martes, 18 de junio de 2013

JOSE VILLA. POETA. DEL BLOG MUNDO POESÍA.

oh, mi amor es una pasajera del ruta 3


¿para qué escribo un poema de amor?

¿necesita el mundo que yo escriba un poema de amor?
¿necesitas tú, amado lector, que yo escriba un puto poema de amor?
¿no estás harto ya de leer ese tipo de poesía?
¿harto de leer una y otra vez las mismas pendejadas?
oh, mi amada me dejó
oh, mi corazón está triste
oh, cómo haré para vivir sin esa hermosa mujer
¿no tienen otra cosa de qué hablar los poetas?
¿por qué no hablan de lo que desayunan, por ejemplo
o de la posibilidad de vida extraterrestre
o del precio del litro de leche en la tienda de su barrio?
¿por qué nunca mencionan si tienen sarro en los dientes
si les duelen alguna vez las rodillas
si le tienen miedo a los perros?
pero no
sólo hablan de su gran amor malogrado por la perfidia del destino
del enorme dolor que la ausencia de su amada les inflige
de lo tristes que están
sus ganas de llorar
su ya inminente suicidio en caso de que ella no vuelva
siempre la misma puta historia
al final ella no vuelve, claro
de todos modos el dolor se les pasa
la tristeza se les quita
lo del suicidio queda postergado
-si los poetas se suicidaran cada vez que amenazan hacerlo
hace mucho que nos habríamos librado de esa plaga-
pero el jodido poema ya lo escribieron
el jodido poema ahí quedó
oh, mi corazón roto en mil pedazos
oh, mis entrañas corroídas por el cáncer de tu indiferencia
oh, inundaré la tierra con mis lágrimas
mientras tanto el poeta sigue viviendo su destrozada vida
en las mañanas desayuna cereal con yogurt
lee el periódico y se entera de que puede haber vida en marte
a mediodía sale de casa y coge el camión de la ruta 3
a esa hora el camión va a reventar
el poeta avanza entre los cuerpos aglomerados en el pasillo
se aprieta contra el culo de cada mujer que encuentra
algunas se apartan pero la mayoría se deja hacer
la estrechez del espacio les sirve de coartada
el poeta fricciona su bragueta contra esos traseros anónimos
es un hijo de puta pervertido y enfermo mental
después de algunos frotamientos eyacula en los calzoncillos
es hora de bajar del camión y volver a casa
de paso compra cigarrillos y un paquete de cervezas
"soy un puto enfermo mental"
a media tarde se sienta a escribir un poema
"¿y si escribo sobre mis correrías masturbatorias en el ruta 3?"
pero nunca escribe nada al respecto
¿qué pasaría si alguna usuaria de la ruta 3 llegase a leer el poema?
¿qué pasaría si ella lo identificara y lo denunciara a la policía?
puede ya imaginarse los titulares del periódico
josé villa otra vez en la cárcel por masturbación pública
"mejor escribo uno sobre corazones rotos y su puta madre"
oh, qué tristeza embarga mi alma
oh, qué profunda desolación entumece mis instintos 
ya saben, ese tipo de pendejadas
nadie necesita leerlas
nadie quiere leerlas
pero mejor escribir eso que acabar en la comisaría
¿o no?


 un día cualquiera


vivir no es tan difícil

no sé, en las mañanas basta con tomarse un café
mordisquear un panecillo, comerse una rebanada de melón
con eso aguantas hasta medidodía
las horas intermedias puedes echarte en la cama
hojear un libro, mirar la tele o rascarte los huevos
a lo mejor meterte a facebook para ver si aurora está conectada
-probablemente no, porque a esas horas trabaja-
total, la mañana transcurre y se va
vuelves a la cocina y abres una lata de atún
coges dos rebanadas de pan y te preparas un sandwich
lo bajas con una cerveza
si te queda hambre preparas otro sandwich
después vas y te subes a la hamaca en el patio
te adormilas un poco
duermes a ratos
por momentos te parece que sueñas
ni siquiera sueños completos
en realidad sólo fragmentos
aurora y tú en la iglesia, por ejemplo
ella va vestida de blanco
tú sonríes estupidamente
luego el sueño cambia
aparecen tú y aurora otra vez
ella ha envejecido 10 años y está gorda
tiene bolsas en los ojos
tú bebes cerveza echado en un destartalado sillón
ella blande una cuchara sopera y te grita
¡cuándo piensas dejar esa puta botella, pendejo
y largarte a la calle a buscar un trabajo!
en eso te espabilas
el sol empieza a bajar en el cielo
la sombra del tejado se alarga en el suelo del patio
de nuevo dormiste más de la cuenta
bueno, tampoco pasa nada
una hora más o menos a quién le importa
a las 4 habías quedado de chatear con aurora
ahora deben ser ya las 6
después tendrás que inventarle una mentira
que se cayó la conexión, que se fue la luz
que tu abuela acaparó la compu para ver unas pornos
entretanto has comenzado a darle de tragos al tequila
el día termina, hay cierta tristeza flotando por ahí
esa cosa indefinible de los atardeceres
tu alma de poeta desde luego lo resiente
lo bueno es que tienes el tequila
mejor que rezar o ponerse meditabundo
echas unos pocos tragos y esperas la noche
se escuchan algunos chirridos entre la espesura
la oscuridad envuelve los objetos como una mantarraya
piensas en tu vida
la manera en que los días parecen escurrirse hacia la nada
¿qué los impulsa a seguir pasando uno detrás de otro?
¿qué los acabará deteniendo?
profundos pensamientos que no llevan a nada
abandonas la hamaca y cruzas el patio
entras a la casa y subes al desván
tu cama está a un lado de la puerta
por la ventana se divisa el campo más allá del corral
la última luz del día se extingue tras el horizonte
abres la compu y encuentras un mensaje de aurora
"¿vas a venir a verme o tampoco hoy tienes tiempo?"
un pensamiento cruza por tu cabeza como un relámpago
falta un día menos para la boda
cierras la compu y caminas hacia la ventana
un resplandor anaranjado delimita el perfil de las montañas
podrías escribir un poema al respecto
tal vez mañana lo hagas
un poema sobre la forma en que la vida se va esfumando
cómo se regodea uno en su propia ociosidad
y pasa los días sumido en la estupefacción inducida por el alcohol
un poema lleno de melancolía
oh, montañas que se hunden en las fauces de la noche
¿cómo sobreviviremos al terror que acecha entre las sombras?
entras al baño y te quitas la ropa y te paras debajo de la regadera
el agua caliente te produce una erección
empiezas a masturbarte
te imaginas a aurora desnuda y con las piernas abiertas
te imaginas su vagina mojada y entreabierta
eyaculas en menos de un minuto
sales del baño y te tiras en la cama
coges el tequila y le das un buen trago
la oscuridad te envuelve como una mantarraya asesina
-el corazón es una mantarraya asesina-
le das otro bajón a la botella
qué manera tan pendeja de complicarse la puta vida

 resurrección


acudes a la iglesia el día tan esperado

ya todos están allí, por supuesto
amigos, parientes, ex amantes varios
todos menos ella
pero no te inquietas demasiado
ya sabes cómo son las mujeres
seguro estará delineándose las cejas por enésima vez
o probándose unas bragas que combinen mejor
con el color de los pelos del coño o cualquier otro puto color
en fin, la música del órgano ha empezado a sonar
entras a la iglesia y recorres el pasillo central
llegas frente al altar y esperas
el sacerdote ya está allí
las docenas de invitados ya están allí
el dinosaurio sigue estando allí
sólo ella no está allí
pero no queda más que esperarla, pues sin ella
la misa no puede comenzar
para tranquilizarte sacas discretamente
la petaca de whisky que cargas debajo del chaleco
echas un trago esperando que nadie esté mirando
en realidad no te importa
lo cierto es que estás ya ligeramente ebrio
has pasado buena parte de la madrugada bebiendo
casarse pone de nervios a cualquiera
¿por qué ibas tú a ser la excepción?
encima aquella hija de puta sigue sin aparecer
seguro estará acomodándose el peinado
o el relleno del sostén para lucir las tetas más grandes
¿para qué diablos querrá presumir las tetas el día de su boda?
¿acaso no ha logrado ya atrapar a un incauto?
el reloj sigue avanzando
pronto se cumplirá media hora de atraso
la petaca está vacía pero eso no te preocupa
siempre cargas otra para emergencias
el sacerdote mira cuando te empinas el enésimo trago
te encoges ligeramente de hombros
no es tu culpa que tu media naranja sea tan impuntual
la mayoría de la gente ha abandonado la iglesia
fuman y platican o dan vueltas de un lado a otro en el atrio
el órgano dejó de sonar hace rato
te sientas en una de las gradas del altar
mayra se sienta a tu lado
viste minifalda y blusa escotada a mitad del abdomen
si la miras de lado se le pueden ver los pezones erectos
sigue igual de puta que cuando fueron amantes hace añosno recuerdas haberla invitado, pero a lo mejor
hay una cierta probabilidad de que sea pariente de tu novia

le pasas la petaca y ella echa un trago
hablan de cualquier cosa
ella dice de pronto "¿quieres tu regalo de bodas adelantado?"
a ti te da igual, pero respondes que sí quieres 
"te espero en el confesionario del fondo a la izquierda"
ella se levanta y se va en la dirección indicada
-una zona practicamente sumida en penumbras-
tú la sigues al cabo de un par de minutos
mientras estás con mayra dentro del confesionario
el órgano comienza a tocar la marcha nupcial de mendelsohn
se oye a la gente que entra apresuradamente
se oyen risitas y murmullos y cuchicheos
por lo que parece, aquella perra se dignó llegar finalmente
el sacerdote pregunta por el micrófono ¿dónde está el novio?
tú sales del confesionario y rodeas uno de los pilares
-la gente podrá pensar que sales de una capilla lateral-
recorres el pasillo central con la frente en alto
tu chica luce esplendorosa y radiante allí al pie del altar
su sonrisa brilla como un radiante sol de verano
a medida que te acercas a ella, su sonrisa se apaga
cuando finalmente llegas a su lado, su sonrisa es una mueca
una sombra de odio y dolor cubre su rostro
hay incluso algunas lágrimas en sus ojos
de pronto, ella da media vuelta y echa a correr por el pasillo
tú haces el intento de detenerla pero ella se escapa
las miradas de la gente confluyen en tu entrepierna
el silencio en el recinto es sepulcral
más tarde podrás contemplar algunas de las fotos que te tomaron
allí al pie del altar
-el único e inconfundible josé villa-

con tu mirada de idiota alcoholizado
la bragueta del pantalón abierta
la mitad de la verga colgando de fuera
un chorro de semen bajando sinuosamente por el pantalón
describiendo un curioso dibujo en zig zag
como el trayecto de una de esas pistas de esquí alpino
donde no es raro que de vez en cuando
algún pendejo al descender se rompa el cuello

2 comentarios:

  1. Desesperantes, bien logrados palabra a palabra una cadencia en el respirar.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...