lunes, 28 de diciembre de 2015

SARCO LANGE










para qué iba a publicar aquí en Chile, si mi país lo único que hace es insistir en salvarme la vida
y yo estoy vivo

preferí hacerlo en España, mi amada y pronunciada España, la del fin y hasta el inicio

alguna vez escuché que cuando una copa se rompe puedes volver a todos tus muertos y que la lágrima ya no se parecerá nunca más a ti
Pilar Iglesias Torre, la editora con más paciencia y tolerancia que conozco en el mundo, me acompañó en esta loca travesía de ascensores, llanuras y escaleras

hace algunos meses, cuando me preguntó qué diseño pensaba darle al poemario, le dije que ninguno

yo quería un libro completamente blanco

que fuese lo más simple posible, sin imágenes en la portada, sin dibujos, sin fotografías exageradas, sin colores, sin letras en relieve, sin nada de nada de la más completa de las nadas

incluso le pedí que no quería ponerle título

a todo me dijo que sí, menos a eso último

tenía que llevar uno

de modo que el bautizo fue entre cuatro paredes y un incendio

son casi 190 páginas de historia
todos tenemos una que contar en esta vida

finalmente no somos más que historias dentro de la historia

un pedazo de la mía la expongo sin pudor y sin disfraces a través de los poemas y prosas que contiene este libro, en el cual me involucré faltando a la ética del desvelo y su prisión

se llama la cabaña y lo escribí en la órbita rugosa que hay más allá de las cortinas cuando de noche, y con miedo, te pones a pensar qué hay detrás de todo esto

y te levantas.



especial agradecimiento a la poeta catalana Marian Raméntol Serratosa, quien en su prólogo supo leer entre líneas lo que ni yo mismo me atreví quizás a soportar 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...