domingo, 17 de julio de 2022

factores explicativos de por qué mi matrimonio duró 30 años, y que no me haya suicidado todavía


el amor, oh, el inefable amor
surtiendo su efecto inesperada y sorpresivamente 
esa lluviosa noche de junio cuando ella y yo
buscamos refugiarnos de la tormenta en aquella solitaria caseta de la parada del bus

el amor, pues, factor principal y determinante 
-"lo que encendió la luz", como dijo arjona-
para el principio y arranque de una historia de casi 30 años
y el pegamento que nos mantuvo juntos, felices y dichosos
tal como lo fuimos todo lo que tardó en deshacerse 
el hechizo de ese efímero y
arrollador sentimiento

el sexo, faltaba más
coger a todas horas y en cualquier lugar
coger como locos fue otro pegamento que nos mantuvo juntos
cuando el amor se degradó y terminó por no servir ya
 como aglutinante de nuestros mutuos sentimientos
-en realidad ya habíamos empezado a odiarnos-
y ciertamente pareció funcionarnos de puta madre
digamos los subsiguientes 7, quizá 8
en realidad no-demasiado-jodidos-años
que siguieron al fatídico domingo de nuestro enlace matrimonial

los hijos, más tarde
cuando aparecieron; primero uno y luego otro
y más adelante un tercero
fueron el tercer factor decisivo
para impedir la quiebra de nuestra cada vez más
malsana y calamitosa relación;
cumpliendo, esos dichosos seres
a la perfección con su papel unificador
de la sacrosanta y bendita y maravillosa
-y aniquiladora infalible de cualquier rastro de individualidad-
institución familiar

empezar a darle duro y macizo
todos los días a la puta botella desde los treintaitantos
me funcionó relativamente bien
para no enloquecer y acabar metiéndome un plomazo en la puta cabeza
o acabar cediendo -alguna cualquiera de aquellas oscuras y amargas noches
compartiendo cama con la insoportable garrapata-
al criminal impulso de hacerle cerrar la puta boca para siempre
estrangulándola

(y me permitió, incluso
aguantar sin vomitar todo el puto día
de la fiesta de nuestro 20 feliz aniversario
de casados)

cogerme a su hermana uno que otro fin de semana
cuando íbamos a lo de sus padres, y pasar a cogerme luego
a su madre, ya sesentona pero
-gracias al yoga y al pilates-
todavía potable, después que su hermana se casara y se fuera a vivir
a niu york
me estuvo funcionando aceptablemente unos cuantos añitos
a modo de compensatoria y consuelo
ante la negativa creciente de la horripilante arpía
a permitirme ejercer mis derechos conyugales

si bien terminaría siendo, de igual manera
la causa que precipitó el desenlace de nuestro matrimonio
el día que repentinamente, justo en mitad de una culeada en la alberca de la casa en cuernavaca
-y a pesar del puto yoga y el puto pilates-
la pelvis de mi suegra tuviera la ocurrencia de 
hacer ¡crak! y quebrarse en dos mitades

escribir poemas realistas de corte pornorromántico
ahora que soy un jodido y maltrecho vejestorio amargado
y que ella y yo no vivimos ya juntos
y que ella, en fin, después del puto divorcio
se acabara quedando con el 75 %
-por daño moral, traumas insuperables
vejación psicológica, cogerme a su hermana, cogerme a su madre
cogerme a su tía solterona precisamente el día de la fiesta de nuestro 20 feliz aniversario etc-
se acabara quedando con el 75 % de mi pensión y con la puta casa
y con el puto depa con vista al mar en acapulco
y con mis ahorros y los hijos y el jodido perro
y con uno de mis testículos para colgarlo en su llavero...

escribir, en fin, estos jodidos poemas de mierda
y hacerme una paja cada dos semanas
no digo que sea una cosa que me haga sentir realizado y feliz de la vida
pero al menos resulta ser -quiero creer-
una especie de terapia ocupacional que me ayuda a no empinarme un vaso de cianuro
y a ir demorando el cumplimiento del plazo
en que probablemente acabaré terminando convertido 
en ese clásico ejemplar de patético desecho humano
que deambula por la calle hablando solo, que no suelta la puta botella
y que ultimada y olimpicamente

se caga en todo lo que hay en la tierra, en la galaxia y en tu puta madre de pilón



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...