domingo, 6 de diciembre de 2015

Blog de la MALQUERIDA. La Reina del país de los hongos.

Apatía vertiginosa

Sin saber cómo ni cuándo sembré en mi corazón la semilla del volver a caminar como la gente normal. Bajo esa esperanza está sangrada la certeza de que eso no será posible por mucho que lo quiera pero es un clavo ardiente y de él me aferro. Sin ayuda de bastones ni ruedas paranoicas los pies volverán a llevarme a los lugares en que solía pasear sola. Disfrutar de nuevo el vano privilegio de escoger mis artilugios de mujer. Así mismo sembraré en mi corazón de tierra fértil la idea de volver a disfrutar el escribir. Mientras y sin perder la esperanza vuelvo a dormir. Sin deberle nada a dios ni al diablo, descansaré con la conciencia tranquila. En paz conmigo misma porque nunca como ahora he estado más consciente de lo que digo y pienso. Sin esquivar la mirada puedo verme al espejo con orgullo de ser quién soy. Nunca como hoy he estado consciente de mi realidad. Me hice cargo de ella desde el primer instante. Mi vida está tranquila. Tengo a mi lado a quién quiero y sin obligaciones están conmigo porque así lo desean. Amo escribir sin temor de que mis palabras dañen a alguien. Y también sin flojera, claro. El tedio aún no vence las ganas que de escribir tengo. Leer por educación no me satisface. Lamentarlo menos. Tal vez algún día regrese a ser la bloggera que era. Algo que lamento mucho de mi vida virtual es haber dejado de lado el disfrute de leer. ¿Suena a excusa? Nah, suena a "tengo mucho sueño ". Quizá un día, cuando el sueño intermitente se convierta en reparador vuelva a disfrutar el arte de entender lo que leo sin comentar estupideces. Quizá algún día cuando todo haya desaparecido, la MaLquEridA no sea el Alter Ego de Flor de María sino que las dos sean la misma y no un complemento de la otra. Entonces señores habré vencido a la apatía vertiginosa. Ya no busco mi recuerdo imborrable. Tampoco busco permanecer. Lo que busco verdaderamente ahora es descansar. Dormir dormir dormir y cuando despierte volver a dormir. Aunque me pierda el unplugged de Enrique. Dormir es lo que quiero y escribir luego. Y sí, el diablo de vez en cuando necesita un abrazo. No es que yo sea el diablo ni esté necesitada de abrazos. Se me ocurrió y ya.

41 comentarios:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...