domingo, 14 de abril de 2013

SARCO LANGE


mentirse a uno mismo es como mentirse a uno mismo

 
 
pones canciones tristes
para sentirte mejor
 
Gustavo Cerati



seamos prácticos: no sabemos volar

tenemos en la mesilla de noche
una teta
una verga
un coñazo
una libreta garabateada de poemas
y un padre nuestro que estás
y que no estás

en el suelo

pero no sabemos volar

seamos, aún
más prácticos: tampoco sabemos escribir

hilemos aún más fino:
hemos perdido la batalla

poema depresivo
tornasol de un grave deterioro
payaso articulando una ópera de sangre
la puta que te mira a los ojos
y se pone a llorar
la puta que te friega las piernas
que se soba como una gorila falta de litio
la puta que sodomiza a tus abuelos muertos
la ella
la perdida
la drogada en el kilómetro cero de tanta imperfección

arrojémonos
desde lo más alto de una plegaria
cerremos los ojos
¡respira mierda!
pensemos que mañana todo será una nube aniquilada
en el almacén perverso
de quien nos ha convertido en mierda y carnaval

partiendo
por esta criatura muerta
que se fumó la hidalguía en tu ceguera
la boca, la uña, mar andamio binomio de tu cáncer terminal
el seno talado
el padre que no tiene ojos
la mujer que se acaba de inmolar en el sueño de su hijo muerto
el espejo primitivo repleto de costras
y sushi barato bajo los puentes de la culpa

intenta darle a un poema poderoso
uno que te altere el hipo
que te acelere el pulso de la hipocresía
apaga todas las luces de tu casa
quítate la ropa
deja al gato encerrado en alguna parte
enciende un caño de un verde magistral
bébete el licor de satanás
ponte a escribir aquel poema
y mira lo que pasa...
¡TE CAGAS DE MIEDO!

entonces planteas tu delirio
revuelto en musas que dan espanto
escribir es muy peligroso
cuando los muertos usan Levi´s
y aun más peligroso
cuando mañana no tienes el dinero
para pagar el alquiler de tu sueño vagabundo
pero hay que aprovechar este bello sacrilegio
porque en algunos años más
ya no harás poemas, ya no te reirás como te ríes ahora
estarás envuelto en un magma horroroso
podando las flores pestilentes
del jardín sagrado que hay en tu ambigua destrucción

es mejor morirse, hermanos
y hacerla corta, para qué tanta miseria

Freud acabó afeitándose los higos con su semen
la madre Teresa de Calcuta dudó de todo
dudó de Dios, ¿lo sabías?
¿no sabías que la madre Teresa dudó de Dios hasta el final?
tu papá y tu tía alguna vez tuvieron ganas de follarse el uno al otro
y en la escuela sufriste de pánico
los otros niños después de la clase de gimnasia
se masturbaban en las duchas
y competían por ver a quién le saltaba más fuerte el chorro
y tú, borracho en el alcohol de la inocencia
querías salvarte de ese infierno
a costa de una angustia primordial
la primera, la iniciación en el pacto de la herrumbre

después vino el psiquiatra
el sudor en las manos, la artimaña pegajosa de un día de furia
nunca has tenido secretos
porque la vida es una caja de cartón
que alberga demonios que lo inundan todo
tu piel, el ano, la hermana que sufre
y el sida que se te pegó en la punta de los años

por eso creo que no sabemos volar
porque ya hemos volado, fuimos palomas heridas
sobre el barco leproso de una vida inmemorial
(socio, socia, si eres feliz, si te estás divirtiendo
de algo que a mí no me trae para nada divertido
ándate a algún sitio, sal a fumar al balcón
anda a ver si está lloviendo en la esquina
pero vete de aquí
estoy hablando con mis amigos)
fuimos lágrimas de lluvia universal
regando los campos ebrios de un pasado de raza propia
al otro lado del espejo están los verdaderos poetas
esos que quizás nunca han escrito una poesía en sus vidas
el mendigo que llora la partida de su camarada de hambruna
el borracho que sabe que mañana todo será aún peor
la anciana que no sabe de mapas
pero sí de rogarle al día un baño de esperanza y lucidez

no sabemos volar, pero lo hemos volado todo
nos falta sólo volarnos la cabeza
pero para eso es preciso
perderle el respeto al oxígeno de este poema
escupirte en la pupila el drama acuoso del verte agonizar
empelotarte frente a las niñitas de trece años
y pensar que perdimos algo que nunca hubiésemos podido ganar
el préstamo usurero de un dios que nos alimenta de cruces y candados
la soterrada frigidez de tu alma invicta en el pecado
la solidaridad brutal de las bestias ante la noche
la sinceridad, esa palabrita que es tan usada y abusada
pero que no la practicamos, porque somos mentirosos, fingimos todo
nos mentimos como los santos padres que tuvieron miedo
nos engañamos con versos de mentira
la sinceridad es una bicha helada que repta por tu espalda
y que nunca la ves

escucha, bajito...
s i n c e r i d a d

sé sincero, sincera
date cuenta de la derrota
si tienes 10 mil dólares debajo de la cama
si no te altera la podredumbre del día a día
si te resbala por el escroto
lo que le pasa a los que sufren mirando carreteras
te felicito
eres grande
poderoso
eres mi ídolo
TRIUNFASTE

pero ni cagando te sigo









1 comentario:

  1. jejeje Muy bueno, a veces nos mentimos demasiado. Un besazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...