miércoles, 21 de septiembre de 2016

condiciones ideales para ponerse a escribir un poema de amor


a eso de las 5 y cacho de la mañana
con un 90 % de alcohol en sangre, tumbado en la banqueta
afuera del congal de donde acaban de echarte después que
te chingaras allí dentro los 3 mil pesos
del sueldo de la quincena -que cobraste apenas la tarde anterior-
en un privado de 500 pesos con jocelyn que ni siquiera dejó
que le tocaras las tetas; en invitarle un par de tragos
de 180 pesos cada trago a una teivolera gorda y fea y que te cae mal y sólo
por darle celos a la perra de jocelyn que de todos modos
ni bien acabó de vestirse se largó con un cabrón de sombrero texano, botas de cuero de
cocodrilo auténtico, brazalete de oro, cadena de oro, seguramente
sicario de algún narco que le habrá encargado "vete a traerme algunas putas para que
desquites el sueldo, hijo de la chingada, y que ninguna
sea tu madre"; y en echarte al gaznate
alrededor de 15 whiskies dobles con hielo, ninguno de los cuales
sabía a whisky sino a vil alcohol de farmacia (pero
ya entrados en gastos qué caso tiene
fijarse en detallitos pendejos);
con un pintalabios rosa que le sacaste, para tener un recuerdo suyo,
del bolso a jocelyn mientras ella se quitaba las bragas;
a manera de lápiz y sobre la endeble superficie
de una arrugada servilleta húmeda, aprovechando el tenue resplandor
de las pocas lucecitas de neón todavía no fundidas de un letrero
que a cinco metros sobre tu cabeza proclaman a la oscura soledad de un parking
donde sólo queda tu nissan del 97, un jodido escort, un toyota de mierda y un gato que
te mira fijamente con sus ojos amarillo infierno

"ch cas to a  l  noch   fabu    show lo m jor de n w  y rk  y parís di e sión g-a-r-a-n-t-i-z-a-d-a"




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...