sin embargo, ya me queda claro
que no es la gran mierda ni nada por el estilo
y que en las escuelas no van a ponerlo a recitar
las maestras a los escolares de primaria
y decirles este villa es el gran poeta patrio
que está a la altura del puto lópez velarde
que como todos saben escribió el himno nacional
el himno a la bandera y todo muy bonito y precioso

todo muy bonito y precioso, niños, pero echen el cerrojo a la puerta y no salgan a la puta calle





domingo, 19 de noviembre de 2017

venden en 20,000 dólares por eBay, unas bragas con lacitos rosa de marilyn, que ella nunca llegó a estrenar


alguien entró en mi cuarto hace algunas noches
y aprovechó que yo dormía para llevarse
el cartón lleno de libretas con poemas inéditos
que tenía debajo de la cama

fue lo único que se llevó: el dichoso cartón
no se llevó mis dos pantalones levi´s
ni mis botas caterpillar de suela reforzada
ni el vaso con agua sobre la mesilla de noche
donde pongo a remojar mi dentadura postiza mientras duermo

no se llevó tampoco la caja sin abrir con 24 condones
-que compré hace 5 años, en la época en que pretendía a aurorita
y que probablemente ya esté caducada
(y aurorita, que era virgen entonces y al final nunca me aflojó las nalgas
ahora que está casada seguro coge hasta por las orejas)-
ni la botella de cuervo ni la de jack daniels
ni el tarro de pomada de peyote para untarse
-que no alivia ningún dolor ni reduce ninguna hinchazón ni te quita la cara de idiota
pero te induce un trance donde nada de eso te importa demasiado-
ni se llevó un cartón casi idéntico al que me robó
y en el cual guardo mi colección de los 60 primeros números
de la playboy magazine que me dejó en herencia mi tío godofredo
-incluye el mítico primer número con marilyn en la portada-
casi completamente libre de manchas y dobleces y olores sospechosos
-el puto tío godofredo en realidad era maricón
y usaba las revistas como coartada cuando era adolescente-

después de meditar profundamente al respecto
-suelo meditar mientras cago, pegándole sorbitos al tequila-
la única explicación que le encuentro a la extraña conducta del ladrón
es que el hijo de puta probablemente sea
uno de esos videntes capaces de profetizar hechos futuros
y que merced a dicha facultad
él haya podido captar cuando soy nombrado ganador del nobel de poesía
-¿en 10 años más? ¿quizás en 8?-
y el aumento a raíz de ello, hasta alcanzar proporciones estratosféricas
del valor de los manuscritos que contienen mis obras originales
y de la fortuna de cualquiera que las tenga en su poder

posdata: acabo de encontrar en la calle, frente a la puerta de mi cuarto
el cartón con libretas que me robaron la semana pasada
y una nota encima pegada con cinta adhesiva
donde alguien ha escrito lo siguiente:

lástima que no escribas tus pendejadas en papel de baño





jueves, 16 de noviembre de 2017

espectáculo de masas


gran concurrencia se dio cita
en el salón de actos de la biblioteca pública municipal de san torcuato del nabo
con motivo del recital poético que esta noche brindó
el ilustre poeta del sur de jalisco, josé villa
con románticos poemas extraídos de su más reciente libro publicado
mi negra me pone los putos cuernos con todo el vecindario; 
22 sillas de pvc blanco y 17 cubos de polyespuma semirígida de colores surtidos
y una tía cuarentona del poeta sentada en uno de los cubos
pudieron gozar durante casi una hora
de la lectura que de su obra efectuó el excelso vate
quien después del acto agradeció cordialmente
la atención dispensada por las sillas y los simpáticos cubos
así como por su querida tía hildegarda
a la declamación de sus versos;
"nunca había tenido un auditorio que escuchara mis palabras
con la contención y el silencio con que ustedes lo han hecho"
agregó emocionado el poeta
pasándose un pañuelo por los ojos para ocultar una lagrimilla;
las sillas y los cubos acogieron sus elogios con circunspección
la tía hildegarda no oyó nada porque había olvidado su prótesis auditiva
pero aplaudió un par de veces por intuición femenina
"quizás alguna de las sillas quiera escuchar otro par de poemas"
sugirió villa a través del micrófono
y probablemente se habría puesto ipso facto a seguir recitando
de no haber mediado la circunstancia de que
justo cuando ya se aclaraba la garganta a tal efecto
dos empleados de intendencia irrumpieron en la sala
y empezaron a quitar de las paredes los afiches del recital de villa
para poner luego en su lugar una serie de brillantes cromos
con imágenes de distintos productos de la familia tupperware
cuya reunión mensual de vendedoras tendría lugar en aquella sala
unos minutos después, y donde la tía hildegarda
recibiría el diploma de vendedora del mes y un reloj casio pirata
por las grandes ventas de, entre otros artículos
el fabuloso set de 8 tazoncitos multiusos con tapa sella-fácil
y el pack de 3 refractarios crystalware para horno
-el recipiente ideal para tus pasteles y tartas-

-¿no te quedas a la reunión de las chicas tupperware, villa?

-¿acaso pretendes insinuar que soy uno de esos jodidos poetas muertos de hambre
que necesitan recurrir a trabajillos de poca monta para sobrevivir? 

miércoles, 15 de noviembre de 2017

las mil y un huevo de noches


cuando mi chica se va a la cantina
emputada conmigo por mi falta de ambición
mi incapacidad para encontrar trabajo, mi empecinamiento
en mantener la idea de que tarde o temprano
alguien publicará mis poemas y entonces me volveré famoso y rico
-¿a qué idiota se le ocurriría publicar esa mierda, pinche pendejo?"-
cuando se va, digo, a la pinche cantina
encabronada y medio alcoholizada y echando pestes
furiosa, más que conmigo, con ella misma
por no ser capaz de mandarme a la chingada de una puta vez
y en lugar de estar malgastando los mejores años de su culo
con un tipo huevón que vive del cuento y de lo que puede extorsionarle a su anciana madre
se busca mejor un cabrón con dinero que pueda ofrecerle una vida desahogada;
cuando se larga, entonces, esta mujer violenta y borrascosa
a la cantina, rabiosa y desesperada porque otra vez ocurrió
lo que ocurre cada puto fin de semana que los dos cogemos el pedo
o sea: que se acabó la puta cerveza y se acabó el puto dinero
-y apenas es viernes a las 11 pm y ella tiene 25 y el cuerpo le pide más alcohol-
y entonces, por lo tanto, a pesar del gran amor que ella me tiene
a pesar de que soy su adoración y ella no podría vivir sin mí
por lo visto, sin embargo, no le va a quedar más remedio que recurrir al plan b
o sea: ponerse la mini y los tacones y largarse a la cantina a ver si por casualidad
encuentra alguno que le quiera invitar los tragos;
cuando se larga, en fin, meneando el culo detrás de esa puta mini entallada
y desaparece dando un portazo y dejándome solo allí en el apartamento
despatarrado y medio borracho y triste en el sillón
inundado por un jodido sentimiento de fracaso y humillación
ocasionado por la rudeza de que soy objeto por parte de la mujer a quien amo
por la deslealtad que me demuestra, por su flagrante incomprensión
-"eres demasiado viejo para escribir esas pendejadas tan cursis que escribes"-
me digo que ya estuvo suave, que esta vez fue la última, que a chingar a su madre;
que la muy puta no vuelve a pisotear mi dignidad con sus desplantes
y que cuando aparezca de regreso de su juerga dentro de dos o tres días
y toque a la puerta para que la deje entrar
sólo abriré para arrojar su maleta a la escalera
y decirle en su puta cara que lo nuestro acabó, que se busque a otro pendejo que la aguante
y que ya no quiero verla más

pero cuando ella, en efecto, regresa
de la cantina dos o tres días después de haberse largado
y toca a la puerta y grita con voz aguardentosa
"¡abre la puerta de una puta vez, hijo de la chingada!"
yo me apresuro, pese a todos mis firmes propósitos de rechazarla,
a abrir y dejarla entrar sin hacerle un papelito,
más que nada por evitar el escándalo y la deshonra pública;
la recibo, eso sí, con arrogancia y frialdad
alejándome ostentosamente de ella todo lo que puedo para no tocarla
y cubriéndome la nariz como si la peste que exhala fuese insoportable
-en realidad siempre arrastra un tufillo a pastilla de jabón de hotel de paso-
"prende el puto calentador para darme un baño, ¿quieres?"
"nos cortaron el gas y también el agua"
"eres un puto inútil de mierda, no sé para qué vergas sigo contigo"
"respecto a eso, mayra, hay algo que quisie..."

cuando mi chica -ya acabo con esto, no se impacienten-
regresa de la cantina tres días después de haberse ido
y yo estoy por fin a punto de emitir la fatal sentencia que escindirá nuestros caminos para siempre
-incapaz ya de seguir soportando el abuso emocional que ella me inflige
el estrés psíquico que me genera su errática conducta, la profunda desolación
en que me hundo cada vez que ella penetra en los abismos de la noche-
la muy cabrona, que las ve caer,
abre su bolso y saca un puto billete de 500 y me dice:

-toma, villa, vete por unas putas cervezas y tabaco y luego echamos una buena culeada

y así yo vuelvo a quedar embaucado por sus malas artes, como si ella fuera scherezada
y yo aquel pendejo sultán que nunca tuvo los huevos para deshacerse de ella





lunes, 13 de noviembre de 2017

remedios caseros para la soledad masturbatoria


a un lado del rincón del mercadillo callejero
donde coloco sobre un puto cartón tirado en el suelo
los ejemplares de la edición completa saldo
de cada uno de los tres librillos de poemas autoeditados que he publicado
a lo largo de mi exitosa carrera poética
-los remato a 10 pesos, y te doy tres por dos-
se instala zenaido, un tipo más o menos de mi edad
que exhibe una pancarta de metro y medio de alto
donde anuncia remedios para la sexualidad insatisfecha:

extracto de feromonas de neanderthal en gotas
sintetizado en laboratorios alemanes con tecnología de vanguardia
garantizado que te tomas tres en la mañana
y para mediodía ya te habrán arrinconado en el baño de la oficina
-con la intención de hacerte objeto de una violación grupal-
las 3 o 4 tiparracas que a pesar de llevar trabajando
un año en el mismo despacho contigo
parecieran no haber advertido nunca antes tu presencia

probióticos del antiguo egipto regeneradores del tejido uterino
obtenidos mediante cultivo in vitro de bacterias momificadas
encontradas recientemente en el sótano de la pirámide de cleopatra
se mezcla una cucharadita con un vaso de agua de limón
y se toma en una sola dosis para curarte el cáncer de matriz
los quistes ováricos y la menopausia
y recuperar a los 50 las ganas de coger que tenías a los 18
con la ventaja de que ahora, ya vieja, corrida y desengañada del puto amor
no te andarás con remilgos a la hora de que el borracho divorciado del depa de al lado
te invite a echar una culeada cuando te cruces en la escalera con él

pomada reductora del pene confeccionada con ayahuasca
según la receta secreta de los jíbaros del amazonas
se la untas en la verga al borracho putañero de tu marido
cuando se quede profundamente dormido después de volver en la madrugada
de refocilarse con sus putas en el jodido congal del pueblo
y puedes estar segura que cuando el cabrón despierte,
se encontrará con la sorpresa de que su anteriormente monstruoso instrumento fornicatorio
tiene ahora el tamaño de una puta vaina de guisantes
-y más o menos el mismo ridículo aspecto-
se vende individualmente o en pack doble con la

pomada agrandadora al 300 % del pene
hecha a base de hojas de ortiga y raíz de ruibarbo
con efectos de una hora aproximada de duración
te la untas dentro de la vagina en los instantes previos
a que tu marido apague la tele después de ver el puto partido de futbol de los sábados
y se disponga por fin a cumplir con sus deberes conyugales
con esa jodida piltrafa de 10 centímetros de largo que le cuelga de la entrepierna
y una vez que te la meta, ya endurecida al contacto
con las sinuosas formas de tu ardiente anatomía
solo tienes que esperar un minuto a que le aumente brutalmente de tamaño
y se le ponga tan grande y maciza como la de un auténtico macho semental africano
-¡qué estás esperando para darte por fin la oportunidad
de sentirte bien cogida después de 20 años de insípidos y frustrantes coitos!-

barra desodorante disponible en tres fabulosos aromas
-fresa virgen, durazno prenupcial y zarzamora de los bosques del castillo de la emperatriz sissi-
para mujeres con escaso sex apeal y porcentaje de conquistas zero
-las típicas quedadas que ningún hombre voltea a ver así vayan en pelotas-
su ingrediente principal consiste en sudor natural de actriz porno
recolectado en medio de la filmación de las más bestiales escenas de sexo anal alcoholizado
protagonizadas por las zorritas más cachondas y sexuales de la industria del cine para adultos
te aplicas una o dos capas en las axilas después del baño
y ya puedes ser la tipa más gorda, fea, vieja y de genio más jodido de todo el municipio
que ese mismo día seguro atrapas un adonis para que te lleve a la cama
y quizás hasta incluso te proponga matrimonio

todos nuestros productos tienen garantía por un año
pregunte por nuestras increíble promociones
no nos hacemos responsables por casos de asalto sexual, violación o mamadas repentinas
que pueda usted sufrir en cualquier momento una vez comenzado el tratamiento
para mejores resultados, tome siempre el triple o más de la dosis recomendada
y si puede mezclar con alcohol, drogas, hongos alucinógenos o cosas de esas
¡hágalo entonces, chingada madre, que la puta vida se acaba en cualquier momento
y los palos que no echó usted aquí abajo ya no podrá echarlos en el cielo!

le cambié a zenaido uno de mis librillos
por un botecito con hormonas de neanderthal;
me vacié el contenido del puto bote entero en la boca y lo engullí de un trago
esperé un día a que la sustancia hiciera efecto, pero no ocurrió nada:
las mujeres seguían ignorándome igual que habían hecho desde siempre
esperé otro puto día y tampoco obtuve mejores resultados,
así que al tercer día le reclamé al cabrón la ineficacia de su brebaje:

-esas gotas de mierda no sirven para nada, son un puto fraude

-y tú qué puta cara tienes de reclamar nada, pinche pendejo,
-me respondió con auténtica animosidad-
cuando la portada de tu libro anuncia que eres el poeta supremo de la galaxia,
y voy entonces y abro el puto libro al azar
y lo primero que salta a mis ojos es un puto poema donde dices
que debajo de la cama pones todas las noches un tetrabrik vacío
para usarlo como bacinica y así poder vaciar la vejiga
sin verte obligado a levantarte en la madrugada a salir a mear al patio:
¿crees tú que esa mierda tenga alguna relación con la poesía?
¿te parece correcto jugar con la sensibilidad de un lector culto y emocional
incitándolo con engaños a leer tus blenorragias mentales?
sentí tanto asco que tuve que coger el encendedor y prenderle fuego al puto libro

al final logré convencer a zenaido de que aceptara recibir a cambio
otro de mis libritos por unas cápsulas para las jodidas hemorroides

dos distintos artículos para hacer con ellos una sola cosa:

 metérselos por el culo






jueves, 9 de noviembre de 2017

nunca sabes qué fuiste en tu pasada reencarnación


luego de correrme una sustanciosa juerga
a base de whisky, montañas de coca y un par de putas
dormí 48 horas seguidas
y desperté convertido en paulo cuello

no me percaté de tal desgracia
sino hasta verme la jeta en el espejo
contemplándome con aquel aire de superioridad moral
y adornada con la clásica barbita de candado

¡su puta madre! -pensé-
logrando apenas reprimir el vómito
¡qué clase de mierda de broma pesada es esta!
me restregué aterrorizado los ojos con las manos
mojé una toalla y me friccioné con fuerza la cara
diez o doce veces hasta casi sacarme sangre;
a fin de cuentas, sin embargo, no conseguí nada con ello:
cuando volví a clavar la mirada en el espejo
el puto engendro de mierda seguía allí enfrente
con una media sonrisa entre irónica y complaciente
dibujada en los restirados labios enmarcados
por los pelos canosos del bigote y la barba

¿y ahora qué mierda se supone que tengo que hacer?
¿cortarme la puta cabeza, acaso?
¿gastarme los ahorros de la jubilación en un cirujano?
¿tragarme todo el jodido bote de valium?

pero lo peor estaba todavía por llegar:
así, de pronto, sin solución de continuidad
mis pensamientos sufrieron una radical metamorfosis
y dentro de mi cabeza comenzó a resonar
el eco brasileiro de una sentencia paulocuellística:

nunca es demasiado tarde para enderezar el rumbo 
de una puta vida dedicada a revolcarse en el fango
y comenzar a realizar pequeños actos de bondad y afecto
hacia las personas que encontramos en nuestro camino
brindar una mano amiga de apoyo al pobre y al jodido
socorrer a los ancianos, los ex convictos, los tragafuegos de los semáforos
y dejar incluso que nos metan mano al culo
aquellos degenerados que nos acosen en el transporte público

al final de aquello sentí cómo mi cuerpo se volvía de gelatina
una gran debilidad se apoderó de mis miembros
tuve que sentarme en las baldosas, recargado en la bañera
me llevé las manos a la cabeza, haciendo presión sobre los parietales
traté de recordar alguna puta oración para pedir perdón a dios por mis pecados
y rogarle que se apiadara de mí, que me regresara mi identidad de siempre
pero solo me vino a la mente el principio de un corrido de los tigres del norte
luego me comenzó a embargar una especie de difusa apatía
-incluso llegué a decirme: bueno, tampoco es el fin del mundo
en el aspecto físico no puede decirse que haya empeorado
y además podré cogerme a todas esas mamonas que veneran a este pendejo-
el frío de las baldosas empezó entonces a infiltrarse en mis huesos
me incorporé y salí del baño evitando mirar el espejo
regresé a la cama y me eché encima las mantas
y volví a quedarme traspuesto hasta la tarde del siguiente día
cuando desperté no recordaba nada de la pesadilla de allí arriba
pero mientras extendía la espuma de afeitar sobre mi cara, pensé

con lo que me han crecido los pelos, ya podría recortarme una barbita de candado





miércoles, 8 de noviembre de 2017

el último vuelo de superman


después de divorciarse de luisa
que había envejecido mal y abusaba cada día más del vodka
y que no paraba de incordiarlo y ponerle mala jeta
hasta por el más insignificante motivo
-incluso echarse media cucharadita extra de azúcar al café
bastaba para desatar un comentario lleno de acrimonia-
clark kent, ex periodista y superhéroe retirado
metió en el maletero de su viejo impala 2004
un par de bolsos con ropa y enseres de higiene personal
y salió dando marcha atrás por el sendero de entrada al garaje
de la casa en las afueras de metrópolis donde había vivido
los últimos 45 años con su mujer;
alcanzó la calle, cambió luego la palanca
de reversa a primera, metió a fondo el acelerador
y salió cagando leches de aquel lugar; donde, en realidad
no lo había pasado tan mal;
era temprano en la mañana del que prometía ser
uno de esos agradables días soleados de abril
las hojas de las hayas plantadas a lo largo de las aceras
brillaban como si acabaran de aplicarles una capa de barniz
el césped de los jardines frontales de las casas
hacía pensar en espléndidos picnics a la sombra de frondosos olmos;
en arroyuelos azules con piedritas doradas reposando en el fondo del cauce,
y en bellas mujeres ataviadas con alegres vestidos veraniegos
recostadas sobre la hierba medio borrachas y con el pelo suelto
clark, sin embargo, no se hallaba precisamente en condiciones
de apreciar la belleza de aquella mañana
siempre había sido un tipo más bien dado a la introversión
y su pasatiempo favorito era sentarse en algún sillón de la sala
y oír a luisa hablar por horas de cualquier estúpido asunto doméstico;
nunca se habría divorciado de ella
de no haber sido porque al final había tenido que aceptar
que el hecho de que él no se viera afectado tanto como ella por el paso de los años
despertaba en su mujer una especie de rencor vengativo hacia él
y la impulsaba a perpetrar una vez tras otra
aquellos torpes intentos por administrarle pequeñas dosis de kriptonita
mediante el expediente de diluirla en el café o la copa de whisky al final de la cena,
revolverla en la salsa del plato de chili con carne que le preparaba algún domingo,
pulverizarla y mezclarla con el parmesano de las ensaladas
o incluso en solución al 5% -la más fuerte que podías conseguir en el mercado negro-
inyectarla en los m&m´s y las barras de snikers que con fingido gesto distraído
le ofrecía mientras él miraba las noticias de las 9
(intentos todos ellos infructuosos dado que
en cuanto detectaba el aumento en el nivel radiactivo de sus valores hemáticos
clark sólo tenía que engullir una píldora de peyote oaxaqueño para estabilizarse)

al atardecer del sexto día del resto de su vida sin la inolvidable luisa
a unos 1500 kilómetros al este de metrópolis, casi llegando a nashville
aparcó clark el coche junto a la oficina de recepción de un motel happy days
y se dispuso a repetir por sexta vez al hilo en aquella fatídica semana
la simple secuencia de pasos que marcaba el final de cada día, a saber:
salir del coche, entrar en recepción
acercarse al mostrador, tocar la campanilla, esperar
decir "hola, buenas, necesito un cuarto" al anodino ente de aspecto irrelevante
que solía atender al quinto o sexto timbrazo de la campanilla
-y preguntarle de algún lugar por allí cerca donde sirvieran
el clásico pedazo de carne rezumando grasa, acompañado con papas, café y helado-
anotar su nombre, dirección, dar número de tarjeta
recibir la llave del 75 "en el segundo piso, las escaleras
están al final del edificio, saliendo a la izquierda"
volver al coche, aparcarlo junto a las escaleras
subir al jodido cuarto, desnudarse, meterse un rato bajo la regadera
abrir la botella de whisky, sentarse en la silla de plástico frente a la ventana cerrada
dar un buen trago, empezar a llorar como un estúpido adolescente hundido en el desamor
y acabar tirado bocabajo en la pisoteada moqueta a las 2 de la mañana

al atardecer del sexto día de su deriva hacia el este
a unos cuantos kilómetros de nashville, capital mundial de la música country
después de aparcar el coche a un lado de la oficina de recepción
del happy days -una estrella y media- de henderson road,
decidió clark introducir una pequeña variación en aquel puto script de mierda que
regía ahora el curso de sus vacuas y extraviadas jornadas;
a tal efecto abrió el maletero y procedió a hurgar en uno de los bolsos,
hasta encontrar aquella legendaria capa roja de algodón reforzado con fibromalla de kuarzón
-un puto metal sintétizado por jor-el años antes de que todo se fuera a la mierda-
que llevaba ya 15 años sin colgarse al cuello;
cerró luego el maletero, sacudió la capa, se la echó sobre la espalda
se la enganchó al cuello asegurándola con las correas remachadas con velcro
y echó a correr acto seguido hacia henderson road
llevando los brazos extendidos y ligeramente levantados,
y sintiendo cómo ya las piernas no le respondían igual que antes
cómo el puto corazón le retumbaba igual que una matraca,
cómo el viento ya no lo envolvía entre sus brazos para arrancarlo del suelo...

el anodino ente de aspecto irrelevante que fungía desde hacía un par de meses
como administrador general del happy days -una estrella y media - en henderson road
dijo al ser interrogado por la policía
que él no se había percatado de ninguna maldita cosa
que él además llevaba por lo menos ya medio año
sin meterse ningún clase de mierda en el cuerpo
-"estaba dentro de la puta oficina, viendo spiderman contra el doctor pulpo en netflix"-;
que el tipo con la capa roja que había quedado hecho papilla sobre el asfalto de henderson road
aplastado cuando al parecer había intentado cruzar corriendo la calzada
por un camión de 18 ruedas que transportaba cajas de carne refrigerada
no estaba hospedado en el motel, ni él lo había visto nunca:
"escuché sonar un claxon, luego un brutal rechinido de neumáticos
después un fuerte golpe y cuando salí a ver qué demonios pasaba,
me encontré con el hombre allí embarrado sobre el pavimento
las gafas intactas a unos metros de distancia,
un zapato por acá, un ojo rodando calle abajo

y las putas tripas chorreando sangre sobre esa ridícula capa del todo-a-dolar"






lunes, 6 de noviembre de 2017

tragando polvo en cada vuelta del camino


a los 14 pegaba en las paredes de mi cuarto
pósters de ferraris, lamborghinis y corvettes
y me masturbaba mentalmente con la idea
de que en un futuro no muy lejano
uno de esos cochazos estaría en mi garaje
para que cada vez que me diera la puta gana
saliera a pasear en él por las calles del barrio
a vuelta de rueda, deteniéndome en cada esquina
hundiendo a fondo el pedal del gas en punto muerto
para hacer rugir el poderoso motor en sus entrañas,
con las 12 bocinas del puto reproductor pioneer
tocando a todo volumen un compacto de fito olivares
despertando la envidia de todos con cuantos me cruzara
perdedores, repartidores de pizza, gente del montón
oficinistas sumidos en sus tristes vidas opacas
indigentes de mirada perdida, cuarentones desprovistos ya de sueños
hermosas mujeres apenas capaces de disimular
sus tremendas ganas de rolar a bordo de mi nave
me harían obscenos gestos con la boca, colocarían
las manos bajos sus tetas, levantándolas
en señal de ofrenda propiciatoria, llorarían
invisibles mares de sangre por dentro
cuando me vieran alejarme diciendo adiós
con el constellation en mi muñeca refulgiendo al sol
como un puñal de plata clavándose en su corazón

a los 28, después de haber ahorrado durante dos años
la mitad del puto sueldo de mierda que me daban
por recoger durazno, manzana y fresa
de 6 a 18 todos los días excepto domingos
en una huerta al norte de sacramento,
pude comprar en el gran festival del auto usado
de smith and sons, en main y la 22 de citrus heights
por módicos 160 dólares más impuestos
y 19, 90 del seguro
un puto honda civic de 4 pistones
75 mil millas, gomas seminuevas
que ese mismo día, al atardecer
acabó quedando hecho mierda cuando al tomar
una de las salidas de la estatal 5, poco antes de stockton
el neumático derecho se zafó del eje delantero
y mi flamante carromato se fue directo a empotrar
contra un murete metálico de contención

y ese fue el mejor trasto con ruedas que alguna vez llegué a tener




sábado, 4 de noviembre de 2017

el fantástico eyaculador precoz


la gran atracción del circo donde trabajo

soy yo

(con mi puta poesía me estaba muriendo de hambre
así que tuve que rebajarme a esto)

mi acto, EL EYACULADOR PRECOZ
es famoso a nivel mundial

el "new york times" dijo:

"como poeta, jose villa es una mierda,
pero su insólito acto circense está llamado
a convertirse en un clásico de todos los tiempos"

"parís match" expresó:

"una sublime y trascendente demostración
de que el ser humano es mucho más que
un simple títere en manos del destino"

(no sé qué coño habrán querido decir estos franceses,
pero suena profundo y cabrón)

en fin, dejémonos de autoelogios
y veamos de que trata el dichoso acto

para empezar debo decir que consta de 4 partes

en la primera subo 30 metros por una escalerilla
y una vez llegado arriba me paro de manos
y empiezo a recorrer sobre el vacío
un alambre tensado entre dos postes separados 20 metros

al llegar a la mitad del recorrido
hago como que cometo el error de sujetarme en falso del alambre
y me dejo caer al piso

desciendo entonces 30 metros en caída libre
y al tocar tierra me rompo algunas costillas
y un par de vértebras

luego me levanto sonriendo y saludo al público
hago una rápida visita a enfermería
y vuelvo a proseguir con la función

en la segunda parte entro a la jaula de los leones
me paro delante del león más grande
le pellizco los bigotes al hijo de puta para encabronarlo
y cuando la temible fiera ruge expresando su indignación y furia
aprovecho la coyuntura para meter
mi cabeza entre sus fauces

el salvaje animal, obviamente
en el paroxismo de su ira
cierra la boca de inmediato con todas sus fuerzas
y me arranca la cabeza por el cuello
con un preciso apretón de sus enormes mandíbulas

luego la escupe con desprecio y asco hacia el piso

una vez ocurrido lo anterior
mi graciosa y fiel asistente en mallas fosforescentes ceñidas en la entrepierna
se agacha y recoge la cabeza
le pasa un trapito por encima para quitarle el polvo
y la vuelve a colocar sobre mi cuello

(cosa que debe hacerse a la mayor brevedad
dado que después de 2 minutos la cabeza ya no pegaría bien)

la tercera parte viene enseguida
donde soy amarrado con cadenas a un poste
levantado en el centro de la pista

hay luego un redoble de tambores
tras lo cual, por la entrada de servicio
aparece mi suegra -la cabrona es la dueña del circo-
ataviada con uno de esos vestiditos putescos que usan las trapecistas
-medio culo de fuera y las tetas debajo de un velo transparente-
y un hacha en la mano

la mujer se detiene a 10 metros de donde yo estoy
y lanza entonces sin mayor preámbulo el cortante instrumento
con arrojo y osadía en dirección a mi abdomen

el hacha vuela por los aires emitiendo un silbido sobrecogedor
la multitud congregada bajo la carpa guarda un silencio sepulcral
pipo el payaso se tapa los ojos con las manos para no ver nada
la mujer barbuda experimenta una contracción en el clítoris y se humedece de la vagina

en fin: el hacha termina de hacer su recorrido
y al final del viaje se incrusta y atraviesa mi abdomen
dejándome clavado al puto poste, sangrando y en agonía

-pero todavía sin haber culminado mi actuación-

en la cuarta parte, ya por último
mi suegra se acerca a mi maltrecho cuerpo
me baja el bañador azul con el que realizo mi performance
se arrodilla frente a mí y empieza a toquetearme los huevos...

y luego me agarra la verga y se la mete en la boca

entonces, en ese mismo instante, sin que sea necesario mayor estímulo para ponerme bramudo

¡yo eyaculo en la boca de la asquerosa arpía como si llevara 2 años sin vaciarme
desencadenando con ello una impresionante ovación de la gradería!


(debo decir que casi nunca fallo, porque cuando fallo...

me hacen repetir desde el principio todo el puto acto de mierda)



miércoles, 1 de noviembre de 2017

retrospectiva


aquellos jodidos años cuando tuve treintaytantos
aquellos jodidos años sin dar golpe
-la época donde alcancé mis cumbres autodestructivas-
mi primera mujer se había largado
la segunda todavía no aparecía en el horizonte
-ahora desearía que nunca hubiera aparecido-
mi vida se volvió miserable
mi vida era un constante tragar mierda
amaneceres resacosos
cuartos de alquiler con las paredes desconchadas
mujerzuelas que aparecían de debajo de las alfombras
como cucarachas
una perpetua náusea me inundaba por dentro
un sentimiento de absoluta mediocridad
soledad
no servir para nada
cada mañana me temblaban las manos
me tomaba unos cuantos alka seltzer y abría una cerveza
me echaba en el balcón y miraba la gente pasar
oía que tocaban a la puerta y no abría
los sábados asistía a las veladas literarias de mi vecina la poeta
por lo menos eso decía ella
que era poeta 
tenía un perro
-uno de esos grandes y peludos-
había vivido en chicago y nueva york y los ángeles
había oído a bukoski recitar en el estadio de los dodgers
tenía una novia gorda y fea
y los sábados organizaban veladas poéticas en su apartamento
asistían unas cuantas chifladas
leían poemas feministas donde decían
odio a los hombres
odio su asqueroso olor a cerdo excitado
odio sus vergas enhiestas como mástiles
odio sus hormonas violadoras
después de la lectura de poemas le daban al trago
a medianoche todas terminaban ebrias
yo me sentaba junto a la puerta del baño
cuando alguna se paraba a mear y pasaba a mi lado
yo alargaba el brazo y le rozaba el culo como sin querer
luego ella salía y se quedaba de pie junto a mí
yo metía la mano debajo de su falda 
la tipa no decía nada
nunca decían nada
y aun separaban las piernas un poco más
eso era lo que había detrás de su odio a los hombres
los odiaban porque ninguno quería saber nada de ellas
estaban locas y amargadas y les urgía un palo
pero su actitud era hostil
querían un hombre que antes de llevárselas a la cama
les lamiera la suela de los zapatos
les limpiara el baño de la casa con la lengua
les quitara las compresas sucias y las oliera y dijera
¡qué rico huelen tus menstruaciones, mi vida!
incluso a mí que me daba lo mismo cogerme a quien fuera
-que me daba lo mismo cogerme a una perra-
incluso a mí me daba hueva llevármelas a la cama
hace ya tiempo de eso
parece que haya ocurrido en otra vida
la poeta debe estar ahora bastante vieja
lo último que supe de ella fue que regresó a chicago
y que publicó un librito llamado "flores de sangre"
quién sabe si un día de estos le dan el nobel
-esos pendejos premian ya cualquier mierda-
ahora yo también escribo poesía
estoy viejo para beber alcohol día y noche
entonces escribo poesía
o algo que parece poesía
y en mis poemas digo que necesito una mujer
que me hace falta el olor de una mujer en las mañanas
aspirar ese aroma agridulce que brota de sus entrañas
esas moléculas vaginales ácidas que se adhieren a tus fosas nasales
y te apaciguan
y te adormecen el instinto de muerte
o una cosa parecida
pero sólo se trata de palabras
en realidad no necesito una mujer
los viejos no necesitan mujeres
-a un coño no lo contentas recitándole poemas-
lo que necesitan los viejos

es morirse de una puta vez



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...