jueves, 9 de marzo de 2017

el ángel del señor me da la buena nueva... por el culo


en la madrugada, mientras dormía la borrachera
alguien me zarandeó ligeramente del hombro
y me dijo al oído con voz suave:
"hey, maría, despiértate, soy el ángel"
"¿ángel? -logré balbucir yo- ¿qué puto ángel?"
"el ángel del señor -dijo aquella voz dulzona-
que me ha enviado para hacerte concebir a su divino hijo, jesucristo
de tal modo que el verbo se haga carne para la salvación de los hombres"
"hágase en mí según tu palabra" dije yo
"ponte de culo -me indicó el ángel-
para que pueda insuflarte la semilla prometida"
"o.k." acepté yo, girando el cuerpo
y poniéndome a gatas para que el enviado celestial
pudiera cumplir el encargo de dios padre
"te la voy a meter en seco, así que aprieta los dientes"
"bueno -dije- métela de una vez"
entonces el ángel me bajó los calzoncillos
sujetó mis caderas con sus fuertes manos
y me encajó por detrás algo que se sentía igual que si fuera
un tubo rugoso ligeramente torcido y como de una pulgada de diámetro
"¡ouch, qué grande! -exclamé
"grande como la misericordia del señor" -dijo el ángel
y se pasó luego los siguientes diez minutos
embistiéndome a buen ritmo y sin sacarla
hasta que finalmente pudo vaciarme dentro la preciosa simiente del futuro redentor
"listo -dijo, dándome una palmada en el culo-
ya puedes volver a dormirte, maría"
"¿ni siquiera me das un besito?" pregunté en la oscuridad;
pero el ángel por lo visto tenía prisa por largarse
porque casi al mismo tiempo que cruzaba por mi mente
el pensamiento de que yo no me llamo maría
escuché el portazo que daba al cerrar la puerta de la calle

no me vuelvo a emborrachar con ese hijo de puta de mi compadre gabriel




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...