domingo, 11 de octubre de 2015

decadencia y ruina viviendo en un puto país tercermundista


lo que más me dio por el culo
la vez que nomás por estar chupando alcohol de farmacia
-directo del envase y tan quitado de la pena-
sentado en la banqueta afuera de mi casa en una tórrida
y bochornosa noche de verano,
me detuvieron los municipales acusándome
de infringir no sé qué puto artículo de una supuesta
ley para el fomento de la decencia y la práctica
de los buenos hábitos;
y me esposaron y metieron a la furgoneta de traslado
cepillándome a patadas y puñetazos igual que si hubiera sido
un puto asesino violador capturado in fraganti y no tan solo
un simple jodido borracho como hay miles;
lo que más me dio por el culo esa vez
no fue la golpiza que me dieron ni tener que pasarme
72 horas encerrado en una celda de 4 por 4 junto con una veintena
de rijosos drogadictos y borrachines de jornada completa;
ni fue tampoco no poder ver el partido final
del campeonato que se transmitía precisamente mientras yo
purgaba esa ridícula condena;
no fue eso, sino haber perdido
el par de zapatos deportivos adidas
-con celdillas de nitrógeno líquido herméticamente selladas
integradas en las suelas para aumentar el
porcentaje de amortiguación del impacto por pisada
(o una pinche mamada por el estilo)-
casi nuevos, que llevaba puestos esa noche y
me había comprado con el dinero ahorrado de
dos meses de no frecuentar a las putas,
y que nunca más volví a ver después de que me los quitaran
"como medida de protección para el propio interno
anticipando un uso indebido de las agujetas del calzado":

desde entonces sólo me emborracho con chanclas de goma,
y cada vez que puedo me gasto hasta el último peso con las putas



3 comentarios:

  1. Jjajajaja q bueno villa. Guapo. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Por poco que me parto de risa. Eres genial!

    ResponderEliminar
  3. Por poco que me parto de risa. Eres genial!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...