miércoles, 1 de marzo de 2017

los últimos campeones de la tierra


nos terminaron echando, a las dos y pico de la mañana
de aquel cochambroso tugurio de mierda a las afueras de tlaquepaque
-sólo quedaban el puto cantinero y una furcia borracha que roncaba
medio tumbada en un banco arrimado a la pared-
al increíble y legendario cuper, imbatible campeón latinoamericano
-según él mismo me había dicho en el transcurso de las anteriores horas,
mientras nos chingábamos una de cuervo reposado con toronja y hielos-
en la década de los 80 y principios de los 90;
dueño del récord mundial de más minutos
haciendo girar un trompo de acrílico de 68.5 gramos
sobre una superficie plana de cemento
ganador de 5 medallas de oro y dos de plata
en la olimpiada del trompo de tokio 82
y de 7 de oro y 4 de plata en
la olimpiada del trompo de melbourne 86
segundo lugar en el all around
del campeonato mundial de trompo de 1988
celebrado en vancouver "donde el primer lugar
se lo llevó un puto ruso inflado de anabólicos y corticotropina
cuya prueba antidopaje fue alterada por la kgb";
al maravilloso cuper, icono trompístico mundial de tres generaciones de jugadores de trompo
inventor del "viaje a la luna" y del "salto sobre el gran cañón"
experto en la ejecución del "teleférico", el "búmeran infernal" y el "paso de la muerte"
maestro sin parangón en realizar el "columpio triple", el "vuelo del cóndor"
el "meteoro supersónico", la "centella biónica" y el "murciélago imperial";
al supermán del trompo y a mí, poeta porno-romántico fracasado
al mozart del trompo y a mí, borrachín de quinta sin oficio ni beneficio

nos botaron como perros del "cama de piedra" a las dos y pico de la mañana
y recorrimos unos 15 metros antes de caer desplomados sobre la banqueta

como dos putos trompos tratando desesperadamente de girar en medio de un océano de mierda



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...