miércoles, 6 de febrero de 2013

POBRECITO HABLADOR DEL SIGLO XXI. ESCRITOR.


MIÉRCOLES, 6 DE FEBRERO DE 2013


Sueños de grandeza



Toda mi vida era el baloncesto. Tanto era así que el mayor berrinche del que tengo recuerdo lo produjo la bromita estúpida de un médico gracioso, quien me soltó, así por las buenas, que tendría que dejar de entrenar y de disputar partidos cuando  apenas había recién cumplido los 12 años. Rompí en llanto inconsolable y mis padres, que estaban junto a mí, cómplices también de la gracia, no encontraban la manera de hacerme volver en mí. Creo que durante todo el camino de vuelta a casa les hice pasar unos de los peores ratos de su vida, porque lloraba de tal manera, sin motivo aparente, que los transeúntes les miraban como si fuesen unos maltratadores de criaturas preadolesecentes.No les hablé en una semana, tiempo que consideré suficiente como para otorgarles mi perdón. 

Esa semana entrené como un jabato. Llegaba el primero en los sprints, las metía todas, robaba balones, atrapaba rebotes, y no fallaba un pase. Tenía tal confianza en mis posibilidades, tantas ganas de demostrar al mundo entero, al colegio de médicos y a las asociación de padres mi valía y mis dotes para el baloncesto, que durante el partido del sábado fui capaz de coger un rebote, después pivotar, mirar con la mirada del tigre hacia la canasta contraria, driblar por el ala derecha de la cancha hasta el campo contrario y, al llegar a la esquina, sin pensármelo dos veces, lanzar  un gancho con el que, después de una parábola estratosférica, entraría la pelota en  la canasta, limpiamente, sin tocar ni el tablero ni  el aro, con  ese sonido tan placentero de la red batiéndose agradecida cuando acoge en su seno la caída veloz de la pelota.

Por supuesto, a pesar de que el equipo contrario era mayor, de más altura  que el nuestro  y el favorito para el título, ganamos el encuentro gracias -como no podía ser de otro modo-  a dos tiros libres que yo mismo introduje, cuando solamente faltaban 3 segundo para el final. El entrenador saltó  del banquillo como con un resorte y mis compañeros se precipitaron sobre mí para abrazarme y felicitarme. Estábamos todos tan contentos que uno de los padres, el que más posibles tenía, nos invitó a todos a Coca Cola. Yo seguía disfrutando del momento porque todo el mundo me preguntaba cómo había sido capaz de encestar el gancho. Me sentía el centro del mundo. Mis explicaciones no tenían nada que ver con la realidad, ya que el gancho había sido una pura chiripa. De hecho, si no lo hubiese metido, seguramente el entrenador me hubiese substituido por loco, irresponsable y pretencioso. Pero como la jugada salió perfecta,  pensé que era el momento de sacarle partido y hacerme  valer delante de otros jugadores del equipo con más fama y mejores dotes que las mías. De modo que les dije que entrenaba más de cien de cien veces  cada día ese mismo movimiento en el patio de mi casa. No sé si me creyeron. 

Pasó el fin de semana y pasó la gloria. También se diluyeron  los efectos  colaterales  de la broma colegiada. Entrené como solía hacerlo habitualmente y, a  petición de mis compañeros, intenté más de diez veces mi  ya célebre gancho de derechas desde la esquina de la pista. Tres veces el balón se perdió  por detrás del tablero; cuatro no tocó aro, en dos lanzamientos la pelota tocó la red, pero por la parte exterior y, en  el último intento, la bola  fue a chocar contra la junta del aro con la madera, rebotando con tal mala fortuna que fue a parar a la cabeza del entrenador, de espaldas a la escena justo en ese preciso instante porque charlaba amigablemente  con la madre de un compañero, famosa entre nosotros por sus habitualmente ajustados pantalones 'Lois'. Aquel rebote fue nefasto para mi carrera deportiva  porque provocó, en  un fatídico efecto dominó, la caída y rotura de sus gafas y el consiguiente ridículo frente a  la mamá.   

El sábado siguiente jugábamos en pista contraria. Perdimos por una diferencia de cuatro puntos. Todavía hoy tengo el convencimiento de que, de haber jugado tan solo un minuto, el equipo hubiese contado con mis dos tiros libres y mi canasta estratosférica  y, como mínimo, hubiésemos tenido otra oportunidad de batirnos nuevamente  en la prórroga. Creo que el entrenador no era de la misma opinión.  Por supuesto, no  hubo Coca Cola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...