lunes, 4 de noviembre de 2013

SARCO LANGE

la fragancia y su preñez




voy a sufragar
en el útero carnal de la sabiduría ebria/ en su presa
quiero arrancarme la voz
prometerme la arena
bajo el agua

en el sacrificio de los peces

y tumbarme
en los baúles dormidos
que yacen decapitados
en el horror propio de las ambulancias

o en los ayeres
de un mundo que se agotó de pena

o quizás solamente
introducirme
en la nieve oculta
que genera tu montaña
o las venas

quiero voltearme totalmente desnudo/ desarmado
desafiar la tragedia de los avestruces
mirarte a los ojos
drogarte
hacerte mármol
herejía
y después/ en el aplomo de la culpa
arrancarme las uñas
hacerle una fea trampa a dios
con las manos vacías

pintar las paredes de tu casa
a través de la saliva marginal
que se hizo cera y volumen en tus nalgas
mientras veías las catedrales arder
en el suicidio fugaz de un viento enaltecido

¿es acaso una buena fórmula
estar en pie/ y entero
cuando debajo de las camas y los llantos
crecen falos y escopetas
que en el fondo navegan el aroma carnal
de los países masacrados?

¿o es mejor raparse la cordura
y esnifarle el pezón a la derrota?

no tenemos oxígeno/ parecemos indolentes presidiarios
es esta vida la que se nos escapó de las manos
sobre las pieles viajan padres que no entienden nada
y a las nueve de cada noche
en todas las ciudades de orbe
un poeta es baleado
desde la colina feroz de un coño maldito

tocamos el piano
vamos a comprar el pan
le damos limosna a los mendigos
compramos condones y crucifijos
espantamos moscas con las manos/ nos masturbamos/ cagamos
vomitamos/ orinamos sangre/ lloramos/ nos abren las encías
comentamos blogs de poesía/ fumamos/ nos emborrachamos
follamos mal/ nos erotiza ver perros reventados en la calle
vamos a conciertos/ a bares/ a putas/ a misa/

nos vamos a la mierda

había una vez una niña
vestía de capa roja
y llevaba una cesta de frutas para su abuelita
se encontró en el bosque con un lobo
la niña se le acercó/ se agachó
le sacó su enorme polla peluda
y se la echó a la boca
el lobo era su padre

tengo hambre/ tengo sed
te ruego la salud
dentro del campanario de tus pechos
si te salvas/ volverás a cantar
desnuda

te salvarás

por este otro lado
la familia bien/ el viejo cada vez más loco
la vieja cada vez más tierna
la gata me despierta por las madrugadas
para que le de comida/ teniendo el plato lleno
y en las calles
mueren a cuchillazos
escolares que quisieron ser penetrados
dentro de callejones hediondos a semen y rosarios

y no sé qué pasa
ayer parí una criatura extraña
llevaba los ojos míos/ mas no mi despertar
reía y escupía sangre por su hocico
respiraba con la vulgaridad de los pasaportes
tenía las uñas con mocos/ y en su culo
anidaban todas las arañas del mundo

¿tendremos piedad con el pecado
cuando sobre las chimeneas
se destrocen las fotografías
de los antepasados que se inmolaron en el hambre?
¿podremos catapultar nuestros orgasmos
en camas vacías/ eternas/ desquiciadas?
¿cabremos en el grito amargo de la noche
a pesar del horror de las palomas?
¿estaremos dispuestos a dar los brazos/ el sudor
por la persona que nos arrebató los trenes de la boca ?

si lo sabes
mándame un mail
o déjame un trauma de veloces aguaceros
límpiame la tragedia de cada día
cuando despierto con la resaca de los olivos
o los vellos muertos
denigrados
amplios en su paupérrimo existir

porque nos vamos muriendo poco a poco
segundo a segundo
poema a poema
nos vamos acabando
se nos mueren los ancianos
se nos caen las certezas
los palacios se hunden bajo el mar
y terminamos como graves deterioros
amparados en el abandono bestial
de una plegaria alcoholizada

en basurales inhóspitos
solemos descansar el cuerpo
hemos follado hasta el hartazgo
nos han chupado/ y hemos terminado escupiendo calaveras
hemos sido cadáveres sin causa
algoritmos descifrados en el medio de perversos huracanes
nos tapamos la cara/ se nos fugó la valentía
el azar nos cogió del culo
y nos clavó sin asco
un calvario amargo de tribus desesperadas

nos creíamos dioses
y se nos pudrieron los templos

le hicimos una prosa al vendaval
y las hojas nos acribillaron la garganta

orinamos cuerpos y demonios
escapamos corriendo de los fregaderos
en navidades tapábamos el wáter
con mierda atosigada desde hace tantas muertes
los hombres querían eyacular
pero sólo chorreaban telarañas

te autoproclamaste capitán de la provincia
y te ataron a un árbol sin raíz/ sin juramentos
fuiste el nazi vulgar de los corazones olvidados
comiste en la mesa de los desprotegidos
hiciste un brindis con tu sangre derramada
y nadie te creyó/ te dijeron cosas
te prendieron fuego/ ardiste como purgatorio sobre el agua
fuiste a buscar una palabra que te salvara de la hoguera
pero sólo hallaste abortos
y colegios muertos bajo los árboles de Kenia

desordena tu cabellera una vez más
regenera el bastión perpetuo de tu hidalgo frenesí
abre las piernas y puja
puja como nunca pensaste pujar en tu vida
y que brote la preñez de las euforias
pero no mires hacia abajo

por favor
no mires hacia abajo


porque el poema
nunca acaba
por nacer
 
vive
muerto
 
destrozado
 
y huele
a taquicardias
 







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...