jueves, 21 de marzo de 2013

SARCO LANGE


ángeles de lo invisible



somos los poetas blogger
príncipes y princesas
bendecidos por la Iglesia de la Santa Mierda
sobornados por el Ángel de la Caridad
y aniquilados por los rostros que nunca en la vida podremos acariciar

le rendimos pleitesía
al gobierno de Todas las Soledades
bebemos del pezón amargo de la cruel distancia
y cuando llega la noche
nos metemos a la cama
una cama que siempre, maldita sea
mide ciento cuarenta y tres mil metros cuadrados
nos enfundamos adentro de un blues
que huele a whisky, a chatarra y a sangre
y lo más imbécil de todo
es que nunca nos ha gustado el blues
pero lo hacemos
porque somos los divinos hijos de la inmensa puta

enlzamos otros blogs de poesía
(nos pasamos la vida enlazando blogs de poesías)
en el fondo salimos a vitrinear al festival del ego
y hallamos al forajido de batania
ensortijado y preso de su falso populismo
vemos a la niña luna miguel
profitando de sus éxitos
por haber derrotado el cáncer de la divina oscuridad
ellos publican, ellos lloran, ellos ríen
ellos saben más de la vida
de lo que saben mis amigos mendigos y borrachos
ellos están más allá del bien y del mal
más que nosotros
tristes cloacas de un satanás que orina fuego en la mirada
nosotros, limpios e indecentes pájaros sin norte
los que un día mirarmos detrás de las montañas
detrás de los océanos
detrás del detrás de un corazón malherido
y tuvimos pánico
sufrimos el vértigo de lo imposible
nos volvimos locos
nos aniquilamos
y lo más terrible
es que que nos morimos y después de habernos muertos
nos seguimos muriendo cada días un poco más
cada día un poema que nos liquidaba el catequismo
y hablamos de sexo de pollas de coños y pezones
y para hablar de esa alquimia que nos ruboriza el tacto
no es preciso sólo nombrar los genitales
ni decir chúpame la cosa que estoy que exploto mi amor
no maestro, así no "funca la cosa"
para hacer que te corras sin siquiera tocarte la piel
hay que escribirlo con garbo, con filo suicida
como sólo lo hacen las poetas elegantes
ellas, las elegidas, las únicas, las absolutas
las que escriben vulva
y con sólo leerles la palabra vulva
hace que el vulvo que nos cuelga entre las piernas
suba al cielo hasta encontrar el vello intolerable
que habita en una plaza repleta de sol

poetas blogger, hijos del cadmio, hijos de la desesperación
lustros invisibles de un buen dios
que nos dejó absolutamente solos en el medio de la tragedia
pólvoras desorientadas
haciendo poemas
mientras en los asilos de ancianos
poco a poco comienza a caer la noche

escritores de bares
fumándose la vida a las tres de la mañana
sucios y arrogantes piratas de la palabra
exquisitos
maravillosos
malévolos gusanos de cabellos inmortales
héroes supinos del riesgo de enamorarse
porque nos enamoramos
enloquecemos de amor
al mismo tiempo que se nos acorta la vida
una vez te dije
que moriríamos jóvenes
y tú me dijiste
que no te importaba morir conmigo
pero que por favor no te soltara la mano
                       y ahora tiemblo
                       porque soy yo 
                      el que se está muriendo entre cañones


un día, en el futuro, en mil años más, o dos mil
los arqueólogos de lo inoperante
descubrirán toda la magia
que hemos creado a punta de lágrima y bostezo
desempolvarán todas nuestras bitacoras de lo irreal
y sabrán que llovimos lágrimas frente a los ventanales
harán estudios sobre la angustia que cargamos a cuesta
leerán nuestros poemas
y sabrán realmente
cómo nos masturbábamos con sólo leernos entre nosotros
cómo pudimos llegar a amarnos de esta manera
la locura nunca estará exenta de martirios
de descontrol
de la ortodoncia pulcra de un cruel anonimato
¿acaso no sabes que aun te llevo en la retina?
¿acaso también despertamos con el sabor de la derrota en plena boca?
¿acaso no escuchas cómo grito tu nombre?

poetas blogger
hermanos
inmundos y apestosos ángeles de la desesperanza
hemos parido bestias y alacranes
suspiros, orgasmos y anhedonias
hemos transitado por la ruta del sacrificio
hemos muerto tantas veces
como poemas han sido arrojados contra el fuego
seamos sinceros
hablemos desde el dolor
desde la herida
como tú, poeta del alma mía
deliremos la sangre que nos supura el nombre
tus pájaros gigantes siguen vivos dentro de mi lepra
los sigo alimentando
junto a la criatura fantasma
que me estrangula el suicidio
mientras te recito poemas de amor

a vuestra salud, compañeros
a vuestra salud, compañeras
la magia aun es posible


                                                                              

                                                                                 (si quieres, pincha aquí. Si no quieres, no) 

2 comentarios:

  1. BRAVO!!! ME HA ENCANTADO. ESTE ES UN GRAN POEMA, UNO MÁS DE TUS GRANDES POEMAS. ABRAZOS Y BESOS.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...