martes, 29 de diciembre de 2015

ayer se casó aurora


no he olvidado la primera vez que te tuve
la lluvia cayendo sobre el puerto esa noche
aquel verano hace ya más de dos años
como a las 9 pm, un sábado, el calor que hacía
tu perfume -la cama es la misma
en la que ahora escribo echado este poema-
no he olvidado la falda azul que llevabas
las bragas, las sandalias, la blusa blanca
la risa nerviosa que te acometió de pronto
cuando te abrí las piernas para meterte la pistola
no he olvidado que no pude eyacular
porque te movías de un lado a otro y se me salía
la verga a cada rato de tu coño
-con lo que al final decidí dejarlo y me dediqué mejor
a tomarme la docena de cervezas con las que
había pensado emborracharte y de las cuales
tú no llegaste a probar ninguna-
no he olvidado que a las 10 pm te llevé a tu casa
y que de regreso me atoré en una cantina
donde seguí tomando y en la madrugada
levanté una puta y me fui a rezar con ella
el padrenuestro y dos avemaría a un hotelito cerca
de tu casa
no he olvidado esa noche, la primera de tantas
que coger contigo siempre fue un puto enredo
con el condón a veces, con tu miedo a quedar preñada
con tu vagina reseca, con tus escrúpulos religiosos
con las putas llamadas por teléfono de tu mami
queriendo saber qué estabas haciendo justo en el momento
en que yo trataba de atinar a metértela en tu cosa
no he olvidado lo harto que acabé quedando
de ti, de tus absurdas manías
de tu inmadurez, tus caprichos
tus putos cambios de humor, toda la serie
de estúpidas excusas que solías inventar
para no aflojarme el culo cada cita
donde yo llegaba rezumando semen al haberme aguantado
dos o tres días sin masturbarme
no he olvidado que una vez me dijiste
que me invitarías a tu boda si es que andando el tiempo
encontrabas un cabrón que aún conociéndote
se animara a casarse contigo

pero no me invitaste



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...