martes, 22 de diciembre de 2015

SARCO LANGE

Pasaje Cero






             (el día anterior)






se supone que aquí iría un poema
o un texto

era mitad prosa/ mitad verso 
o no sé qué mierda era

pero  algo era

comenzaba con a veces un dolor no vale su poema...

en fin/ esa noche no llegué a casa para colgarlo

la siguiente tampoco

la que vino 
y la que vino después 
no lo logré

llámalo trampa 
o llámalo suerte
ahí verás tú
si fue de la buena 
o de la otra

pongo la foto de arriba como una especie de testimonio hacia mí mismo
para recordarme que no fue delirio
ni alucinación 

que realmente ocurrió 
y los demonios existen 

la tomó mi hermana en los estacionamientos
donde tenía su coche

viajaba con ella esa tarde de cerros

lo que hago con las manos no es un porro,
me estaba "acomodando la uña"
la que me quedó colgando
cuando me reventé el dedo índice
semanas atrás en un portazo

a veces hay que aprender a retirar la mano 
cuando cierras con furia una puerta

o un pecho

¿qué ocurrió después de esa fotografía?

un señor impecablemente bien peinado
vestido a la buena moda 
pero hediondo a vertederos y orificios 
cuyo nombre es (te lo deletreo)  P Á N I C O
hizo su flamante y fastuosa aparición 

lo hizo con escándalo

por si aún no tienes el gusto de conocerlo
te puedo decir que es lo más parecido a una violación en carne viva
estando una noche de guardia en la portería de una escuela
y tú eres de otro país
y no tienes papeles

pero no te hablaré de eso

te quiero hablar desde esa foto
que a los días me la envió mi hermana por correo 
sin siquiera sospechar que ya a esa altura me estaba desollando vivo

fue cerca de las 21:00 hrs. del viernes 11 de diciembre

dirás que miento porque ves luz

no 

no miento

jamás lo hago 

y si te mentí
lo hice con toda la verdad

no le mentí a los jueces
y te iba a mentir a ti
que eras el estrado
y la sentencia

bueno/ hay luz pues en verano oscurece tarde

hasta ese momento 
todo marchaba relativamente bien
lo típico/ los niñitos traen toda la alquimia 
pero te la dejan abierta
te miran (lo juro/ te miran/ los ves mirándote
con una concentración que da espanto
y te cierran los ojos)

cada guiño trae un sonido de dientes que se quiebran 

y lo intuyes
el temblor parte despacio
la saliva se pone escasa
y la orina urgente

¿tenías hambre?
jódete/ ya no la tendrás
mejor evítalo todo 
y acomódate la uña 
que se ve fea colgando de esa manera

en eso estaba cuando mi hermana
me grita Sarco no te puedo esperar más!

me levanté
entré con ella
antes pasé al baño
me até una servilleta en el dedo
salí/ entré/ me acosté encima de todo/ me levanté de un salto
escupí/ aullé/ maldije/ lancé patadas por el aire/ reí como una puta en celo/ grité millones de veces
no lloré 
y que te quede claro/ miré fijo los mantras y mandalas/ largué manotazos/ sangré de la nariz 
me limpié/ me enfurecí 
cerré los ojos

con las manos
me apretaba la cabeza

me desplomé en el suelo

y desde allí
volví a escuchar a mi hermana a dos centímetros de mí diciéndome 
Sarco ¿vas a venir o no?
que no te puedo seguir esperando más

de modo que me levanté

y la seguí





(el día después)



hablaba de la fiesta

aparecí allí sin saber dónde me hallaba

cuando hay fiesta en el Pasaje Cero 
la gente no baila

se quedan todos sentados en los rincones

llevan toda la vergüenza del mundo encima

yo fui
 y si fui 
era porque estaba listo para bailar

el enfado es una píldora blanca
y tú dibujas rostros en los cuadernos  
cuando llevas la muerte agitada











regresaste 
no es volviste

no me dejes
creerlo

puede irse la mansión abajo
morir aplastados los bufones
incendiarse la vagina del atardecer

pero el frío
no lo hagas












hermano ¿eres tú/ te levantaste desde tu uña rota?

no/ no me levanté

al contrario

me enterraste sin asco
el clavo en la madera











marginal nunca/ oíste el trino
supones la risa
como bolitas chinas
que salen con sorpresa

prosaica la nupcia
que no fue mía
yo te respiré 
detrás de los cajones

íbamos rodeados
y lo resistimos todo
menos la indulgencia 











hermana
se me quedó el cuerpo debajo de otro árbol
anoche

avisa en casa
hazte cargo

planifica la delicadeza de una alarma 
sin que se la trague la sospecha

me había partido el hueso loco
pidiendo agua

y grano 












sentada/ púrpura leías las cartas
una a una las fuiste leyendo todas
hasta dejar que se apagaran al sol

nuestro mejor sacrificio
era diciembre

se apuró la leva
de los que nos untamos la emoción
atravesados en las líneas de una mano
que duerme cerrada

pero con un ojo abierto











tenemos prisa
clamaban los ancianos...

justo en la casa contigua
había un geriátrico

encaramado en la pared divisé a una señora
que hacía un esfuerzo descomunal
por mantenerse en pie junto a una mesa de mimbre

HOLA!!!, le grité

hola,
me respondió

ambos fuimos
 un puro decir adiós 










me temblaban las piernas/ el cemento y los adoquines
me temblaban

son 8 los kilos
que he bajado este mes
te vendería la dieta
pero me conoces poco

es la tarde la que se raja de luz
lamiendo la pregunta

hay paranoias que te cubren los oídos
ves pastizales/ ratones/ monedas de 100 años
arrojadas sin pudor
en las costillas

sudas/ eso es lo peor
sudas sabiendo que al otro lado
nadie espera nunca a nadie
como la sirena que pierde el equilibrio de su sed 
tal si fuese un piano 
o un riñón que le queda su último latido

¿qué relación tiene con aquellos individuos?:
sexual/ maestro

como su diseño

reptiliano nos lloró el crío
muerto de hambre
vociferando infame
palabrotas en el metro

era festivo
el día

era maligna
la criatura












limpiaste la marihuana/ le sacabas las semillas
la mirabas 
también la olías

armabas porros
como quien acuesta a su amor enfermo
y lo cubre hasta el beso terminal 

los encendías 

azotabas las toallas
con una muleta de bronce

eso te llevaba a otras edades
esas con olor a pelo enfermo
negro
indio
y belicoso

ganas tuviste de apretarla/ varón

modificarle la espalda
hasta saciar la aurora
en el chillido

pero no fuimos del mundo
en el mundo












tampoco menstruó

¿tan poco menstruó?

era inmortal
como los pájaros











afuera se asomaron dos personas

una definitivamente estaba loca
pues su saliva era blanca
y espesa

en la comisura de los labios
se le formaba algo así como pasta dental

la otra era un animal psicótico
en el sueño

ambas traían espadas
pasteles
y algodones

la anciana de la casa contigua
se desplomó/ se cayó 
y se golpeó la cabeza

de la frente le brotó la misma sangre
con que se riega la fantasía
cuando no sabes si la palabra es real 

campesinos jugando a ser grandes en la ciudad,
eso fuimos 











la anciana/ en el suelo/ me llamaba
desde su accidente me llamaba

sé que me pedía auxilio
pero yo no la escuché

ni a ella
ni a su sangre

menos aún
el mal follar de sus cobardes
e invisibles abogados
me raptó/ me encerró/ me devolvió la ropa
sucia

me tatuó en la carne
su fatiga












en tu berma otoñal y sin mesura
te condecoro

por simple
por compleja

por cargarte hasta el final
el acero de estos brazos abiertos 

que no son brazos

son ballenas








COMO ESCUPOS VIOLENTOS,
YO REÍA
TARÁNTULAS DE ARMONÍA CRIMINAL

COMO BALAZOS DISPARADOS CON GULA
Y MUCHA FOBIA TUYA,
AMABAS

COMO MICRÓFONOS QUE SON DECAPITADOS
EN LA TRAGEDIA DE UN SUPERMERCADO,
TE OLVIDABAS
COMO GITANOS SEDIENTOS DE NAVAJAS Y PROZAC
LA NIÑA LA VEÍAS PEINARSE
ANTES DE SALIR A JUGAR,
AMABAS

COMO UNA ORGÍA DE MULAS
DADME LA FE QUITÁNDOME EL REZAR,
AMABAS

ME ENFERMO
DE TANTA TERNURA
CON CARA DE ODIO,
AMABAS

IGUAL QUE TÚ 
EN EL MALDITO GAS
CUANDO TE SOBRÓ EL MÚSCULO
Y LA ACUPUNTURA ME LA CLAVASTE
SIN EL ALFILER,
LLORABAS













nuestros hijos bajaron
cuando la mar subió

fueron banderas
sin patria













72 horas con el fervor apagado, buscando en el directorio telefónico el número del propietario de esta mierda, o el de algún pariente de él, o de ella, que pusiera atajo al abrir y cerrar de los roperos, nadie es más honesto que cuando se mira al espejo y va desnudo

la tarea es hacerlo fijamente a los ojos
aunque duela

y mientras elaboras tan drástica labor,
te escapas

te vas

nunca todo está perdido

al menos para mí
no,
aún conservo la uña/ la que me quedó colgando
mientras te arañaba para reconocerte
igual que lo hacen los ciegos
cuando no te pueden descubrir

entonces te tocan

y luego dicen que fue una puerta la que les reventó el dedo

porque llevan una decencia muy azul
amarrada entre las piernas

no las de caminar

esas no,
las otras




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...