miércoles, 15 de marzo de 2017

billy joe ha vuelto a casa


los fines de semana me dejan salir del siquiátrico
pasar tiempo con la familia forma parte de la terapia
mi padre me recoge a la puerta en el viejo plymouth amarillo crema
¿todo bien? pregunta antes de meter primera y darle al gas
asiento con la cabeza y fijo la vista en un punto más allá del parabrisas
de camino a casa nos detenemos en peggy´s pancake and burritos
mi padre le pellizca el culo a peggy cuando nos toma la orden
después se levanta y entra al baño a meterse una raya
si tarda en volver sé que peggy está con él allí dentro
sentada en la cisterna del inodoro con la falda arremangada
y mi viejo a horcajadas sobre el ídem comiéndole el coño
a mediodía llegamos por fin a casa
la vieja estructura de madera luce cada día más destartalada
arrastro mi mochila y cruzo el hall hasta llegar al salón
mi madre sigue aparcada en el sillón frente a la tele
con el eterno cigarrillo a medio consumir colgando de los labios
y la milésima botella de vodka casi vacía sobre la mesilla a un lado
¿ya estás aquí, querido? pregunta volviendo la cabeza sólo un par de centímetros
para no perder el hilo del anuncio de detergente que pasan por la tele
me inclino sobre el escuálido cuerpecillo aguantando la respiración
y le planto un beso en la mejilla y digo te quiero mami
el instante más cargado de emotividad de todo el fin de semana
que se desvanece en el aire mezclado con las volutas de humo y la peste a pudrición
enfilo el pasillo que va del salón a la parte posterior de la casa
la puerta del cuarto de mi hermana lou-ann está medio abierta
lou-ann se inyecta heroína sentada en el borde de la cama
acompañada por un tipo en pelotas y pinta de ex-convicto afroantillano
que tiene la cabeza metida entre sus basculantes y enormes balones
hola, chica saludo a lou-ann que posa en mí la mirada de sus fabulosos ojos azules
y provoca que la verga se me ponga tiesa en un pestañeo
lou-ann sonríe y hace un gesto para darme a entender que luego nos vemos
y entreabre la boca lo justo para humedecerse los labios con la punta de la lengua
induciendo a distancia con ello en el interior de mis tripas
un violento ramalazo de deseo que por nada no me lleva a descargar de golpe
todo el jodido montón de semen acumulado en mis testículos durante la semana
(mi plan para cuando por fin me den el alta en el siquiátrico
es atracar un banco y sacar a lou-ann de la puteada
y largarme con ella lejos de aquí a un lugar donde nadie más que yo pueda culearla)
al final del pasillo está el cuarto que comparto con mi hermano rob
abro la puerta y me encuentro a rob sentado en su escritorio
conectado a ese puto foro de internet donde sube sus asquerosos poemas de amor
y se pasa todo el día hablando en el chat con otros trastornados mentales de su misma calaña
acerca de pendejadas tales como la dulzura del recuerdo, la cascada de la melancolía
el aleteo crepuscular de tus pestañas y la magia soñadora de las putas mariposas de los cojones
si te vas a drogar no lo hagas aquí me dice rob sin siquiera voltear
puto pendejo maricón de mierda le digo dejando mi mochila en la cama
un día de estos voy a coger la motosierra que utiliza el abuelo para desmembrar
los cuerpos de las putas que estrangula en el sótano
y te voy a cortar esos huevos gordos que tienes para hacértelos tragar crudos
luego me agacho y saco de debajo del colchón mi paquete de reserva de maría
y salgo del cuarto para ir a liarme un porro a la sombra de la encina en el corral
preguntándome qué mierda pude haber hecho yo en mi reencarnación pasada

para merecer en esta vida la desgracia de tener un hermano subnormal




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...