jueves, 7 de enero de 2016

troll


a últimas fechas me han comenzado
a brotar de manera incontenible
por nariz y orejas una especie de
manojos de pelambrera blanca
gruesa como filamento de fibra óptica, ligeramente rizada
y que cuando me la arranco valiéndome
de unas pequeñas pinzas metálicas
hace que lo huevos se me frunzan de dolor y
me sienta cada vez más predispuesto
a de plano mejor no tocármela
eso, junto con
la forma asimétrica cómo me crece el cabello
surgiendo profusa y desordenadamente hacia los lados de mi cabeza
y escaso y mal distribuido sobre la
planicie semidesértica de mi coronilla
y en tercer lugar mi prominente barriga
inflada por años de ingesta inmoderada de alcohol
son las contingencias físicas que han contribuido
a que mi aspecto vaya siendo cada día más
el correspondiente a un troll escandinavo
uno de esos seres medio deformes, peludos y lujuriosos
que acechan entre la espesura de los bosques noruegos
a la aparición de solitarias e incautas senderistas amantes de la naturaleza
para echárseles encima y cogérselas brutalmente
y que son considerados patrimonio nacional de aquel país
y poco menos que criaturas sagradas o algo así
protegidas por la ley nacional de salvaguarda de las tradiciones folclóricas
con goce de inmunidad penal, sexual y derecho a pensión
por vejez y seguro médico etc
además de contar con una participación
en la utilidad neta derivada de la venta de souvenirs
camisetas, gorras, figuritas
en las que su imagen sea reproducida
entonces, si la facha ya la tengo de troll
y la verga por añadidura no me da un minuto de descanso
si soy pobre y estoy viejo y vivo como un puto ermitaño
y aquí en este puto país asqueroso lleno de asesinos y políticos corruptos
donde el destino consideró oportuno enviarme a tragar cagada
los poetas son considerados una molestia pública
y sus prerrogativas las de una puta cucaracha
me pregunto si no habrá llegado ya la hora
de empezar a tramitar una especie de permiso de residencia o solicitud de asilo
en la embajada noruega y largarme a la chingada lejos de aquí
a perderme entre la bruma y el misterio de uno
de aquellos enormes bosques solitarios
donde por fin podré dar rienda suelta a mis peores instintos fornicadores
para mayor gloria y beneficio del gremio de las
inmundas y pervertidas criaturas que por lo visto

solo hemos venido a este puto mundo a coger y emborracharnos



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...