martes, 11 de febrero de 2014

RAFAEL REIG, ESCRITOR Y LIBRERO DE LA LIBRERÍA FUENFRÍA.

Carta con respuesta

Con la Iglesia hemos dado

Estas mujeres son valientes y además tienen razón. ¿Por qué no se les pregunta a las mujeres lo que opinan del aborto y no a los fieles de Rouco o algún miembro del Opus? Es que la cosa tiene narices en el siglo XXI.Jomico.
Activistas de Femen abordan a Rouco con el torso desnudo a favor del aborto
Activistas de Femen en su operativo antiRouco.
Unas mujeres desnudas de cintura para arriba le dan la matraca a un arzobispo y le arrojan bragaspintadas de rojo, y se ponen a gritar que el aborto es sagrado. Chiripitifláutico. Casi parece sacado de uno de esos azulejos que señalan las fases sucesivas de la borrachera: exaltación de la amistad, cantos regionales, tuteo a la autoridad, insultos al clero y delirium tremens. De ser así, espero, por su bien, que no siguieran bebiendo, a un paso ya de los temblores y el delirio. A mí me parece de perlas y siempre he defendido que los insultos al clero deberían ser deporte olímpico, porque las religiones no se merecen ningún respeto. Sin embargo, hay algo que no acabo de entender: ¿no deberían haberla montado contra Gallardón, que es el que promueve una nueva y sanguinaria ley del aborto? Vale, lo hacen para llamar la atención sobre un problema. Como las pioneras del destape, sólo se desnudan cuando lo exige el guión o en películas  “de arte y ensayo”, es decir, por una muy noble causa.
Que los católicos sean intransigentes y reaccionarios, y que estén en contra del aborto, no considero que sea ningún problema. Ya lo sabíamos. Siempre han sostenido más o menos las mismas barbaridades. El verdadero problema es que no vivamos en un país laico, que haya enseñanza religiosa, exenciones fiscales, financiación, un extravagante Concordato, que el rey y los cargos públicos presidan misas oficiales y no se pierdan una procesión, en fin, que les riamos todas las gracias. Doy por hecho que estas mujeres de Femen saben que la Iglesia no hace leyes, y que por lo tanto deberían increpar a Gallardón. Comprendo que lo que quieren subrayar es que el ministro Gallardón actúa al dictado de la Iglesia, sea de puro chupacirios, o sea en justa retribución por apoyos o favores.
Que la Iglesia utilice su influencia, no creo que sorprenda a nadie. Ni me parece censurable. Por otra parte, ¿quién no lo haría, si pudiera? Estas mujeres también quieren influir sobre las leyes. Si yo tuviera en un puño al Gobierno… las leyes serían una barbaridad, estoy seguro. Que las mujeres de Femen se quiten el sujetador no es (a estas alturas) ni llamativo. Lo llamativo es que los ministros se bajen los calzoncillos en cuanto aparece la Iglesia (o la banca o unos grandes almacenes). Y digo los políticos, porque lo de gobernar, por así decir, a calzón quitado, si aparece una sotana, no ha sido privativo del PP.
Ni mucho menos. El PSOE jamás denunció el Concordato, su vicepresidenta hincó la rodilla tocada con mantilla española, inventaron la enseñanza concertada y tipos como Bono eran puntos tan fijos en el Corpus que más de un niño creyó que se trataba de otro paso procesional, algo pintoresco, pero que resultaba simpático para los más pequeños, como el caganer de los belenes. Si me apuran, casi da más vergüenza lo del PSOE. El verdadero escándalo no es que la Iglesia esté en contra del aborto (siempre lo ha estado), sino que tenga (todavía) la más mínima influencia en las leyes.
Ahora bien, que los bancos y las grandes empresas puedan poner mirando a Berlín a un Gobierno y al país entero es algo que se comprende. Tienen la pasta, controlan la economía, pueden hacer que suban las hipotecas manipulando índices. ¿A qué se debe en cambio la influencia de la Iglesia? ¿Son todos en el PSOE y en el PP unos meapilas? ¿No quieren ir al infierno? ¿Creen que la mayoría de los españoles va a misa y temen perder esos votos?
Me pongo en lo peor, siento decirlo. Creo que la Iglesia tiene una “influencia moral” sobre los políticos españoles de derechas (PSOE y PP). Que en este país la Iglesia católica pueda seguir teniendo la más mínima influencia moral, precisamente moral, es desalentador, casi para echarse a llorar. Quiere decir que nuestra moral y nuestra ética están ya tan corrompidas que hasta un asesino a sueldo se sonrojaría. Ése es, en mi opinión, el verdadero problema grave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...