jueves, 16 de marzo de 2017

jugaremos en el bosque


en mi último viaje a nueva york
en un puesto de tatuajes del mercadillo de los viernes en brooklyn
un enano japonés lampiño me tatuó en 40 minutos
la jeta del psicópata de trump encima de mi propia cara
y me puso en la cabeza un peluquín naranja para completar
el trump special por solo 14 99
con una lata de dr. pepper a cuenta de la casa
un taxi me llevó luego de brooklyn a manhattan
y el portero de la trump tower me dijo "you look de puta madre, mr. president!"
al verme entrar dando saltitos en el vestíbulo del edificio;
cogí el ascensor en dirección al ático
y al abrirse la puerta del living allí estaba melania
en tacones y minifalda azul con hilitos de oro de versace
y las tetas ceñidas por un top a juego que resaltaba sus pezones
"oh, donnie, regresaste cagando leches de tu gira mundial por guatemala y el salvador"
dijo y caminó a mi encuentro contoneándose como una puta borracha en un bar de camioneros
"has vuelto a coger la puta botella por lo que veo, my darling" le dije
"sólo me chingué un par de drinks, donnie,
for i feel so lonely cuando tú no estás"
"prepárame el puto jacuzzi y un whiskito, anda"
"el viaje a guatemala parece haberte sentado bien, te ves 30 años más joven"
"he cambiado la dieta, meli, ahora tomo dr. pepper en lugar de esa mierda de coca zero"
"te preparo el jacuzzi a condición de que me chupes un pezón"
"bueno, ya que no puedes aguantarte; come on, get a little closer"
ya en el jacuzzi se me despintó el tatuaje
-por 14 99 qué otra mierda podía esperarse-
y había tantos espejos alrededor de nosotros
que hubiera resultado imposible que melania
aun hallándose de espaldas a mí y a gatas
dejara de percatarse que yo no era el hijo de puta que ella pensaba que yo era

pero de todos modos siguió agachada y empujando duro





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...